viernes, 19 agosto 2022

La carrera profesional en el SAS, entre la desigualdad y el descrédito

27 abril 2022
Andalucía
img-defecto

Comparte esta noticia en tus redes

El SAS cierra con los sindicatos un acuerdo sobre la “carrera profesional” por el que por primera vez se reconoce la misma a liberados sindicales, personal directivo, y cargos intermedios y, sin embargo, deja fuera del mismo a profesionales que ya contaban desde hace décadas con una plaza y han obtenido otra plaza en alguna de las dos últimas oposiciones resueltas.

El pasado 18 de abril los sindicatos con representatividad en la Mesa Sectorial de Sanidad (UGT, CC.OO., CSIF, SATSE y SMA) firmaron un Acuerdo, por el que se anunciaba a bombo y platillo el reconocimiento y abono de la Carrera Profesional para todas las categorías.

De forma paralela, el Gobierno Andaluz definía al citado acuerdo como “histórico”, estimando que beneficiaría a 72.000 trabajadores del SAS, y sacando pecho del desbloqueo a 15 años de reinvidicaciones. Nada nuevo bajo el sol, es este año electoral en el que ya sabemos que los andaluces depositaremos el voto el próximo 19 de junio.

El lunes 25 de abril se ha conocido el contenido del citado Acuerdo, el cual ha desatado la indignación de miles de profesionales que prestan servicio en el SAS, al conocer por dónde rompen las costuras, y cómo se trata de forma privilegiada a ciertos colectivos en detrimento del resto.

El derecho a la “Carrera Profesional” de los profesionales de los servicios de salud está contemplado desde el año 2003, a través del Ley 55/2013 Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, fijando que “La carrera profesional supondrá el derecho de los profesionales a progresar, de forma individualizada, como reconocimiento a su desarrollo profesional en cuanto a conocimientos, experiencia y cumplimiento de los objetivos de la organización a la cual prestan sus servicios”. Sin embargo, la realidad ha sido muy distinta, ya que en el citado Acuerdo se reconoce por primera vez en Andalucía la carrera profesional para  liberados sindicales, personal directivo, y cargos intermedios, que al fin y al cabo son profesionales que no  prestan actualmente servicio en los puestos base en los que fueron nombrados ni están sometidos al cumplimiento de objetivos de su unidad, sino que ejercen otro tipo de labores. 

Se reconoce un nuevo nivel I, que ahora será retribuido para el personal venga prestando 5 años de servicios en una categoría, aunque no tengan plaza en la misma. Este nuevo derecho contrasta con   profesionales que llevan décadas prestando servicio de manera efectiva en el SAS, y que han obtenido una plaza diferente en alguna de las dos últimas oposiciones convocadas por esta administración, que ven como se desprecia su esfuerzo, ya que no se les reconoció la carrera profesional en la categoría en la que trabajaron durante décadas, y ahora tampoco pueden obtener la carrera profesional de la categoría en la que prestan servicio, con el argumento de que llevan menos de 5 años de servicios prestados en la otra plaza, por lo que no alcanzarían ese nuevo nivel I.

Para el personal de gestión y servicios no hay posibilidad de acceso vía excepcional para acceder a los niveles III, VI y V de Carrera Profesional, por lo que tienen que esperar 5 años para consolidar el siguiente nivel, aunque cumplan mucho antes requisitos, como la antigüedad o tener la plaza en propiedad (en el caso del pase del nuevo Nivel I al Nivel II). También en este colectivo hay profesionales cuentan con numerosos años de experiencia (incluso por encima de los 25 años) y que no pudieron acceder a la Carrera Profesional en 2006, y con este Acuerdo solo podrán acceder al Nivel II (mientras que otros compañeros licenciados y diplomados sanitarios, sí han tenido la oportunidad de avanzar en la Carrera Profesional durante los últimos años y actualmente están clasificados en un nivel VI ó V).

Este desagravio no solo se centra en la “Carrera Profesional”, ya que el Acuerdo también ha servido para “mejorar las condiciones laborales” de forma exclusiva para personal licenciado y diplomado sanitario.

  • Aumento del valor del “TAE – Tarjetas Ajustadas por edad” para profesionales que prestan servicio en Atención Primaria (enfermeros/as, matrones/as, Fisioterapeutas y ahora se añaden los Terapeuta/s Ocupacionales).
  • Se crea la “Continuidad Asistencial” para los Médicos de Familia de Atención Primaria, a razón de 43,77 €/hora, pudiendo realizar hasta 2 módulos de 5 horas cada mes (437,70 €/mes) y, además, el abono de este concepto será prorrateado durante las vacaciones.
  • Se aumenta el complemento mensual FRP en 150 €/mes (14 pagas) para los diplomados sanitarios (enfermeros/as, matrones/as, logopeda/s, fisioterapeuta/s, etc), es decir, 2.100 €/año. Mientras tanto, el resto de profesionales no van a ver aumentado en cuantía alguna este complemento salarial.

Los citados conceptos NO se están establecidos para los profesionales de gestión y servicios, que con mucha frecuencia tienen que realizar diferentes actividades extraordinarias al margen de la jornada ordinaria que tienen establecida (prolongar unas horas su jornada, doblar turnos, trabajar en fin de semana, etc), sin que perciban retribuciones por estas actividades extraordinaria, sino que compensa a través de libranzas cuando “las necesidades del servicio” lo permitan, lo cual supone además de una brecha salarial un agravio comparativo. Y en primaria pueden prestar servicio en diferentes centros de atención primaria, generándoles un gasto por desplazamientos que el SAS no compensa en modo alguno a estos profesionales, pero que sí es compensado mediante la “Dispersión Geográfica” a los diplomados y licenciados sanitarios.

Este lunes 25 de abril se ha tenido conocimiento del texto del Acuerdo, y miles de profesionales han manifestado su malestar y desacuerdo a través de las Redes Sociales, ya que consideran que tras años de espera no se ha logrado un Acuerdo justo, sino que ha servido para, una vez mas, aumentar la brecha entre el personal sanitario y el no sanitario.

Lo que nos demuestra una vez más que los trabajadores de gestión y servicios es personal de “segunda”, no ha habido jamás una consideración igualitaria en cuanto a derechos salariales y con el presente acuerdo lo han demostrado.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*