sábado, 25 junio 2022

Residencias de ancianos: mejorando la vida de las personas mayores

18 mayo 2022
Tendencias
Residencia

Comparte esta noticia en tus redes

En las últimas décadas, la población de España ha ido envejeciendo: se ha duplicado el número de personas mayores y en una sola década ha aumentado en más de un millón. Actualmente, viven en España más de 8 millones de personas por encima de los 65 años.

En las últimas décadas, la población de España ha ido envejeciendo: se ha duplicado el número de personas mayores y en una sola década ha aumentado en más de un millón. Actualmente, viven en España más de 8 millones de personas por encima de los 65 años.

Esta situación hace que muchas de estas personas presenten necesidades especiales y atención que, desgraciadamente, en muchos casos no se encuentran cubiertas. Las residencias de ancianos son la solución ideal a la hora de ofrecer la calidad de vida que merecen las personas mayores. En MiResi puedes encontrar las Mejores residencias en Almería y comparar entre todas las ofertas para hallar la que se adapte mejor a lo que buscas.

¿Qué grados de dependencia puede sufrir una persona mayor?

Existen reconocidos por la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia tres grados distintos de dependencia. Es indudable que los ancianos que sufren grados más severos de dependencia son los que mejor se pueden beneficiar al acudir a una residencia y además pueden optar por acceder a una pública.

Los tres grados de dependencia reconocidos actualmente son los siguientes:

Grado I

Es el menos grave de todos. Las personas que padecen grado I de dependencia todavía se valen por sí mismas y tan solo necesitan un apoyo limitado y de modo intermitente a lo largo del día.

Grado II

Se trata del grado intermedio. Quienes se encuadran dentro de este grado de dependencia presentan ya unas mayores dificultades a la hora de realizar sus tareas cotidianas y necesitarán de ayuda varias veces al día.

Grado III

Es el grado más severo. Se corresponden con aquellas personas que han perdido totalmente su autonomía y que necesitan una atención continua para poder realizar su actividad diaria y tener una vida de calidad.

Ventajas de vivir en una residencia de mayores

Aunque las residencias de ancianos benefician especialmente a aquellos cuyo grado de dependencia es mayor, no debemos olvidar tampoco que son adecuadas para todas las personas ancianas en general. Más allá de las minusvalías y patologías que pueda padecer una persona mayor, y de su dependencia, existen otros problemas que pueden sufrir todos ellos, como la soledad, el aislamiento o la depresión.

Las residencias de ancianos ofrecen una solución en todos los casos y cuentan con amplias ventajas como las siguientes:

  • Personal cualificado con atención médica en los casos que así lo requieran.
  • Adaptadas a las necesidades de los residentes, así como a su grado de dependencia y patologías.
  • Alimentación variada y sana.
  • Compañía para los residentes y supervisión adecuada.
  • Acceso a servicios e instalaciones.
  • Seguridad e higiene garantizadas.
  • Fomento de la actividad física y al aire libre.
  • Cuentan con personal cualificado y atención médica continuada.
  • Fomento de las relaciones sociales.
  • Actividades para fomentar las habilidades cognitivas y prevenir las enfermedades degenerativas.
  • Fomento del cuidado personal.
  • Adaptadas para atender todos los niveles de dependencia y patologías que afectan a las personas mayores.
  • Posibilidad de recibir visitas de los familiares.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*