sábado, 15 junio 2024

Transformaciones económicas en Almería: auge y desafíos

6 junio 2024
Almería
Almería desde la Alcazaba

En 2023, Almería ha experimentado transformaciones significativas en su entramado económico, reflejando tanto logros como retos en un contexto global incierto.

Comparte esta noticia en tus redes

En 2023, el Producto Interior Bruto (PIB) de las provincias de Málaga, Granada, Cádiz y Almería creció notablemente por encima de la media de Andalucía y España, según la primera estimación de la Contabilidad Provincial Anual de Andalucía, publicada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. 

Concretamente, Almería, con un crecimiento del 2,6%, se benefició del buen hacer del sector agroalimentario y el turismo.

En cuanto al empleo, Almería, que históricamente ha tenido altas tasas de desempleo junto a Cádiz, logró en 2024 la menor tasa de paro en la región, con un 14,5%, según el último informe de Analistas Económicos de Andalucía basado en la Encuesta de Población Activa del INE. 

El número de parados en Almería al cierre de 2023 fue de 51.800, un 11,8% menos que el año anterior, con una tasa de actividad del 58,8%. No obstante, en Kreditium todavía perciben un notable interés por tipos de financiación urgente como los préstamos con ASNEF y la financiación sin requisitos, lo que es un indicador de que todavía hay muchas familias con apuros económicos.

No cabe duda de que estas significativas mejoras colocan a Almería como un ejemplo de recuperación económica en Andalucía. 

Transformaciones en el empleo y la economía de Almería

La provincia de Almería ha experimentado cambios significativos en su entramado económico durante las últimas décadas, con una notable transformación en la distribución del empleo entre los diferentes sectores. 

El sector servicios se ha consolidado como el principal motor de la actividad laboral, empleando a un impresionante 60% de la población almeriense en 2023. Esta cifra récord marca un hito en el desarrollo económico de la provincia, reflejando un aumento sustancial en comparación con años anteriores. En 2022, el sector servicios empleaba a 208.000 personas, mientras que en 2020 contaba con 189.000 trabajadores.

A pesar del auge del sector servicios, la agricultura sigue siendo relevante en Almería, aunque ha disminuido su peso en la fuerza laboral. Al finalizar 2023, el 20% de la población activa se dedicaba a actividades agrícolas, una disminución respecto al 24.9% en 2021 y al punto más alto de 25.6% en 2016. No obstante, la agricultura continúa siendo un componente crucial en la economía provincial, contribuyendo de manera significativa al Producto Interior Bruto (PIB) y al crecimiento que mencionábamos antes.

Por su parte, la industria ha logrado consolidarse como el tercer sector económico más importante en términos de empleo, representando el 6.9% de los activos laborales en 2023, superando el 6.1% registrado en 2022. Este crecimiento es considerable en comparación con el 3% de 2014, reflejando un avance significativo en la consolidación de la industria en el mercado laboral almeriense.

La construcción, sin embargo, enfrenta desafíos continuos. En 2023, el sector experimentó una disminución del 0.6% en comparación con el año anterior, con solo un 4.8% de la fuerza laboral involucrada y un total de 17.200 trabajadores. Esta cifra está muy por debajo de los días de gloria del sector en 2009, cuando empleaba a cerca de 40.000 personas, representando el 11.3% de todos los activos de la provincia.

Perspectivas

En 2023, Almería ha experimentado transformaciones significativas en su entramado económico, reflejando tanto logros como retos en un contexto global incierto. Los principales indicadores macroeconómicos, como el empleo, el PIB y la inflación, han mostrado una mejoría mayor de lo esperado, aunque la confianza en el futuro sigue siendo volátil, influenciada por factores externos como la inflación global, la guerra en Ucrania y los conflictos en Oriente Medio.

El Barómetro de Situación Económica del Colegio Profesional de Economistas de Almería, correspondiente al segundo semestre de 2023, refleja una nueva caída en el indicador de confianza, manteniendo la tendencia de volatilidad desde la pandemia. 

La falta de agua es una preocupación seria que podría impactar gravemente en la economía de Almería, especialmente en sectores estratégicos como la agricultura y el turismo. Además, la falta de infraestructuras sigue siendo un limitante principal de la competitividad de las empresas almerienses, diferenciando a Almería tanto de Andalucía como del resto de España.

Asimismo, el índice de sentimiento económico ha retornado a terreno negativo (-18,89), reflejando un pesimismo creciente.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*