martes, 27 febrero 2024

Enviromanía: el equilibrio entre sostenibilidad y viabilidad

8 febrero 2024
Nacional
Cardboard_tb_05

Archivo

Comparte esta noticia en tus redes

Al compactar, no solo se reduce la incidencia de los desechos en la actividad de una empresa, sino que se evitan los problemas que pueden provocar, se gasta menos en gestionarlos y se gana más al reciclarlos.

Actualmente la preocupación por la responsabilidad medioambiental surge de forma natural en todas las actividades empresariales. Pero, ¿cómo llevar a cabo una gestión responsable de los residuos si no resulta económicamente viable?

La enviromanía es el delicado equilibrio entre la sostenibilidad ambiental y viabilidad económica.

Estrategias de costes para resultar viables económica y ambientalmente 

En este punto, el sentido común se impone: una gestión de residuos optimizada genera ingresos. Los suficientes para costear los procesos que necesita, a la vez que se reduce el impacto ambiental de lo que producimos. En pocas palabras se trata de conseguir que ser ambientalmente responsables, beneficie tanto a las empresas como al medio ambiente.

Para llegar hasta aquí, se hace imprescindible un estudio de caso a partir de auditorías de residuos personalizadas, como las que realiza Mil-tek. Este tipo de análisis son gratuitos y conllevan una prueba in situ. Su objetivo es lograr las mayores cotas de sostenibilidad medioambiental, respaldadas por un plan de gestión de residuos con viabilidad económica.

¿Qué son las prensas compactadoras?

Las empresas generan un flujo diario de residuos que es necesario gestionar de forma ecológica y eficiente. El primer paso (cuando es necesario) es su separación; el siguiente, su compactación. 

Aunque el objetivo último de la compactación de residuos sea la sostenibilidad ambiental de una empresa, tiene otras ventajas adicionales. Para empezar, compactar residuos en la misma fuente donde se originan, transforma positivamente el espacio de trabajo.

  • Reducción del impacto ambiental negativo
  • Aumento del espacio disponible
  • Mejora de la logística
  • Mejora de la eficiencia en la producción
  • Espacios más higiénicos y seguros

¿Qué tipo de residuos pueden compactarse?

Es posible compactar todo tipo de materiales reciclables: plásticos, cartones, residuos orgánicos, vidrio, latas, poliestireno, residuos mixtos… para convertirlos en bloques manejables. No obstante, dependiendo del tipo de residuo es precisa una solución de compactación específica.

Existen prensas de cartón, de plástico, compactadoras de poliestireno… de diferentes tamaños y sistemas (hidráulicas, eléctricas, neumáticas…) que se pueden comprar o alquilar. Con ellas es posible:

  • Reducir el volumen de los desechos
  • Permitir su apilación
  • Reducir la frecuencia de las recogidas de desechos
  • Transportarlos de una forma más eficiente
  • Facilitar el proceso reciclaje de los materiales

Esto es aplicable a todo tipo de empresas: desde grandes fábricas productoras a hospitales, centros educativos, talleres o incluso pequeños comercios. 

Al compactar, no solo se reduce la incidencia de los desechos en la actividad de una empresa, sino que se evitan los problemas que pueden provocar, se gasta menos en gestionarlos y se gana más al reciclarlos.

Compactar significa ahorrar 

Entenderlo con un ejemplo práctico es mucho más fácil. Los contenedores como latas y botes de metal ocupan un 90% menos tras compactarse. Esto hace que almacenarlos y manejarlos sea mucho más sencillo. 

Los costes de su retirada se reducen drásticamente. Muchos envases contienen restos de productos tóxicos o que tras su degradación constituyen un problema higiénico. Por eso los servicios que se encargan de su recogida son caros. 

Infinitas posibilidades, infinitas soluciones.

Al compactarlos, el número de recogidas contratadas es mucho menor, con el consiguiente ahorro. Si además se utiliza una prensa específica y el sistema de bolsas Infinity de Mil-tek, el índice de eficiencia mejora aún más:

  • Una clasificación desde el origen permite separar mejor y por consiguiente reciclar más.
  • Su recogida resulta más económica porque se reduce el tiempo empleado para esta tarea.
  • Al contar con un diseño específico, la gestión es más ordenada y también más higiénica.
  • Se necesita hasta 5 veces menos plástico que con el tradicional sistema de bolsas de basura.

Se colocan en estructuras adaptadas al espacio donde van a colocarse. Con un color distintivo y una cartela personalizable. Además cuentan, cada una con un kit de recogida (tijeras y bridas) que simplifica enormemente su gestión.

Las bolsas Infinity de Mil-tek no rebosan: gracias a su diseño pueden continuar llenándose en horizontal. Esto implica que permiten espaciar mucho más las recogidas y que sea el horario elegido (y no las circunstancias) las que determinen cuándo hay que recogerlas.

Además, por su configuración las bolsas Infinity de Mil-tek permiten su manipulación más higiénica, sin necesidad de tocar los residuos que contienen.