jueves, 18 agosto 2022

¿Qué hay más allá del túnel de El Puche?

1 febrero 2021
Almería
14 huercal - almeria

Fotos: Antonio Grijalba

Comparte esta noticia en tus redes

Los almerienses, a la espera de la conexión con el antiguo trazado y de la reanudación de los servicios ferroviarios de Almería con Granada-Sevilla y Madrid para no tener que desplazarse a un apeadero mal acondicionado, incómodo y hasta peligroso en Huércal.

A final de año se abrió al tránsito la calle Mariana Pineda (prolongación de carretera Sierra Alhamilla) entre el Ingenio y Puche. Esta calle ha permanecido cerrada 26 meses por una obra que sólo debía durar 13 y que, según el proyecto adjudicado a Comsa, ni siquiera tendría que haber cortado la circulación: La supresión del paso a nivel entre los barrios de Cortijo Puche y las Chocillas, construyendo una rotonda sobre el ferrocarril soterrado.

Concluida la obra del túnel se ha colocado hasta el puente de Los Molinos una hilera de traviesas que soportarán los nuevos raíles, ya adquiridos a Arcelor-Mittal (antigua Ensidesa).

PN puche

El próximo año se podrá conectar con el antiguo trazado y reanudar los servicios ferroviarios de Almería con Granada-Sevilla y Madrid, sin tener que desplazarse a un apeadero mal acondicionado, incómodo y hasta peligroso en Huércal.

¿Qué hay más allá del túnel de El Puche? Las obras del AVE siempre están en boca de los políticos, para bien y para mal, pero, ¿qué hay de cierto?

No hay que ir muy lejos para comprobar el estado de los trabajos entre el barrio de El Puche y el río Andarax, un tramo muy pequeño (1’6 km.) pero imprescindible para restablecer las comunicaciones de la capital.

Donde tuvo su cortijo Pérez Manzuco, cerca de los viejos depósitos de La Pipa, hay media glorieta donde confluyen la carrera de Alhadra, la calle Isla Cabrera y la avenida Torrecárdenas.

Desde esa altura se puede ver la salida del túnel que ha sustituído al paso a nivel de El Puche-Chocillas. Plantear la supresión de este cruce como parte del soterramiento fue una cabezonada del Ayuntamiento en tiempos de Luis Rogelio, que ha costado una millonada a los almerienses, estar dos años y medio sin trenes en la estación de Almería y aplazar sine die la integración en el casco urbano, porque la vía vuelve a salir a superficie a la altura de Los Molinos.

Si algún día se intenta soterrarla habrá que demoler la rampa que se acaba de construir, o sea trabajo perdido. Y todo esto con el propósito no confesado de que Bogaris pudiera recibir clientes de los barrios situados a Levante del ferrocarril (Zapillo, Vega de Acá…) para el centro comercial que estaba construyendo cerca de Torrecárdenas.

La mencionada glorieta domina la plataforma contigua al polígono industrial Sector 20, por la que circulará en su momento el AVE. Se nota una ejecución avanzada, con sucesivas capas de base extendidas, y algo que llama la atención: Potentes muros de escollera y tierra armada sobre los que irá el nuevo acceso sur, una necesidad urgente del centro comercial, construido con una sola salida. Toda la circulación se vuelca en el cruce de avenida Torrecárdenas con Médico Pérez Company, colapsando la rotonda con frecuencia. Y eso sin tener en cuenta que precisamente por ahí tendrá que pasar el tránsito del futuro acceso de autovía desde/hacia el nudo de Viator.

Imagen tomada desde el Sector 20, junto a la Ciudad del Taxi.

Desde 1895 los trenes han seguido un trazado sinuoso a media altura entre el llano de Alhadra y la vega del Andarax, transformada en suelo industrial a comienzos de los 80.

Por encima de las vías se construyó un almacén (Proargar) y 5 viviendas unifamiliares, con acceso desde el límite de Huércal por la urbanización Mirador del Mediterráneo. Un segundo acceso apenas practicable, con un paso a nivel en rampa, conectaba con un camino de tierra entre el cortijo de Puche y lo que fue el palacio Boleas.

A Poniente de las edificaciones descendía hacia el sur una vaguada, que a quienes hemos pateado la zona nos parecía idóneo para rectificar las curvas de la vía férrea. Y así ha sido, pero la trinchera abierta para dar paso al AVE ha cortado el acceso principal a viviendas y almacén, dejándolas sobre una isla entre la traza del XIX y la del XXI. La solución ha sido acondicionar el camino del sur para conectarlo al polígono industrial, junto a la Ciudad del Taxi.

La trinchera viene a salir a los pies del centro comercial, donde se ha realizado un acopio de traviesas para encarrilar el tramo hasta el límite con Huércal. Ahí sale un ramal hacia la izquierda, que da continuidad a la línea convencional Linares-Almería.

El eje principal conectará con el tramo de Níjar al río Andarax, pasando del terraplén a un largo viaducto que girará poco a poco a la derecha, sobre la vega ya desbrozada, para buscar el paso del Portichuelo en Viator.

Sobre la bifurcación, junto a la urbanización Mirador del Mediterráneo, ya se está construyendo la rotonda final para conectar la ciudad con el nudo de autovías en Viator. Una conexión de futuro incierto, ya que el proyecto aprobado por el Ministerio supone derrochar más de 50 millones en un laberinto a tres niveles, pero dejando la A-92 estancada en el cruce con la autovía del Mediterráneo y con la misma rotonda, 20 años denunciada.

La fotografía está tomada desde el borde de la rotonda en obras (al noreste del centro comercial) y muestra la bifurcación de la plataforma ferroviaria.

Imagen tomada desde la bifurcación misma

Desde el terreno, se puede ver el reencuentro con la línea de ancho ibérico, que cumplió 125 años en julio. Por el avanzado estado de ejecución, parece que en cuestión de meses se podrían reanudar los servicios de tren con Granada/Sevilla y Madrid.

[blog_posts style=»m1″ share=»on» count=»10″ pagination=»on» ad_count=»3″]