sábado, 24 febrero 2024

Los presos de El Acebuche y la Selección de Almería le ganan el partido a la exclusión

8 abril 2014
Almería
Fútbol y solidaridad con la cárcel

Disparo de Toni que intercepta la defensa de El Acebuche

Comparte esta noticia en tus redes

Durante el congreso que la UAL desarrolla sobre Salud Mental, Deporte Adaptado e Inserción Social

El sistema español habla en la teoría de darle otra oportunidad a la persona que ha cometido un delito, que debe tener los mecanismos para reeducarse y verse de nuevo inserto en la población libre una vez pasado su tiempo de reclusión carcelaria. Además, en no pocos casos hay internos que luchan contra una personalidad propia muy definida y que necesitan la ayuda oportuna para hacer real y efectiva una reinserción en la sociedad. Sobre esta cuestiones y varias más se ha preocupado estos días la Universidad de Almería junto a la Asociación Almería Tierra sin estigmas del mejor modo posible, a través de un congreso de nivel académico pero también desarrollado de puertas para afuera.

Fútbol y solidaridad
Equipo de El Acebuche con Fernando Soriano posando y animándolo

Esa última expresión tiene un doble significado en este caso, puesto que habla sobre el congreso en si y sobre el centro penitenciario de El Acebuche. Los presos convictos tienen en el deporte una salida muy importante a su desarrollo personal, sobre todo por las condiciones peculiares de sus vidas relativas a estar apresados. El fútbol es también allí el deporte rey, y la UD Almería el equipo estrella entre los habitantes de lo que el director de la cárcel, Miguel Ángel de la Cruz, define como un barrio más de la ciudad que tiene sus propios ciudadanos. Es buena una actividad extramuros, como lo son las que las personas del mundo libre hacen dentro del centro con mucha más asiduidad de lo que la gente se piensa. Es lo normal, así debería ser y así se procura.

Fútbol y solidaridad
El saque de honor correspondió a la Asociación Almería, tierra sin estigmas

El Congreso Salud Mental, Deporte Adaptado e Inserción Social incluía el I Torneo Almería, tierra sin estigmas, que llenó de fútbol el Mediterráneo un día laborable con sol radiante y una temperatura veraniega. El buen ambiente se respiró dentro y fuera del terreno de juego, y los presos se vistieron en el vestuario donde no hace tanto lo hicieron los Messi, Cristiano y compañía. El cuarto para los visitantes fue el suyo, pero podría haber sido el de los locales. Eso es lo de menos. El caso es que se prepararon muy duro para un encuentro complicado ante la potente Selección de Almería, que marcó seis goles pero formada por jugadores en activo todos los fines de semana. Se acordaron de los que se quedaron en prisión, animaron a los futbolistas del Almería a no rendirse y sintieron orgullo de su centro gritando un rotundo «Acebuche» antes de saltar al campo.

Fútbol y solidaridad
Francisco dando una charla a los jugadores de El Acebuche

En la grada, muchos familiares y otros reclusos buscando algo de sombra, y los valientes sobre el césped de un estadio de Primera División sudando y haciendo grandes los valores de equipo, el compañerismo y el trabajo en conjunto. El saque de honor le tocó, una vez entregadas placas a la Delegación Almeriense de la Federación Andaluza de Fútbol, responsable de la selección dirigida por Ortiz Bernal y Gregorio Mollejo, dos mitos, al mismo Acebuche y a la UD Almería representada por Soriano, que posó con los chavales de amarillo vestido como ellos, a la presidenta de la Asociación Almería tierra sin estigmas. Con estudiantes de la Universidad enrolados en sus filas, pelearon, y la organización, a cargo del periodista de Canal Sur y doctor por la UAL, Salvador Rodríguez Moya, fue perfecta. Francisco no se lo perdió, y virtualmente hizo de técnico de una formación que sí sabe apreciar el valor de la libertad.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*