jueves, 18 agosto 2022

Reflexiones de un campeón de baloncesto (Capítulo II)

3 julio 2012
Almería
Javier Cabrera, Capitán de ADABA

Cabrera, en el centro de la imagen, junto a dos compañeros.

Comparte esta noticia en tus redes

El capitán junior de Adaba repasa ahora el papel realizado por sus técnicos y compañeros este año

No puedo olvidarme, ni podré nunca, de todos los entrenadores que han gastado años de sus vidas en nosotros. Ese tiempo gastado ya no lo recuperarán jamás y por ello nosotros tenemos el deber de hacerles ver que mereció la pena a Alexander, Enrique y Juan Ramón, que nos inculcaron lo que significa este deporte desde pequeños.

También a Juan Fórtes, con el que aprendimos a competir verdaderamente por lo que era nuestra pasión. Y a Luis Parejo que, por encima de cualquier concepto técnico, nos enseñó que no éramos 12 jugadores, ni aunque fueran siglas del equipo éramos 12 amigos, no éramos ni siquiera un equipo, ADABA lo que ha sido, es y siempre será es una familia, una gran familia.

Alberto González, con el cual nos consolidamos como uno de los equipos líderes del baloncesto almeriense. Y Raúl Fernández. Muchas cosas podría decir de él, muchas buenas y casi ninguna mala, podría decir todo lo que nos ha exigido o todo lo que nos ha enseñado, pero basta con decir que él ha sido el responsable de que hayamos logrado este éxito.

Repaso todos los pasos que he tomado en mi vida y llego a la conclusión de que si la repitiera, volvería a hacer este deporte una y mil veces, ha sido muchísimo lo que he ganado, mucho más de lo que he perdido. Me volvería a esforzar igual o más, volvería a realizar cada sprint, a luchar por cada rebote, por cada balón, a matarme por cada punto como si fuera el más importante de mi vida, como siempre he hecho, pulgada a pulgada.Y es que ha aprendido que sólo se mejora sufriendo, que hay que saber vivir con agujetas, moratones, el dolor de brazos y el peso de las piernas, porque todo eso merece la pena.

El Equipo
Pero basta de hablar de mí. Esto no lo he logrado yo solo. Como ya he dicho no somos más que una familia, nos queremos y bromeamos como hermanos pero nos respetamos como un hijo respeta a su padre. Este fue nuestro primer éxito, ser una piña, los demás no hubieran podido ser posible de otra forma, no podían haber sido posibles sin ellos:

Jorge Puertas: El fichaje del pasado año ya consolidado, el típico unicajero pijillo de la compañía, pero al que hemos convertido en un adabero de raza con nosotros ha madurado, ya no está tan ‘verde’. Pero aunque lo siguiera siendo, no lo cambiaríamos por nada del mundo.

Sergio Hernández: El gran cadetillo, el jugón inocente e infantil del que nos llevamos aprovechando una temporada entera, pero se hizo un hombre y se doctoró como junior en el último sector, fue una verdadera lástima que rompiera con su novio el último día.

Jose María Oliva: El bebé del equipo, el tío más pesado en defensa y el más serio en el vestuario, lo que le ha valido para ganarse el respeto de todos, muy por encima de los cadetillos.

Jose María Aynat: El guapo del equipo, ese chaval que no puede quedar con la novia antes de un entrenamiento y que si no se sabe una jugada, no nos pide que se la expliquemos, por no molestar él se la inventa.

Adaba celebrando la medalla de bronce en el Campeonato de Andalucía.

Jose Jiménez: El mejor Junior de Almería, la clase de este deporte personificada, el mismo juego desde que lo conocí como el enano del equipo, eso de crecer medio metro sólo de piernas al final lo acabó beneficiando. Dentro de unos años su hijo empezará a despuntar en la liga universitaria estadounidense y si no, al tiempo.

Alberto González Jr.: El gran ganador de tiros de tres en el Elite Jove, pero su mayor mérito por encima de cualquier otro es ser nuestro Alberto Quemásdá, Alberto QueQueQuemásdá (8)

Sergio Romero: El mohicano del bahía, otro unicajero fichado este año, vino prometiendo muchos y dio más todavía, un jugón en la cancha, un crack aun mejor fuera de ella.
Abel Aspas: ‘Garra, Fuerza y Cojones por encima de todo’ algo así sería la descripción de este jugón. A nuestro blanquito no le tiembla el pulso a la hora de jugarse un Campeonato de España en un tiro, como él dice, -El otro equipo la puede meter, pero yo no la puedo fallar-

Ives Antonio: El primer unicajero en llegar, él abrió la puerta a los demás, posiblemente uno de los más grandes y empanados que hayan pasado por el club, pero siempre está si lo necesitas.

Juan Antonio: Ezte tio zi que ez grande, zi noz motivamos para jugar no ez por él, ez por zu padre que lo trae a cada entrenamiento desde Campohermozo, eze zi que vale.

Paco Carrión: El fichaje estelar de este año, el marqués de Tíjola. Abonado en la zona, nos tiene acostumbrados a desayunarse a los pívots rivales cada mañana de partido, el mayor explotador con los cadetillos y peluquero de medio equipo.

Arnoldas: Todos los grandes equipos tenían un extranjero que aporta aire fresco (más fresco que el aire de Lituania no lo vamos a encontrar), el ha cogido el testigo de Matas o Lukas, y lo ha logrado el sólo a base de trabajo, esfuerzo y constancia.

(Mañana el último Capítulo: El rival que nos hace mejores)

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*