martes, 31 enero 2023

Machada Real del Huércal ante al líder con empates de Pulpileño y Comarca de Níjar

28 enero 2013
Almería
El equipo de Almería se deshace del de Jaén en Tercera División y es sorpresa

Imagen del choque de ida entre Huércal y Mancha Real

Comparte esta noticia en tus redes

El Huércal Overa cae con estrépito en El Hornillo ante un Jumilla que demuestra por qué está arriba

La racha de la AD Huércal estaba siendo realmente preocupante, pero cuando se le empezaba a dar por muerto el equipo de Fran Benavente hizo el más difícil todavía y vino a ganar después de diez jornadas sin hacerlo en el campo más difícil. Sólo había vencido allí el Linares, que a la postre es el nuevo líder del grupo IX de Tercera División, completando el vuelco en la tabla que ha auspiciado el conjunto verdiblanco. Los huercalenses manejaron bien el empujo de los locales en el inicio de partido, y allá por la media hora decidieron dar un paso al frente. Lo que encontraron como recompensa fue un gol en contra en el minuto 37, obra de Miguel Pérez con un fuerte disparo desde fuera del área. El trabajo se había malogrado, así que en la segunda mitad había que intentar la machada ante un Mancha Real que comenzó a ceder terreno.

Así, al poco del comienzo un despiste general de la zaga local dejó una ocasión clarísima en las botas de David que éste no desaprovechó, equilibrando un marcador que todavía iba a sufrir otro cambio más a favor de los del Bajo Andarax. De hecho, a los once minutos de reanudado el encuentro llegó el después inamovible 1-2 merced a una falta directa magistralmente lanzada por parte de Juan. El Huércal supo aprovechar su momento, aguardando el bajón que últimamente experimentan los hombres de Fernando Campos, y eso a pesar de que jugaron el último cuarto de hora con uno menos al ver su segunda amarilla Toni. Se manejó muy bien la situación de inferioridad y se pone fin a la demasiado larga racha negativa, pensando de una manera distinta en el siguiente choque en casa ante el Comarca de Níjar.

Precisamente los nijareños rozaron su primer triunfo sin conseguirlo justo antes del derbi, tras adelantarse en el marcador a falta de ocho minutos para el final. Cuando ya se empezaba a saborear por fin el sumar tres puntos de una sola vez en toda la temporada llegó el empate del San Pedro. Maikel había marcado para los locales, y en el 85 igualó Sergio. El griego es uno de sus nuevos fichajes y llegó para lograr su tanto, pero es mucha la tensión acumulada en el conjunto de Da Silva, que debe perderle el respeto a ganar y jugar con más naturalidad. De hecho, después de haber dominado en juego durante todo el partido casi hasta pierde en la recta final. Son seis puntos de 66 posibles, con otros tantos empates y lo demá derrotas, pero la salvación está distanciada a 14 puntos y dadas las circunstancias no se antoja inalcanzable de lograr romper el gafe y el miedo.

En cuanto al grupo XIII, el Atlético Pulpileño empató sin goles en el campo de Pinatar, penúltimo en la tabla clasificatoria, ensanchando su mala racha un poco más. Con todo, su labor fue extraordinaria y su nivel muy elevado, pero no tuvo la recompensa del gol por mucho que lo intentó. A lo largo del choque no tuvo ningún problema pero su ineficacia arriba la pagó dejándose dos puntos en el Mar Menor cuando lo normal, por méritos contraídos, habría sido lograr los tres. Es cierto que por fin recuperaba a todos sus efectivos después de la masacre arbitral que sufrió dos jornadas atrás, y eso contribuyó a que su imagen fuese la de siempre. En casa cumplirá su gira de los de abajo recibiendo al Bala Azul, que también está en descenso, por lo que es una buena oportunidad de reencontrarse con el triunfo.

Por último, el único que perdió fue el que mantuvo el honor almeriense en la anterior jornada, pero es cierto que el rival del Huércal Overa era de los de campanillas. El Jumilla hizo alarde de efectividad y jugó como un grande, con los mínimos esfuerzos para sacarles el máximo rendimiento. Ante esto, el conjunto de El Hornillo nada pudo hacer, a pesar de que el 0-1 no llegó hasta el final de la primera mitad. En la reanudación continuó la solvencia visitante y en el minuto 52 ponía más tierra de por medio, sentenciando el choque con el tercero allá por el minuto 80. Apenas tres más tarde acortaba distancias Álex Miñarro, pero ni siquiera sirvió para maquillar el resultado, puesto que antes del pitido final Nacho hacía el cuarto para el Jumilla y dejaba el marcador dibujado con una goleada contundente. El Huércal Overa, sabedor de que esa no es su batalla, visitará al Olímpico de Totana el próximo fin de semana, equipo de la zona media-baja de la clasificación.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*