lunes, 26 septiembre 2022

CV Guaguas se proclama campeón de liga ante Unicaja Almería

25 abril 2021
Almería
Subcampeón Unicaja

Imagen: Francis Cazorla

Comparte esta noticia en tus redes

Meritorio subcampeonato del conjunto ahorrador, cayendo en el tercer partido también frente a un CV Guaguas superior y más regular que se proclama campeón de la Superliga 2020/21 en el Moisés Ruiz

No hay nada que objetar al triunfo amarillo, el mejor equipo de esta temporada, tal y como ha demostrado en la pista, pero sí hay mucho de lo que enorgullecerse, tras un final ‘no feliz’, por parte de Unicaja Costa de Almería. El capitán Ignacio Sánchez recogió la copa que nadie recibir, la del subcampeón, y las medallas colgadas en el pecho verde fueron plateadas. Se cayó también en el tercer partido de la serie final de la Superliga más complicada de todos los tiempos, la de la COVID-19, sin público por culpa del virus. El Moisés Ruiz vio alzarse campeón al CV Guaguas ante unos jugadores ahorradores que llegaron hasta donde pudieron tras el desgaste físico y anímico de un playoff heroico que los dio por muertos en varias ocasiones, y al que respondieron levantándose una y otra vez. En esta ocasión no fue posible, faltando frescura en los momentos clave, calcándose una y otra vez los guiones sin remedio. Sencillamente, ganó el mejor, y desde el club blanquiverde se le da la enhorabuena.

El máximo anotador, una vez más, fue el MVP de la final, con 77 puntos en su haber en los tres partidos, un Pablo Kukartsev que firmó 25 en el duelo definitivo, y que a su vez cerró los tres sets ganados por su equipo. Le siguió un enorme Colito, que a pesar de no entrenar en la semana logró sostener a los verdes en varios momentos y que sumó todo lo necesario para el 1-0 inicial del choque. Hizo 19 tantos el opuesto verde, 17 de ataque sobre 30 balones, un 57% de eficacia, con un saque directo y un bloqueo. Precisamente en esa faceta del juego cuajó su dominio en el juego el cuadro canario, con 11, tres para Kukartsev, Bertassoni y Kinigge. Los niveles en la recepción fueron similares, pero hubo más contundencia, la tónica general en todos los partidos de la final, en el ataque grancanario. El nivel de error de Unicaja Costa de Almería en el segundo set, cuando tenía ventaja en el marcador, fue excesivo y facilitó mucho el relanzamiento del juego amarillo.

El primer set fue de un pulso constante, con igualadas continuas e iniciativas en el marcador de modo alterno entre ambos, soltándose la tensión poco a poco. Brilló de un modo extraordinario Colito, firmando puntos consecutivos y mostrando gran poderío en el ataque, infalible en cada bola de la que disponía. Apretaron los verdes en el saque cuando se pusieron dos arriba, 19-17, con ace de Vigil, que siguió a su compañero Javier Jiménez, siendo Fornés el que tiró del carro cando Guaguas de nuevo niveló la contienda. Continuó Javier Jiménez con el testigo anotador para ir uno arriba hasta el 23-22, aunque sin embargo el error puso una bola de 0-1 para el equipo de Camarero. Kukartsev atacó fuera, Vigil puso una bola de set, y fue un bloqueo de Fran Iribarne el que la hizo buena (26-24). Se estaba en igual escenario que el primer partido de la serie, en el Centro Insular de Deportes de Las Palmas.

