sábado, 1 octubre 2022

Sevillano significa Ferrera para Unicaja

11 abril 2012
Almería
Unicaja Mario Ferrera recibe en entrenamiento

Mario Ferrera recibe cientos de balones en cada entreno

Comparte esta noticia en tus redes

El receptor simboliza todos los valores que han hecho de Unicaja el mejor de la historia de España

Hay un ‘sevillano’ en Unicaja, y no de apellido sino de origen -de Los Palacios para ser precisos-, que cuando en la final de la temporada pasada Unicaja se tambaleaba salía a cancha para darle equilibrio. Estaba a la sombra del otro Sevillano, en ese caso sí de apellido, que por aquel entonces disputaba, no con el mismo nivel de la final actual, sus últimos balones de blanquiverde antes de convertirse en naranja. Su nombre es Mario Ferrera, y el joven receptor, con su sola presencia, levantaba el equipo y ejercía de microondas ahorrador, calentando las manos de sus compañeros y haciendo subir el nivel de competitividad de todos.

En esta temporada su concurso en los playoffs está volviendo a ser muy destacado, si bien su moral y la de los suyos anda a día de hoy intentando reponerse de los cuatro sets que se rozaron pero que finalmente se perdieron ante la bestia negra turolense. Los dichosos pequeños detalles no los puso Unicaja: “nos quedamos un poco mal, especialmente en el primer partido donde los tres sets que jugamos los perdimos inexplicablemente”. Ferrera ha ido más allá en las sensaciones y sin tapujos ha parafraseado el titular con el que este medio tituló la crónica del partido del sábado: “se te queda cara de tonto”. Pero sabe cuáles fueron los errores que cometieron, y por ello toca corregir: “en el primer encuentro fallamos al final y hasta el punto 20 íbamos por encima siempre en el marcador aunque no pudimos definir; en el segundo pasó lo mismo en el primer set –se fue al 30-28- y luego ya nos fuimos”.

Conseguir darle la vuelta al 2 a 0 cero que campea en la eliminatoria es el objetivo, para lo que primero hay que empatarla en el Moisés Ruiz: “todavía es posible remontar y más ahora que tenemos la eliminatoria en casa, por lo que hay que aprovecharlo”. El nivel de Ferrera no ha descendido, y de hecho ha sido incluido en el septeto ideal del primer fin de semana de partidos de la final junto con su compañero Borja Ruiz. El sevillano, aunque casi almeriense de adopción al llevar en el club ya bastantes temporadas, realizó una actuación notable, con cinco puntos y un 78% de recepción positiva en el primer envite y 10 puntos y un 65% de positiva en el segundo. El MVP fue para el otro Sevillano, que este final la está disputando de una manera ‘diferente’ a la pasada.

Pero el receptor ahorrador continúa con una progresión que no quiere que se corte ya esta temporada porque simplemente se acaben los partidos. Quiere tres más y así volver al lugar del ‘delito’ para rectificar en Los Planos lo ocurrido este pasado fin de semana en el pabellón turolense. Sabe que el camino “tiene que ser el mismo que en el primer partido, es decir, salir con fuerza y que noten que estamos a un buen nivel, por lo que estamos en condiciones de llevarnos los partidos”. Condición esencial que es la de “saber rematar el partido en los instantes finales”. Como ya recordara su compañero Ibán Pérez la semana pasada, los ahorradores están acostumbrados esta temporada a vivir en situaciones límite y a no salir tan mal parados, como de hecho han podido demostrar, entre otros partidos, ante los polacos del Tytan AZS Czestochowa, o la Supercopa de España en Los Planos que ganaron a Caja 3 Voleibol Teruel, o recientemente los choques de semifinales del play off por el título de Superliga ante CMA de Soria.

Ferrera no se olvida tampoco, al igual que hiciera ayer Viciana, de la afición blanquiverde, a la que el jugador considera parte del septeto inicial de Unicaja para levantar la eliminatoria y responder de esta manera a la afición turolense, que se ‘dejará ver’ por el Moisés Ruiz este fin de semana como ya hiciera en Los Planos: “allí también jugaron, ya que ver a 2.000 personas animando a su equipo hace mucho, aunque el partido lo perdimos nosotros”. Pero la afición almeriense tiene que llenar la cancha ahorradora, ya que como concluye Mario -así es como se le anima desde la grada- “será un apoyo bastante considerable”. Es el sentir de un jugador que arribó a Almería cuando Unicaja ganó su último título liguero, allá por el año 2005, y que se ha ganado el apodo de ‘Ferrari’.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*