jueves, 18 agosto 2022

Acoso final pero no derribo del Almería al Elche en una doble remontada incompleta

5 octubre 2014
Almería
UD Almería Liga BBVA

Hemed tras su primer gol de rojiblanco (Foto: JL Matarín)

Comparte esta noticia en tus redes

La UDA roza la victoria de un partido que los ilicitanos controlaban hasta quedarse en inferioridad

El peor escenario posible para cualquier rival del Elche fue el que se encontró el Almería. Gol tempranero, además avisado en la jugada anterior y llegado en el segundo despiste defensivo consecutivo con un mismo hombre para la foto, Ximo Navarro. En el primero el guardameta Rubén mostró sus dotes de marcador saliendo de su área para perseguir muchos metros y durante unos segundos que se hicieron eternos en el estadio a Víctor, que no pudo con el portero almeriense pegado a la banda, haciendo de lateral y muy lejos de una portería desguarnecida. El Elche malogró, el arquero se lució o ambas cosas, pero el caso es que en el minuto 3 se avisó de lo que en el 5 iba a suceder.

En esa ocasión Ximo Navarro se fue al centro del área a despejar en falso un balón que cayó al delantero centro, al potente Jonathas caído a banda derecha, que fue el que puso un centro medido para que Víctor ahora sí pudiera con Rubén marcando un testarazo cruzado inapelable. El menudo enganche ilicitano llegó como quiso y remató a placer poniendo el choque muy cuesta arriba dadas las características del equipo de Escribá. Tan es así que el primer intento rojiblanco no llegó hasta el minuto 19, con una diagonal y posterior disparo muy desviado de Édgar, bronca incluida con Verza por no ponerla a la llegada de cara del oriolano. Antes Damiá chutó muy duro y atrapó seguro Rubén y después Jonathas le pegó con mucha intención desde lejos pero desviado.

UD Almería Liga BBVA
Remate portentoso de Hemed para establecer la igualada a dos (Foto: JL Matarín)

Se trabó el juego, pero el Elche se animó demasiado y con todos sus hombres pisando o casi territorio rojiblanco una recuperación y posterior pase largo y al hueco de Thievy para Édgar le costó el empate. Se pasó, de todos modos, de la decepción a la alegría, puesto que el canario al encarar a Manu Herrera totalmente solo prefirió ponerla a Wellington, pero ambos no iban coordinados en sus respectivas carreras y el cuero se fue largo. Esa fue la decepción, pero el brasileño corrió, encaró a Edu Albácar y provocó un penalti que no fue tal al producirse la falta fuera del área, logrando la alegría. Verza lo ajustó tanto que golpeó la cepa del palo y entró, instaurando el régimen inicial de empate, haciendo pasar el mal trago e insuflando ánimo a la UDA para que Soriano lanzara un obús de cabeza y otro testarazo fuera y Édgar no llegara a un centro de Dubarbier.

Se ganó el túnel de vestuarios siendo la última decisión de Del Cerro Grande enseñar la cuarta tarjeta amarilla al Elche, dos provocadas por Wellington, el héroe por su velocidad y desborde, además todas ellas importantes. El extremo, emulando los tiempos de Crusat, venía a poner ejemplo a una evidencia, las dos velocidades más del Almería respecto a su rival, y lo demostró de nuevo con la primera jugada de la segunda parte rompiendo por el centro en un contragolpe en el que dejó atrás a tres jugadores ilicitanos pero falló dando una apertura corta a banda. El panorama era el de equilibrio de fuerzas pero mayor contundencia local, y Édgar, que le pega a puerta siempre y sea como sea, buscó ajustar al palo en otra diagonal haciendo estirarse abajo al meta Manu Herrera.

