jueves, 2 febrero 2023

Monumento al fútbol de ataque de Almería y de Barça B que acaba en empate por Pino

20 enero 2013
Almería
El lateral izquierdo de la UD Almería ha acabado desolado por el empate injusto

Christian ha tenido una gran presencia subiendo su banda

Comparte esta noticia en tus redes

El árbitro es otra vez protagonista expulsando injustamente a Marcelo Silva y dándole vida al filial culé

Canto al fútbol, como siempre, entre los rojiblancos de segunda y los azulgrana de segunda, entre la UD Almería y el FC Barcelona B, que se han labrado a fuerza de partizados una merecida leyenda de rivalidad espectacular y extraordinaria para el espectador. Son como los rojiblancos y los azulgrana de Primera, el Atleti y el Barça, y sus choques se resumen en una sola palabra: ataque. Sin concesiones, de poder a poder, por ráfagas alternadas de dominio de los unos sobre los otros. Así fue también este último encuentro, que seguía a un increíble 4-5 del inicio de esta Liga Adelante. Como guinda, un estadio lleno con la mayor parte de las entradas gratis y con la petición de comprensión a los abonados, que ven lo bueno, lo malo y lo peor durante toda la temporada, y que sufren arbitrajes todas las semanas como el de Pino Zamorano.

Repetía once excepto Trujillo por Pellerano, obligado, un Javi Gracia que vio el partido situado en un palco VIP del estadio junto a su fiel Juan Solla. Ejerció de primer entrenador sobre el césped un Ibán Andrés que no se sentó ni un minuto tirando de pinganillo y de iniciativa propia. El arranque fue del Almería, enchufado desde el primer instante encontrando el desborde con claridad y pisando área como contra el Villareral. Se puso cerco a la portería de un inspirado Masip, que en el minuto 7 sacó sobre la raya un balón de Soriano a la salida de un córner. Pero el que estaba delante era el Barcelona, y en la siguiente jugada Deulofeu se presentó libre de marca ante Esteban para gustarse demasiado y enviar cruzada una vaselina que pudo suponer el primero culé.

El ritmo era intenso, y comenzó a carburar el cuadro de Eusebio Sacristán llegando con Luis Alberto, que disparó fuera tras una jugada local en la que Christian no llegó por poco en otro saque de esquina. Era el minuto 10 todavía cuando un rapidísimo Deulofeu con un aún más rápido Marcelo Silva al lado tiró al lateral de red lo que podría haber sido un mano a mano si no es por el uruguayo. El asturiano también tapó meta muy bien, pero en el siguiente minuto tuvo imposible llegar a un colocado lanzamiento desde la frontal de Lobato, que puso con una tranquilidad pasmosa en la ejecución un 0-1 cuando menos intrigante. ¿Qué pasaría con la moral almeriense?. Los siguientes minutos fueron de diversión azulgrana, con Esteban parando y con sus compañeros corriendo detrás de la pelota.

Pero el Almería se decidió a rehacerse y al poco consiguió retener la pelota y darle profundidad de nuevo. Christian, mejor arriba que atrás, y Jonathan, la apuesta personal del míster, rompían con facilidad, pero la defensa tapaba los lanzamientos que intentaban sus compañeros al remate, casos de Aleix Vidal o de Soriano, que en otro córner no empató porque Masip se alió de la suerte. Es imposible parar el balón del maño tras un servicio de cabeza de Charles en el segundo palo si no es por alguna dosis de fortuna en el vuelo a la desesperada del portero. Y llegó la tercera ocasión en una sola jugada porque el propio Aleix Vidal se llena de cuero en el rechace siguiente y lo mandó fuera. Se rondaba el gol y tuvo que ser Jonathan, incisivo y protagonista del golpeo permanente local, el que pusiera las tablas empalmando a la perfección al segundo palo un servicio del casi interior Christian.

