jueves, 13 junio 2024

Profesores suspenden a Almería por incumplir la ratio y no cubrir las bajas en centros educativos

9 diciembre 2015
Almería / Provincia
CEIP Nueva Almería

Colegio Nueva Almería, en la capital

Comparte esta noticia en tus redes

Tras meses visitando los colegios e institutos de la provincia, la agrupación de electores ‘Docentes por la Pública’ ha extraído varias conclusiones sobre la realidad educativa almeriense, y ninguna positiva. En su recorrido por la provincia, los docentes han detectado masificación, falta de profesorado en Educación Especial o bajas laborales sin cubrir, entre otras deficiencias.

Las aulas en el IES Campos de Níjar, en Campohermoso, tienen 33 alumnos matriculados en todas las líneas y en diferentes niveles educativos; las clases del CEIP de Dalías, con 30 estudiantes, también superan la ratio establecida; y en el IES Alhadra, un 2º ESO con características especiales pasó de 37  a 34 alumnos, otros segundos a 33 y en Bachillerato uno de los grupos alcanzó los 38 escolares. Estos son algunos de los centros educativos que ha visitado la agrupación de electores Docentes por la Públicacuyos miembros –profesorado en activo– están conociendo sobre el terreno la «precaria realidad educativa» que vive la provincia almeriense. Entre los problemas detectados en este recorrido por colegios e institutos almerienses, la agrupación destaca el incumplimiento de la ratio en decenas de centros educativos, la falta de especialistas y de monitores, la deficiente educación especial, las bajas laborales sin cubrir y la mala gestión de los recursos.

Explica Docentes por la Pública a Almería 360 que la ratio en Andalucía, según normativa, deberían ser de 25 alumnos en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato. Cifras que en numerosos centros se incumplen.

Para que en ningún caso queden alumnos sin escolarizar, esa misma normativa establece como ratio extraordinaria un 10% más, aunque en cada caso ha de quedar justificada. En El Ejido, por ejemplo, la ratio extraordinaria, es decir superior a los 25 estudiantes por clase, está «totalmente generalizada», según el profesorado. Los colegios afectados por masificación son el Mirasierra de Las Norias de Daza, Diego Velázquez, Almerimar, Loma de Santo Domingo, Teresa de Jesús y Tierno Galván.

A juicio de la agrupación de electores, «las ratios excesivas impiden que el profesor pueda detectar de forma temprana las deficiencias académicos para su pronta resolución, multiplican los problemas de convivencia y restan calidad a la enseñanza».

A la hora de hablar de especialistas, Docentes por la Pública denuncia la falta de dotación en el CEIP Laimún y en un colegio de Adra, en donde hay sendas aulas de autismo desatendidas por falta de monitores.

En otros colegios como Santa Isabel, Lope de Vega o San Luis, todos de la capital, el problema está en la falta de dotación de las aulas específicas. En el Santa Isabel, por ejemplo, es el propio centro el que ha financiado los recursos materiales e informáticos. Una situación similar a la que atraviesan el colegio de Nueva Almería y el San Luis. «La falta de especialistas en Logopedia impide un progreso adecuado de los alumnos con problemas de comunicación oral e influyen negativamente en su rendimiento y correcta evolución educativa», subraya el profesorado» .

El problema de las bajas de profesores que quedan sin cubrir, como es el caso del IES de Las Norias de Daza –Premio Nacional a la Integración– está afectando negativamente a los alumnos desde el pasado mes de octubre y perjudicando a los programas de integración que desarrolla el centro y por los que fue galardonado.

Los datos aportados por la agrupación de electores Docentes por la Pública, resultado de su trabajo de campo y objeto de reivindicación, dibujan una realidad educativa amenazada por los recortes. «Datos que de forma aislada solo afectan a unos pocos alumnos y que, en su conjunto, afectan a padres, madres, alumnos y docentes. La agrupación mantendrá su lucha por conseguir «una correcta dotación de recursos humanos y materiales en nuestros centros», concluye.