sábado, 21 mayo 2022

Se despide el Almería como un modelo de austeridad a seguir en la potente Liga BBVA

19 mayo 2014
Almería
UD Almería Liga BBVA

Momento en el que Trujllo hace saltar los flashes hoy

Comparte esta noticia en tus redes

Vídeo: de entre los jugadores de la UDA es Ángel Trujillo el que porta el lema de proyecto canterano

Era el momento de recoger los trastos de matar, algunos posiblemente por última vez en ese estadio que el domingo vivió otro día histórico con la permanencia menos esperada. Son muchos los cedidos, otros que acaban contrato, y están los que sí tienen su firma por alguna temporada más pero que son apetecibles en el mercado para otros equipos más punteros. Y es que ha llamado la atención el modo en el que el Almería llegó casi salvado a la última jornada, la capacidad de varios de sus hombres y el debut de su entrenador, aterrizado en la élite llegado directamente desde Segunda División B. Él, junto a sus jugadores, ha crecido y se ha revalorizado. Han salvado al Almería, y todos ahora valen mucho más que al principio de temporada, expresión en términos meramente mercantiles.

Una vez logrado el objetivo y realizada una primera celebración más informal, lo que tocaba era hacerse la foto individual con los tarjes de paseo de la firma que viste al equipo, ello en la zona mixta del estadio, y después irse a una comida de despedida entre plantilla y cuerpo técnico. El ambiente, como era de imaginar, ha sido distendido y jalonado de bromas y comentarios jocosos. Sin más, es la felicidad que proporciona un extraordinario premio al trabajo y al sacrificio. Se saborean más las cosas en la medida en que son aparentemente más inalcanzables o que se hacen más de esperar, y ambas circunstancias son aplicables al caso. Entrenador de la casa, uso de los jóvenes, incluso al final con Fran Vélez ,y refuerzos contados a mitad de curso.

Nadie apostaba por el Almería, que encima se labró a pulso su sentencia anticipada en los distintos foros de opinión con un comienzo nefasto en lo numérico. Eso quedó en el olvido colectivo. Aquellas diez primeras jornadas sin ganar se superaron y el equipo revivió para entrar en la lucha, pero se volvió a salir de la misma al menos en dos ocasiones más y la última en un momento muy delicado de la competición. Fueron dos visitas del presidente a los que tenían que obrar el milagro sobre el césped, y lo más reciente surgió desde dentro del colectivo. Barridos por el Celta, muy tocados pero se ha demostrado que no hundidos, los hombres de Francisco han hecho un 10 de 12 remontando dos partidos, luciéndose en el tercero y sabiendo manejar el cuarto. El ascenso para la permanencia.

Plantilla barata, presupuesto más bajo que ninguno, ideas claras desde el principio, sin dramatizar un posible descenso pero potenciando la ilusión por una improbable permanencia, Alfonso García vendió lo de estar en LFP, se negó a hipotecar la entidad con aspiraciones ficticias y el proyecto deportivo tuvo que tirar de orgullo. Entre los buques insignia, Ángel Trujillo, santo y seña del almeriensismo a pesar de ser madrileño. Él ha estado, junto a Rojas y Ortiz Bernal, dos almerienses, en todas las categorías nacionales a bordo del Almería, llegando desde el filial al primer equipo y haciéndose un pilar. El Camión lució caballos para tirar del equipo y asegura que tiene contrato en vigor y ninguna opción de salir. Minimiza los rumores sobre los equipos que lo siguen, se siente querido y jamás, nunca, pierde la humildad. El Almería es el ejemplo de que la austeridad es un camino, y Trujillo es el modelo.