lunes, 23 mayo 2022

Medalla de oro a la deportividad de una UD Almería caballerosa y a su noble afición

17 junio 2013
Almería
Ascenso a Primera División

Unión total entre jugadores y afición 15 minutos después

Comparte esta noticia en tus redes

Aplauso de agradecimiento y cariño de la plantilla de la UDA al público de Las Palmas, triste sin ascenso

No hay ninguna hinchada visitante que se sienta una extraña en el Estadio de los Juegos Mediterránaos, en la línea del eslogan que tantos años se ha usado para definir a Almería como provincia. A veces hay expresiones vacías, pero no es el caso. Son bien acogidos hasta los propios almerienses que no son asiduos al recinto deportivo durante la larga temporada y se vienen a sumar cuando los logros andan cercanos. Esta misma temporada, se ha acogido como en casa a los ilicitanos para que celebrasen su histórico ascenso a Primera División, y cualquiera otro equipo que haya desplazado aficionados ha encontrado amabilidad y deportividad a su alrededor.

Con permiso de los más fieles sentados en la grada, eso se logra con unos futbolistas que den ejemplo y que salgan de las batallas, vencidos o triunfantes, con la cabeza muy alta porque se ha luchado hasta donde se podido y un poco más allá. Ese fue el caso que se dio con un heroico Las Palmas, que vendió cara su piel y que solo desfalleció cuando la prórroga terminó, haciendo que que la victoria del Almería tuviera más lustro y brillo todavía si cabe. Y así, dando ejemplo, va la plantilla de la UDA con su capitán Corona al frente y aplaude a los pio pio que todavía quedaban en su zona de tribuna unos 15 minutos después de acabado el choque, cabizbajos por la derrota pero orgullosos por su valentía en la contienda.

Fue un ejemplo de una comunión muy grande entre unos futbolistas con el fútbol, con su deporte, que se compone de varias cosas y que encuentra uno de sus pilares fundamentales en las aficiones que lo viven con pasión. Ese término debe ser bien entendido, puesto que si es puro no conlleva malas artes, ni violencia, ni falta de respeto, ni humillación. Es cierto que hubo apenas 11.000 espectadores en la grada en el encuentro en el que la vida estaba en juego, casi 2.000 menos que contra el Girona alejándose del tan ansiado lleno, pero de ellos más de un millar resistió el paso de los minutos esperando la salida al estiramiento de sus héroes para rendirles otra ovación. Entonces fue cuando más magia se produjo, porque el ascenso no está hecho, pero da lo mismo por el orgullo fluye.

Ascenso a Primera División
Corona y el resto de la plantilla aplauden a los aficionados de Las Palmas
Ascenso a Primera División
Espectacular la imagen de la Grada Joven fusionada con el fondo norte esperando
Ascenso a Primera División
Soriano se quita la sudadera y la camiseta para entregarlas al fondo sur, también lleno
Ascenso a Primera División
Un héroe de la eliminatoria, Aleix Vidal, aclamado en el fondo norte
Ascenso a Primera
La animación de Grada Joven se ve acompañada de varios emblemas
Ascenso a Primera División
Pasados unos minutos fue imposible contener a la afición y hubo invasión
Ascenso a Primera División
Nadie se movió durante varios minutos aguardando a la salida de los futbolistas
Ascenso a Primera División
Piña propia de gran familia de la UDA conjurándose antes de iniciarse la prórroga