sábado, 15 junio 2024

UGT y CCOO paralizan la actividad del centro de clasificación de Correos en Viator tras registrarse temperaturas de 40 grados en el interior

12 julio 2023
Provincia
correos viator

Comparte esta noticia en tus redes

Ambos sindicatos denuncian desde hace meses que la empresa mantiene a 30 trabajadores en condiciones laborales inaceptables en el centro de clasificación situado en el polígono de Viator-La Juaida, que carece de condiciones de seguridad, agua potable y sistemas de climatización, exponiéndoles al calor extremo especialmente en el turno de tarde.

UGT Servicios Públicos Almería y CCOO han denunciado ante la Inspección de Trabajo a  Correos por la irresponsabilidad que supone la falta de medidas de seguridad en el nuevo  Centro de Clasificación que abrió el año pasado en una nave industrial del polígono Viator Juaida, un centro que carece absolutamente de sistema de climatización, algo inconcebible  en una provincia como Almería, en la que de antemano es conocido que durante la mayor  parte del año se registran temperaturas extremas por frío, y sobre todo por calor. En el centro  trabajan 30 personas empleadas por Correos, realizando tareas de carga y manipulación de  paquetería para la empresa filial Correos Express, en turnos de mañana y tarde.  

Ya en el verano pasado se denunció el riesgo que suponían las temperaturas extremas  durante las sucesivas olas de calor, poniendo en riesgo la salud de los trabajadores, a los  que se obligaba a realizar la carga y descarga con temperaturas por encima de los 40 grados  en el interior de la nave, exponiéndoles a un riesgo cierto de sufrir golpes de calor. 

Al haberse ignorado las demandas sindicales, un año más tarde el centro sigue sin  climatización, y ante la llegada del verano se estaba consintiendo que la plantilla trabaje en el  interior de la nave en la más absoluta precariedad, padeciendo temperaturas infernales que  ya han provocado el desfallecimiento de varias personas por el calor extremo, por lo que el  día 11 de julio forzaron la paralización de la actividad en el centro, requiriendo a la Inspección  de trabajo que obligue a Correos a corregir las inaceptables condiciones de trabajo impuestas  por la empresa postal, a las que se unen muchas otras deficiencias en materia de seguridad. 

Ambos sindicatos entienden que, si estas prácticas laborales son inaceptables en cualquier  empresa, mucho más lo son en una empresa pública, y denuncian la actitud irresponsable de  sus directivos, que siendo conocedores de esta situación ilegal mantiene abierto este centro  poniendo en riesgo la salud -e incluso la vida- de los trabajadores, por lo que no descartan  pedir responsabilidades penales en caso de llegar a ocurrir alguna desgracia.