domingo, 29 enero 2023

Los abanicos finales dan más vistosidad a la Clásica Ciclista de Almería: gana Bennett

3 marzo 2014
Roquetas de Mar
Ciclismo UCI

Pelotón de la Clásica a su primer paso por Roquetas

Comparte esta noticia en tus redes

Tras la escapada larga y reagrupamiento, el viento rompe el pelotón y deja a los favoritos en cabeza

Ha sido un ciclista irlandés el que inscribe su nombre en el palmarés de una prueba perteneciente al calendario europeo de la Unión Ciclista Internacional (UCI) con la máxima categoría para carreras de un día. Sam Bennett invirtió un tiempo de 4 horas, 21 minutos y 33 segundos en los 178 kilómetros del recorrido, circunscrito al Poniente de la provincia de Almería y con llegada a Roquetas de Mar pasado el mediodía. El vencedor, del equipo alemán Netapp-Endura (TNE), ganó el sprint por delante de Juanjo Lobato (Movistar) y Davide Vigano (Caja Rural), los tres metidos en un grupo de una veintena de integrantes con todos los grandes nombres inscritos en la competición.

Y es que el viento al final ejerció su papel y partió un pelotón que había tardado mucho en reagruparse tras todos los intentos y logros de fugas desde el mismo inicio. Con una participación algo inferior en referencia a ediciones anteriores, los ciclistas no perdieron el tiempo a la hora de iniciar las hostilidades, y así desde los primeros kilómetros hubo escaramuzas previas a la gran escapada del día, iniciada en el kilómetro 20. El grupo se integró con siete corredores: Edwig Cammaerts (Cofidis), Miguel Mínguez (Euskadi), Igor Merino (Burgos-BH), Ricardo Mestre (Efapel), Byron Guama (Ecuador), Raúl Alarcón (Louletano) y Mario González (Activejet). Su máxima ventaja superó tímidamente los dos minutos al paso por Santa María del Águila.

Sin grandes escaladores en su seno, en el Alto del Aljibe, justo antes del kilómetro 60, los metros empinados, primeros de la prueba, pasaron factura y la distancia se redujo a la mitad. Era el único puerto de segunda, el más duro de todos, y se dejó notar en las piernas de los fugados. Con todo, resistieron hasta el kilómetro 100, cuando el Movistar Team decidió que en el trayecto a Berja debían quedar al menos a tiro. El vencedor de la montaña, a pesar de todo, no fue un ciclista de esta escuadra, sino de Euskadi, como es Miguel Mínguez. Eso sí, Valverde y Quintana se mostraron al gran público que los aclamaba. Restablecido el pelotón, la sorpresa llegó a falta de unos 25 kilómetros, ya que se volvió a fragmentar, esta vez en abanicos y debido al viento racheado.

Los de arriba del todo fueron 20 unidades, y como muestra del nivel competitivo de la prueba y del interés por hacerse con el triunfo, en el corte no faltó ninguno de los favoritos en la meta roquetera. Máxima concentración en el momento delicado y mini sprint selecto para decidir la carrera. Del Movistar estaban Valverde, Lobato, Ventoso y Rojas, el francés Poulhies y el polaco Matysiak, pero el más rápido fue el irlandés Sam Bennett, quizá el menos favorito y que sorprendió a los grandes con una potencia extraordinaria que le otorgó una gran victoria.