Lo siguiente fue que casi se adelante de una tacada el conjunto de Gracia por obra otra vez de Jonathan, en este caso como asistente atrás, si bien la más clara fue para Soriano cabeceando al palo tras ganar por arriba a su par. Puñetazo al suelo del maño lamentándose de la ocasión malograda en el minuto psicológico 44, la suya y la de Aleix, que otra vez no estuvo acertado recogiendo el rechace. Pero siendo como era el partido debía aparecer Deulofeu, que tenía mucho enemigo en Esteban, que sacó una mano portentosa en la siguiente jugada con la que se cerraba la primera mitad. Y el descanso no supuso nada para la UDA, ya que en el segundo 45 de la reanudación volvió a rozar el gol con Charles en el segundo palo. Comenzó el monólogo rojiblanco, que tendría la justa recompensa con un tanto más.

La antesala del mismo fue un centro chut de Jonathan tras un pase en profundidad de Soriano al que no llegó Charles. De hecho, el cuero pasó a toda velocidad por debajo del hispano brasileño a puerta vacía. Eso sucedió en el minuto 49, pero la espina tardaría poco en quitársela, ya que en el 51 recogió el enésimo rechace y por fin lo hizo bueno tras una notable jugada de Christian por banda y despeje en corto de Masip. Desde ese momento el que se gustó fue el equipo local, con el propio Charles dando un pase de la muerte a Soriano y con el maño intentando colocar el balón para una buena estirada del meta culé. Pasaban los minutos y el Almería plantaba defensa de seis y un rombo por delante de cuatro, ahogando a las individualidades del Barça y saliendo con rapidez.

Jonathan la mandó fuera por por poco en el 56, Corona la mandó arriba en el 60, y Soriano cabeceó fuera por muy poco en el 62. Too esto fue lo anterior a la injusta expulsión de Marcelo Silva, que vio la segunda amarilla y un excesivo castigo a una jugada normal de la que a decenas se producen en un partido. Era el minuto 63 y otra vez se levantaban los fantasmas en torno a una UDA que fue valiente, que se fajó en defensa y que mantuvo a raya a los jóvenes valores del combinado catalán hasta el fatídico minuto 87 en el que Verza perforó su propia portería con un exceso de infortunio. Ocupaba el oriolano el eje de la defensa, porque expulsado el central Gracia prefirió mantener al equipo, seguir apostando por el juego por alto y darle minutos a Chumbi, que por poco marca rozando el 90 tras un pase más de gol de Christian. Antes, Jonathan siguió llevando peligro y el Barça B la tuvo en el 81 con Joan Román casi besando el poste y con Araujo sabiendo que Esteban es muy grande.

Era increíble pero cierto. Una vez más se había producido la expulsión injusta, esta vez ante casi 13.000 almas que vibraron con un choque sencillamente magnífico. A pesar de todos los pesares, la UDA hace valer su valioso punto para encaramarse al ascenso directo ocupando la segunda plaza en solitario, pero no se puede evitar que sepa agridulce o incluso amargo si uno no se fija en la tabla clasificatoria. Se inicia la segunda vuelta con mejores sensaciones incluso que las vividas ante el Villarreal, y eso es lo más positivo de un partido que se debió ganar sin mayores complicaciones ante uno de los mejores cuadros que han pisado el estadio almeriense.

FICHA TÉCNICA:

UD Almería: Esteban; Gunino, Marcelo Silva, Trujillo, Christian; Verza, Corona; Jonathan (Rubén Suárez, min. 87), Soriano, Aleix Vidal (Carlos Calvo, min. 82); Charles (Chumbi, min. 75)

FC Barcelona B: Masip; Balliu (Joan Román, min. 73), Lombán (Dongou, min. 80), Planas, Grimaldo; Gus Ledes, Espinosa, Lobato; Deulofeu (Kiko Femenía, min. 56), Luis Alberto, Araujo

Goles: 0-1, min. 13: Lobato; 1-1, min. 30: Jonathan; 2-1, min. 51: Charles; 2-2, min. 87: Verza (p.p.)

Árbitro: Pino Zamorano (Comité Castellano-Manchego). Amonestó a Marcelo Silva (min. 34 y min. 63), a Esteban (min. 63) y a Soriano (min. 72) por parte de la UD Almería, y a Espinosa (min. 41) por parte del FC Barcelona B. Expulsó por doble amarilla a Silva.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimosegunda jornada del campeonato de Liga Adelante disputado en un Estadio de los Juegos Mediterráneos lleno por primera vez en la temporada, ante 12.895 espectadores.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*