jueves, 1 diciembre 2022

El video no mató a la estrella de la radio

17 octubre 2017
apreton de manos

La empresa no puede despreciar a aquellos clientes que no utilizan Internet o que prefieren el contacto físico.

Comparte esta noticia en tus redes

Al igual que el video no llegó a matar a la estrella de la radio como vaticinaba ‘The Buggler’ en una canción editada en 1979, las nuevas tecnologías, la revolución digital tampoco han logrado acabar en el mundo empresarial con el apretón de manos, la tarjeta de visita o una reunión cara a cara con quien pretendemos establecer una relación mercantil.

Hace pocos años comenzamos a oír hablar de revolución digital, una nueva etapa que vendría a cambiar nuestra forma de relacionarnos, nuestro modo de trabajar, de vestir, hasta de alimentarnos. Las viejas computadoras, mastodontes capaces de almacenar pocos datos en su cerebro electrónico, habían reducido su tamaño y multiplicado su capacidad de almacenamiento de forma asombrosa. Ahora son pequeñas, portátiles, tanto que se pueden llevar en el bolsillo, en la muñeca o en un llavero.

Internet se había convertido en una red de dominio público accesible, barata y muy útil tanto para particulares como para empresas. Las primeras víctimas fueron el correo ordinario, los SMS, los teléfonos fijos que pasaron a ocupar un papel secundario en los hogares. Luego los reproductores de video, equipos de música, cámaras fotográficas que encontraron un serio competidor en los smartphones.

Hoy, las familias se reúnen en un grupo de WhatsApp para relacionarse, las viejas impresoras, que casi cosían las palabras en el papel, ahora son capaces de reproducir en tres dimensiones prótesis médicas, incluso podrán imprimir una pizza. Aquel futuro que se antojaba lejano o imposible, es ya una realidad.

Pero, ¿cómo ha cambiado esta revolución digital en el mundo de la empresa?

Al igual que el video no llegó a matar a la estrella de la radio como vaticinaba The Buggler en una canción editada en 1979, las nuevas tecnologías, la revolución digital tampoco han logrado acabar en el mundo empresarial con el apretón de manos, la tarjeta de visita o una reunión cara a cara con quien pretendemos establecer una relación mercantil.

La sociedad digital ha eliminado algunos empleos, herramientas y formas de relacionarse pero ha mantenido otros, llamados offline o analógicos que ha considerado importantes. La empresa no puede despreciar a aquellos clientes que no utilizan Internet o que prefieren el contacto físico.

En la actualidad, ambos sistemas coexisten con normalidad en función de la comodidad o el pragmatismo de la compañía. Es decir, los empresarios siguen llevando tarjetas de visita o incluso folletos en su americana, sin embargo, ahora prefieren encargarlos a través de Internet. Para ello, utilizan servicios de impresión online disponibles las 24 horas del día, ya que no está de más dejar algo físico que les recuerde, además de un apretón de manos. Un maridaje entre lo nuevo y lo tradicional en función de la estrategia empresarial.

Además, se han creado nuevas conductas como el hecho de elegir el producto por Internet antes de ir a la tienda a comprar. O la de comprar por Internet y recoger en tienda.

En este sentido, los especialistas del marketing se posicionan en estrategias personalizadas a cada tipo de empresa sin desdeñar ninguna. Entiende que una fusión entre online y offline en función del objetivo y las necesidades de la empresa puede ser una postura ideal.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*