Pero el guión iba a intentar plagiar lo ocurrido en la primera parte, y en el diez de la reanudación un balón en largo para que lo corriera Jonathas, eso tras un ataque en el que subió Trujillo como un delantero más, fue mal defendido por Dos Santos, que dejó que el gigante ariete se separara lo suficiente del cuero para empalarlo y batir de un cañonazo a Rubén. Otra vez tocaba bailar con la más fea, contra un Elche otra vez en su salsa y con menos minutos por delante que gestionar. Además, la moral de los centrales ante Jonathas era muy baja, amedrentados los zagueros ante su presencia hasta que Del Cerro Grande se vistió de riguroso con una segunda amarilla y lo expulsó. Francisco movió ficha pero no cambió dibujo, metiendo a Hemed y Jonathan por Soriano y Thievy, pero se encontró al poco en superioridad. Todo cambió desde entonces.

UD Almería Liga BBVA
Primera titularidad para Thievy, que controla entre Damián y Lombán (Foto: JL Matarín)

Nadie se asociaba con nadie hasta entonces, pero se dibujó la punta de flecha en el césped y la acumulación en territorio enemigo. Los laterales se incorporaron al ataque, metiendo por el centro a los interiores con Jonathan y Hemed. Contra diez ante el Elche no es lo mismo que contra diez ante otro equipo, y de hecho pasaban los minutos y no se generaba el peligro necesario, yendo el delantero israelí hasta el suelo para buscar un balón de cabeza como única llegada. Entonces Francisco decidió darle 15 minutos más el añadido a Corona, y quitó a Dos Santos, siendo Trujillo el único cierre en lo que se entendía como un acoso y derribo. A balón parado, en un córner, llegó una para Wellington en el segundo palo, que por bajo no pudo meterlo en las mallas, como tampoco en la siguiente, balón en juego, que mandó al lateral de la red, ambas en la media hora del segundo periodo.

Dubarbier fue el mejor asistiendo, y de sus botas salió un centro que no enganchó bien por bajo Jonathan. Mientras Escribá cerraba como podía con sus cambios, y el Almería se vaciaba dándolo todo hasta que tuvo su recompensa. Hemed, tenía que ser él por lo bien que trabaja, provocó un córner que él mismo remató en el 84 de manera inapelable, dejando recorrido para ir a ganar el partido. El equipo estaba lanzado, el público enchufado y el Elche moribundo, pero en pie. Todos defendiendo, muchos yéndose al suelo para arañar segundos de oro en los que respirar, pero el Almería no le daba oxígeno. Gato panza arriba fue el conjunto de Escribá, y ni Jonathan ni Ximo Navarro acertaron con la puerta en sus respectivos intentos, ello entre un número incontable de centros al área. El punto supo agrio por los últimos 15 minutos, pero si se analiza todo lo sucedido incluido lo anterior a la expusión de Jonathas, debe darse por bueno. La asignatura pendiente de septiembre queda para octubre: ganar en casa.

FICHA TÉCNICA:

UD Almería: Rubén; Ximo Navarro, Trujillo, Dos Santos, Dubarbier; Verza, Azeez; Wellington, Soriano (Hemed, min. 60), Édgar; Thievy (Jonathan, min. 60)

Elche CF: Manu Herrera; Damián, Enzo Roco, Lombán, Edu Albácar; José Ángel, Mosquera; Rodrigues (Cristian, min. 87), Coro (Adrián, min. 73), Víctor (Pasalic, min. 80); Jonathas

Goles: 0-1, min. 5: Víctor. 1-1, min. 35: Verza (p). 1-2, min. 55: Jonathas. 2-2, min. 84: Hemed.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Mostró cartulina amarilla a Ximo Navarro (min. 46) y a Édgar (min. 91) por parte del Almería, y a José Ángel (min. 20), a Edu Albácar (min. 34), y a Mosquera (min. 45+1) por parte del Elche. Expulsó por doble amarilla a Jonathas (min. 42 y min. 66) por parte del Elche.

Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga BBVA disputado en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo ante 9.833 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Antonia Lao, madre del secretario general del club, Mariano Blanco, y de Antonio Fernández, colaborador de las bases del club. Cambio del balón de juego en el minuto 20.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*