viernes, 19 agosto 2022

Lamarca – Eolo: el diario de un titán desert

27 abril 2014
Marruecos
Titan Desert Antonio primer día

Antonio Lorente Lamarca cerrando la primera etapa

Comparte esta noticia en tus redes

Día a día contado en primera persona por Antonio Lorente y Jose Antonio Gómez desde Marruecos

Titan Desert Almería en el Atlas y el desierto

Día 1: Viernes, 26 de abril de 2014

A las 17.00 horas llegada al campamento base. Preparación de equipos. Hace viento y frío. Estamos en Midelt, al pie de la ladera norte del Atlas (pequeña ciudad centro comarcal situada a las faldas del monte Aiaxi, junto a un pequeño río que drena el extenso oasis del valle del Muluya, a 1.488 metros de altitud y con una población de 45.000 habitantes; situada en la Ruta del Desierto y Base para los viajes al Atlas, fue fundada por los franceses en 1917, vive de la agricultura y es puesto militar para el control indígena entre el Atlas Medio y el Alto Atlas).

Almería en el reto por el desierto de Marruecos

Primer reto conseguido!!. Los organizadores de Los 10.000 del Soplao (El Infierno Cántabro) este año la harán solidaria. Almería recibirá al Club para hacer el Desafío Solidario Lamarca (sin fecha confirmada pero seguramente en el principio del mes de octubre en Retamar, con el precedente de las pruebas de Duatlón Lamarca Ciudad de Almería en 2013 y en 2014).

Diario de un titán, ¡no sueñes, vive!.

Diario del titán dos… estoy muerto de hambre y frío. Allí a lo alto es donde hay que subir.

Almería participando en la prueba

Días 2: sábado, 27 de abril de 2014

A 1.250 metros de altitud, en la cara sur del Atlas, se asienta el primer campamento en el que dará salida la prueba. Midelt, un pueblo asentado en la falda de esta montaña y cuya economía se basa en la supervivencia de estas gentes, nobles y respetuosas con el turismo, única fuente de vida externa a la que vanaglorian y se entregan como salvadores de un futuro asumido en la miseria y la necesidad .

Me llama la atención la capacidad de las personas para soportar condiciones de vida tan duras. Me llama la atención lo poco que necesitan para ser felices. Me llama la atención la genialidad de estas personas para hacer de la nada un algo, para reparar con un alambre un camión, para vivir con lo que les dan tres cabras.

El campamento está basado en unas tiendas de tela con sombras y dividido en unas 150 tiendas para tres personas compartidas. Aseos improvisados, duchas para gatos y mucho respeto y convivencia entre los deportistas. La monótona dieta del titán convierte un menú aburrido en deseado y necesario. Arroz, pasta, patata y fruta. La organización de la prueba es totalmente profesional, todo tiene un control exhaustivo y medido donde el margen de error es improbable. Profesionales, atentos, involucrados y sobre todo educados.

Almería ciclismo extremo en Marruecos

Mi compañero de fatiga, José Eolo, hace que la ausencia de mi familia se nuble de vez en cuando. Sus bromas no me dejan pensar en demasiadas cosas. El sentido del humor es la base de nuestra dieta. Hemos conocido a gente de Madrid, Cantabria, Barcelona y Mallorca. Todos gente de nivel muy relacionados con el ciclismo y su organización. Le hemos trasladado nuestros mensajes y han sido «oído cocina».

Este año los 10.000 de El Soplao, prueba de primer orden nacional, llevará la solidaridad por bandera. Esperamos recibir noticias del mismo estilo con todos los amigos con los que estamos conviviendo. Almería, esa gran desconocida por todos pero respetada por los mismos. Deseada por todos y sorprendidos escuchan que en Almería no sólo tenemos desierto, sino que sus playas son paraíso natural y que sus sierras te transportan a la más pura naturaleza de alta montaña .

Concluyo mi crónica trasmitiendo a todos mi sensación del día: todo es relativo, es dura la vida según con quien nos comparemos. Estamos lejos según de qué. Somos buenos según con quien… La vida es maravillosa, no sueñes, vive.

Día 3: domingo, 28 de abril de 2014

Primer día de carrera. José Eolo 43ª posición y Antonio Lamarca 137º. Entendiendo que hay unos 50 semiprofesionales y algunos profesionales, José ha hecho un puesto muy bueno. La etapa de hoy ha sido preciosa en cuanto a paisajes y odiosa en cuanto a perfil rompe piernas.

Adentrandonos en el Atlas hemos pasado por una veintena de pueblos tales como podría ser la España de la postguerra, casas muy básicas, higiene inexistente y niños… ¿de dónde salen los niños ?. En zonas donde nada había, nada es nada, ni casas, ni animales, ni personas a la vista, allí salían niños de debajo de las piedras. Sólo su carita al darle el bidón del agua ha válido la pena de mis tres bidones y una sed que sólo un titán debe de soportar, porque estos niños también son titanes y a pesar de aparentemente ser felices deben de pasar malos momentos que hacen transformar su inocencia en una condición de vida basada en una imperiosa religión y costumbres ancestrales.

Almería ciclismo extremo en Marruecos

En ese sentido hoy ha sido un día duro, más que por las cuestas por esta parte que debes de asumir como «esto es así y nadie lo va a cambiar». 44 grados, rampas interminable, viento de cara, independientemente de para donde vayas el viento te viene de cara, y un compañerismo increíble en el que todos los titanes unen sus fuerzas para que los más débiles puedan llegar On Time a la meta. Hoy han quedado fuera de carrera 17 corredores por no cumplir tiempos. Cada día que pasa el reloj presiona sobre los pedales como una cizalla y te recuerda que no estas de turismo, sino en una competición cronometrada considerada de las más duras del mundo.

Esta noche he podido cortar un jamón en el briefing de carrera, algo que los titanes han disfrutado. «Lo mejor de la Titan Desert», decían. Mi única condición para darles jamón era que me escucharan, y mientras comían jamón les contaba la misión solidaria que nos trae y le hablábamos de Almería. Mañana no hay crónica porque dormimos en sacos de dormir en la sierra a 2.000 metros de altitud a 5 grados bajo cero sin más nada que lo que nos llevemos en nuestras bicis durante los más de 140 kilómetros.

Espero poder escribir crónica el martes. Será señal de que he superada la etapa más larga y dura de la historia de la Titan Desert. Voy a dormir, 127 kilómetros de montaña, 3 horas de sueño y un problema intestinal no me permiten seguir con más reflejos. Siento si hoy la crónica no es buena.