lunes, 20 marzo 2023

USTEA denuncia el cierre de 30 aulas en centros públicos de Almería

6 marzo 2023
Almería
Captura de pantalla 2023-03-06 a las 19.26.35

Comparte esta noticia en tus redes

En especial casos como el del CEIP El Puche, al que la Delegación de Educación ha mandado la propuesta de supresión un aula de Primaria para el próximo curso, quedando solo una línea de 25 escolares.

USTEA reclama la bajada de las ratios en las aulas y la recuperación de las unidades suprimidas. En esta ocasión, en el CEIP El Puche, donde a pesar de ser un Centro de Compensatoria (donde se debe respetar que el máximo del alumnado por aula sea de 22) la Delegación de Educación ha mandado la propuesta de supresión un aula de primaria para el próximo curso, quedando solo una línea de 25 escolares.  

Los centros con esta denominación, atienden a alumnado en situación de desventaja social, económica, étnica,  ….y con dificultades que requieren de una atención más concreta y específica. Se trata de centros que trabajan día a día para intentar transformar la realidad social de esos niños/as, luchando por la equidad y la igualdad, en un entorno claramente diverso.  A ello se le suma que, debido a las casuísticas del centro, no tienen AMPA, por lo que no disponen del apoyo que estás asociaciones generan. 

Una vez más, se ve cómo la educación pública queda a merced de estadísticas y números, obviándose las repercusiones en el desarrollo y aprendizaje de nuestros niños y niñas. 

También hay que recordar que este protocolo en la escuela pública no se aplica a la escuela concertada, creando una desigualdad de trato que no tiene razón de ser.

La supresión de oferta de aulas, antes si quiera de comenzar el periodo de escolarización,tiene un cariz político que muy poco tiene que ver con la supuesta «libertad de elección» de los padres y madres para matricular a sus hijos en el centro que desean en primera opción. Esta decisión política lleva a que finalmente se matricule a alumnos muy lejos de su domicilio, pertubando su bienestar y el de sus familias, provocando desplazamientos diarios innecesarios e incómodos . Lo lógico es que el alumnado pueda llegar andando en un máximo de 15/20 min. a su colegio, no tener que ir a un centro fuera de su entorno perdiendo 40/60 min., como ocurre actualmente.

Se necesita apoyo desde los diferentes ámbitos, «y animamos a la alcaldesa de Almería, María del Mar Vázquez Agüero, a que interceda con la Delegación, e intente contrarrestar lo que está sucediendo año tras año, y evitar que sigamos perdiendo aulas públicas con este efecto dominó que parece no tener fin», explica el sindicato.