jueves, 26 mayo 2022

Cigarrillos electrónicos, una moda entre los adolescentes

17 julio 2018
Mundo
cigarrillo electrónico

Los cigarrillos electrónicos entraron al mercado en 2003

Comparte esta noticia en tus redes

Un dispositivo impulsado por una batería que simula el funcionamiento de un cigarrillo tradicional, probablemente con menos factores de riesgo para la salud debido a que contiene vapor de nicotina sin alquitrán únicamente, más otro conjunto de sustancias nocivas.

El cigarrillo electrónico es un dispositivo impulsado por una batería que simula el funcionamiento de un cigarrillo tradicional, probablemente con menos factores de riesgo para la salud debido a que contiene vapor de nicotina sin alquitrán únicamente, más otro conjunto de sustancias nocivas.

¿Cómo se originó el cigarrillo electrónico?
Los cigarrillos electrónicos entraron al mercado comercial en el año 2003, en China.  En la mayoría de los países, los cigarrillos electrónicos entraron al sector comercial como productos comunes, sin ninguna regulación por parte del gobierno.

A partir de los últimos tres años, con la aumentada popularidad del producto en la población adolescente, los órganos estatales de control de distintos países empezaron a ponerle más atención al cigarrillo electrónico, específicamente a su funcionamiento basándose en políticas económicas y de salud pública.

En un principio, los cigarrillos electrónicos fueron producidos por empresas de poca magnitud, pero esto ha ido cambiado con el pasar del tiempo.

Con el ojo puesto en el rápido crecimiento de estos productos, las grandes tabacaleras adquirieron los elementos requeridos y comenzaron a desarrollar este producto.

Funcionamiento del cigarrillo electrónico
Los cigarrillos electrónicos Enspirar  consisten en un reservorio que contiene un líquido, generalmente constituido por altos niveles de nicotina. Este reservorio se acompaña de un atomizador, que es el dispositivo que se encarga de calentar y evaporar el líquido.

Seguido de esto, se encuentra un sensor que activa el atomizador cada vez que el usuario realiza alguna inhalación o mediante la pulsación de un botón ubicado en el modelo del producto, todo esto impulsado por una batería.

El usuario es capaz de activar el atomizador a través de la inhalación o pulsando un botón, dependiendo de las características que posea el dispositivo. El atomizador calienta el líquido en su respectivo espacio y crea un vapor de humo, que es similar al humo de los cigarrillos.

El cigarrillo electrónico, por lo tanto, simula la experiencia de utilizar un cigarrillo tradicional o convencional, pero no existe un proceso de combustión ni inhalación de ninguna sustancia tóxica, aspecto que sí es característico del tabaco.

Uso de cigarrillos electrónicos en adolescentes
El uso de los cigarrillos electrónicos en la población juvenil ha aumentado su popularidad con el pasar del tiempo y actualmente es una de las formas más habituales de consumo de tabaco en Latinoamérica y Europa.

Algunos de los factores que han contribuido con su adquisición es la atractiva publicidad que le aplica, su ampliada accesibilidad porque pueden ser comprados tanto en establecimientos como páginas web y la variedad de sabores que le suscriben.

Aparte de los distintos efectos conocidos que pueden generar los cigarrillos electrónicos en la salud del individuo, es necesario investigar más a profundidad para determinar qué tanta efectividad brindan estos productos para dejar de fumar. Así como también, conocer los efectos que pueden generar en los adolescentes el uso de nicotina.

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS» format=»» count=»30″ rows=»10″]