domingo, 14 abril 2024

Raquel Huertas, la fuerza de la humildad de una colosa de Viator olímpica en Pekín

29 agosto 2014
Almería
Hockey Hierba Viator

Equipo de la Tertulia COPE del miércoles con Raquel

Comparte esta noticia en tus redes

Paseo por la Feria de Almería con entrevista en la Cadena COPE de la campeona de hockey hierba

El hockey comenzó en una Almería en la que no había ni hierba gracias a un pionero que lo tuvo claro desde el primer momento. Conocido en su pueblo, en Viator, como «El Ruso», Rafael López tocó a la puerta de una niña que jugaba al fútbol mejor que los niños y que se llamaba Raquel. Él fue el que de Almería consiguió que se extendiera la fiebre por Andalucía, y ya no estaba sola Cataluña en eso de coger los sticks. Eso sí, cuando Rafa y Raquel iniciaron su relación deportiva había que conformarse con poner listones de madera en las bandas del campo de fútbol sala porque no había instalaciones.

Como suele sucederle a la gente que inventa y que crea, levanta envidias, y de ser una persona que fomenta el deporte y que moviliza a cientos de niños y niñas, incluso a algún millar en todo ese tiempo, ahora sufre una especia de destierro que lo mantiene apartado pero no olvidado. De hecho, Raquel Huertas, olímpica en Pekín con España, la mejor deportista de todos los tiempos de Viator y una de las mejores no solo de la provincia sino de la comunidad autónoma, lo tiene bien presente. Esa niña es mujer ahora, y tras vivir en infinidad de lugares agarrada a su stick no abandona Viator nada más que para viajar a Rusia.

Es tanto su nivel que allí se le paga por ir a jugar algunos partidos, ya que con ella se eleva el nivel técnico y se cargan las pilas físicas. Todo un portento muscular, se toma un respiro en la Feria de Almería y abre un hueco para acercarse hasta la tertulia de la Cadena COPE y hablar sin tapujos, pero prometiendo contar más cosas en otra ocasión cercana. La Ciudad Deportiva de su pueblo no lleva su nombre, pero la humildad de esta gran campeona, la misma que la ha llevado hasta las más altas cotas deportivas, le impide quejarse. Su sentido del honor y del orgullo la hacen un clon en femenino del mito Rafa Nadal, y no es exageración.

Repasando sus orígenes, no renegando de ellos sino todo lo contrario, sacando pecho y sonrisa cuando los recuerda, su rato en las ondas permite comprender que se está ante una persona que es corriente solo en el trato, porque es excepcional en todo lo demás. Cercana, divertida, sincera, directa, se atreve hasta a dar la razón por la que el deporte femenino español le moja la oreja al masculino. Con una seguridad en si misma que marca su personalidad franca y sin dobleces, la campeona gana también en la radio con mucho que enseñar a las nuevas generaciones sea cual sea la modalidad deportiva que practiquen.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*