Eso fue lo malo, porque el segundo set retrotrajo a Unicaja Costa de Almería a ese pabellón, aunque con Colito sin lesión, si bien con dolor, al que quiso obviar una vez más para mantener su mejor versión. Fue la clave ceder la primera contienda, y que mermó mucho en la segunda, de vuelta en la tercera sin entrenar en toda la semana. Comenzó el opuesto donde lo dejó, puntuando con firmeza, y un ace de Javier Jiménez puso el 3-1 esperanzador, como Vigil elevó el 4-2, pero se perdonaron no una, sino varias ocasiones de meter más tierra de por medio, llegó el error y Hage al saque abrió la brecha (8-11). Mantuvo la sangre fría Manolo Berenguel, sin pedir el tiempo muerto hasta que lo vio necesario. Kukartsev emergió como la figura letal que no permitió alegrías a los verdes, determinante cuando se quería creer en que la remontada era posible, y por mucho que Jean Pascal, al cambio,hiciera el 18-21, el CV Guaguas controló el juego y la situación para igualar con 19-25.

Se nivelaba el encuentro y se dudaba de cómo iba a reaccionar el equipo, viéndose en pérdida de confianza. El arranque del tercer set marcó la dinámica de ir por atrás y sufrir, de intentar llegar y no lograrlo, sobre todo con Hage otra vez haciendo daño al saque (2-7). A contrapié desde el inicio, los ahorradores se aferraron a Colito, y con una pipe, Fran Iribarne situó al equipo a tres. Fue un espejismo, porque tiró el CV Guaguas de estabilidad para irse incluso de más puntos (6-12). Se bajó el nivel de recepción, se elevó a la par la contundencia en el bloqueo (11-17), y se quiso no dar el brazo a torcer, con Colito, con Palharini, con Vigil y con Fran Iribarne anotando como respuesta a los puntos amarillos. Había que cambiar el ritmo, porque con esa marcha Guaguas se iba a situar a un set de ser campeón, y no se logró. Se pasó de un 16-23 a un 18-23 con sendos errores visitantes, pero dos puntos seguidos de Kukartsev mataron la manga y repitieron el 19-25.

El todo por el todo, siendo clave sostener el punto a punto, otra vez se comenzó con mal pie el cuarto set, Colito igualando con un ace (4-4), pero siendo presa fácil del bloqueo rival para verse por detrás de manera definitiva (de 5-5 a 6-9). Vigil fue el que respondió con lo mismo para dar vida tras un tiempo de Manolo Berenguel, pero los errores pesaron enormemente para abrir una brecha insalvable de seis puntos (9-15). Muy cómodo Guaguas, al bravo Unicaja Costa de Almería le quedaban dos tirones más, encomiables por el esfuerzo, en medio de la incomodidad manifiesta. Colito al saque facilitó el 14-16, del que ‘escapó’ Guaguas de manera muy dura para la moral almeriense. Quedaba más orgullo, y del 15-21se pudo llegar hasta un 20-22 todavía esperanzador, sobre todo habiendo visto todo lo acumulado en el playoff total. Sin embargo, ahí se quedó anclado de nuevo el equipo, dolido, agotado, pero en pie, que fue como cayó finalmente con Kukartsev jugándose las bolas definitivas hasta el 20-25 que coronó al conjunto canario.

FICHA TÉCNICA

Unicaja Costa de Almería (1): Javier Jiménez (9), Vigil (9), Ignacio Sánchez (.-), Fran Iribarne (9), Fornés (6) y Colito (19), más Mario Ferrera (líbero). También jugaron Villarreal (-), Palharini (3), Jean Pascal Diedhiou (1) y Curro Sáez (líbero).

CV Guaguas (3): Bertassoni (5), Almansa (5), Knigge (16), Pablo Kukartsev (25), Hage (10) y Moisés Cézar (12), más Alejandro Fernández (líbero). También jugaron Javier Sánchez () y Stefano Nassini ().

Árbitros: Susana Rodríguez (Albacete) y Fernando Cerrato (Murcia).

Parciales: 26-24 (29’), 19-25 (24’), 19-25 (26’) y 20-25 (33’).

Incidencias: Tercer partido de la final de la Superliga 2020/2021 disputado en el Moisés Ruiz a puerta cerrada. Ceremonia final de entrega de trofeos. El MVP de la final fue Pablo Kukartsev.

[blog_posts style=»m1″ share=»on» format=»» count=»5″ pagination=»on» ad_count=»3″]

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*