domingo, 27 noviembre 2022

Opinión: Carta de José Carlos Tejada al Comité Paralímpico Español

10 julio 2012
Almería
José Carlos Tejada 3

José Carlos Tejada, Club Natación Almería

Comparte esta noticia en tus redes

Padre de Carlos Tejada, campeón de Andalucía, de España y de Europa en natación adaptada

Sueño Roto

Decenas de deportistas de alto nivel con discapacidad intelectual de todo el mundo no podrán estar finalmente en las Paraolimpiadas de Londres 2012, entre ellos mi hijo, el nadador almeriense Carlos Tejada. Esta noticia tanto para el deportista, como a su ámbito familiar y deportivo ha provocado cierta desazón, ya que los méritos deportivos nacionales e internacionales acumulados a lo largo de los años no le han servido de nada ante unas mínimas inalcanzables para la gran mayoría de nadadores de alto nivel de la Federación Internacional de Deportistas Discapacitados Intelectuales (INAS-FID). ¿Y como hemos llegado a esta situación?, explico el porqué.

Después de estar apartados los deportistas discapacitados intelectuales de una forma injusta desde el año 2000 de la familia Paraolímpica, el IPC paraolímpico internacional en el año 2009 acuerda de nuevo la integración de este colectivo, pero no con plenitud de los derechos de los que disfrutan desde 1960 (Paraolimpiadas de Roma) el resto de deportistas con otras discapacidades, sino limitando su integración a los deportes de natación, atletismo, ping pong y remo. A eso hay que añadir otra limitación más, y es la reducción de pruebas en las que pueden participar en Londres. En el caso del deporte de la natación, mientras el resto de los discapacitados físicos, ciegos y paralíticos cerebrales pueden participar en todo el calendario deportivo, para los intelectuales se reduce a las pruebas de los 100 braza, 100 espaldas y 200 libres. Es decir, su incorporación comienza con pérdida de derechos y un trato diferenciado a la hora del reparto de las plazas a adjudicar para Londres, donde los intelectuales tendrían una “pequeña cuota” aparte de las más de 3.000 plazas que tendrán el resto de las discapacidades.

¿Y porqué esta posición de partida tan desigual, en donde los criterios de igualdad deberían primar en este colectivo? Pues la respuesta es bien sencilla, la gran mayoría de los países no estaban por la labor de hacerles de nuevo “un hueco” a los deportistas discapacitados intelectuales. De hecho, la Asamblea en el año 2009 aprobó la integración por solo 2 votos y gracias al esfuerzo y a las gestiones de última hora de un miembro del Comité Paraolímpico Español. Han pasado cuatro años y la INAS-FID seguramente o no ha podido o no le han dejado desarrollar una lista de tareas pendientes que permitiera ganar espacios a los deportistas discapacitados intelectuales, contemplado de una forma rigurosa el amplio abanico de síndromes que existen en esta discapacidad, la llamada S-14, y que al menos debería contemplar tres subclases ( 33%, y 65 % de discapacidad y el síndrome de Down), lo mismo que ocurre con los físicos que tienen 10 subclases dependiendo de sus discapacidad física, y los ciegos que tienen 3 subclases dependiendo de su grado de discapacidad visual.

Lo cierto es que los S-14, en natación y en atletismo se le han impuesto unas mínimas imposibles de alcanzar, a no ser que te encuentres en la élite del deporte mundial. De hecho, los dos únicos representantes intelectuales de toda la Federación Española (Feddi) que irán a Londres son Michell Alonso (campeona del mundo actual de los 100 metros braza) y José Expósito (Campeón del Mundo de salto de longitud). En resumen, de la Delegación Española que del Comité Paraolímpico Español irá a Londres con más de 220 deportistas de las distintas discapacidades, solamente dos serán deportistas con discapacidad intelectual (el 0.89%). De las 23 plazas para nadadores masculinos que acudirán a los juegos todas las plazas han sido adjudicadas a deportistas con discapacidad física, paralíticos cerebrales y ciegos y NINGUNA plaza para los deportistas intelectuales.

Culpables de esta situación, personalmente habría que repartir responsabilidades; comenzaría adjudicando un 50% de culpa al IPC del Comité Paraolímpico Internacional por no haber actuado de una forma justa y equitativa. Un 35 % a la INAS-FID por no haber luchado para conseguir mayores espacios en condiciones de igualdad para sus deportistas. Un 10 % al Comité Paraolimpico Español por no haberle dado más espacio a los deportistas con discapacidad intelectual. Y finalmente un 5% para la Federación Española (Feddi) porque, aún entendiendo que ha tenido pocas oportunidades de gestionar este conflicto, quizás con más “mano dura” se podía haber conseguido más plazas en el Comité Paraolímpico Español para nuestros deportistas.

Y para finalizar me pregunto: ¿dónde queda la Carta sobre derechos de las Naciones Unidas para las personas con Discapacidad? Parece que en el ámbito deportivo es de aplicación para algunas discapacidades únicamente y no de una manera universal.

José Carlos Tejada
Padre de un para deportista.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

5 comentarios

  1. Cuanto siento que Carlos no esté en Londres. Los que  hemos visto su esfuerzo y le hemos visto crecer cada día como un gran deportista sabemos CUANTO SE lo merece

    1. Laura Sanchez, espero que te den la oportunidad que te mereces por el enorme valor que has demostrado a lo largo de tú vida llegando a ser Campeona en España, deseo que sepan valorarlo más las organizaciones deportivas. Eres increible, te admiro

    2. Laura Sanchez, espero que te den la oportunidad que te mereces por el enorme valor que has demostrado a lo largo de tú vida llegando a ser Campeona en España, deseo que sepan valorarlo más las organizaciones deportivas. Eres increible, te admiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*