viernes, 7 octubre 2022

Aguadulce en Marcha exige un proyecto para el tren de cercanías del Poniente  

6 mayo 2022
Plan Ordenacion del Territorio del Poniente

Plan Ordenación del Territorio del Poniente almeriense

Comparte esta noticia en tus redes

Se cumplen 20 años desde que se aprobó la reserva de suelo para el tren de cercanías en el Poniente que conectaría con la capital.

El Poniente de Almería, una comarca que supera los 300.000 habitantes, siendo la  segunda más densamente poblada sin tren de España, atraviesa una crisis de movilidad  interurbana sin precedentes.

Los números hablan por sí solos: más de 120.000 vehículos  se desplazan a diario por la autovía entre los núcleos de El Ejido y Almería, resultando en un colapso sistemático y para el que no se esperan soluciones a corto plazo por ninguna administración.  

Los ciudadanos pasan horas en sus coches para conseguir llegar a sus destinos, cuando  la mayoría de ellos no superan en muchas ocasiones los 20km de distancia.

Pero la  localidad más damnificada en este caos es la de Aguadulce, donde la situación es cada  vez más insostenible debido a la falta de accesos que sufre desde hace años y a la escasa  eficacia de los mismos.

Unos accesos que, para más inri, se encuentran cortados por el  cierre de El Cañarete, o sumidos en unas obras cuya planificación está siendo muy  cuestionada por la población y que agrava -aún más si cabe- las retenciones. 

Los vecinos de Aguadulce centran el foco en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, a quien responsabilizan de lo que ocurre, achacando que se sienten abandonados ante una administración que no ha querido acompañar más de 30 años de  crecimiento poblacional exponencial con unas inversiones dignas en materia de mejora  de accesos.

Para sostener este argumento, añaden que Aguadulce es el cuarto núcleo  más grande de la provincia de Almería y solo le une a la autovía A7 un semienlace que  se materializó en 2016 de urgencia tras el corte del Cañarete, señalando también que el  verdadero problema del colapso se encuentra en Aguadulce, ya que cuando no hay  atascos, el tráfico fluye con normalidad.  

Dada la situación precaria que padece la localidad y que afecta inevitablemente a todo el  Poniente y Almería y con la ocasión de la revisión del Plan de Ordenación del Territorio  del Poniente Almeriense, Aguadulce en Marcha pone en valor la reserva de suelo -que  cumple 20 años de abandono- para la creación de un corredor ferroviario que una  Almería capital con el municipio de Adra, dotando a la comarca de un solución real y  eficaz, generadora de mayor conectividad y de oportunidades.  

Una reivindicación histórica que se remonta al s.XIX, y que, a día de hoy, sigue siendo  la obra más viable y rentable, dado el hartazgo de los númerosos parches que se  acometen en las diferentes carreteras sin suponer una verdadera solución o de inventivas  como líneas de ferry que unan la capital con los puertos de Roquetas y Aguadulce, para  la que no hay infraestructuras necesarias y ralentizarían aún más la movilidad y los  desplazamientos, teniendo en cuenta que se necesitarían más de 400 ferrys diarios para  hacerla eficaz solo en Aguadulce.  

Aguadulce hoy por hoy es una ratonera y la seguridad de sus vecinos está en juego. Lo  que conlleva que tanto el Poniente como la capital necesiten una solución integral y no  más parches. Más presupuestos y menos palabras vacías desde las administraciones.