jueves, 18 agosto 2022

La UD Almería tiene otra ocasión de fugarse ante una Ponferradina de buenos recuerdos

24 febrero 2013
Almería
La UD Almería puede irse en ascenso directo desde la Liga Adelante a la Liga BBVA

Torero Corona enseña el ascenso a Gracia y a Jonathan

Comparte esta noticia en tus redes

Se conjura para aprovechar por fin el pinchazo del Alcorcón porque juega en casa y ahí está el ascenso

No es la primera vez en la temporada que se presenta una ocasión así. Los equipos de la Liga Adelante son, a excepción del solvente Elche, muy irregulares, pero la UDA es el menos dentro de ese grupo. Eso sí, le falta rematar la faena y poner tierra de por medio con respecto a sus rivales para coger más vuelo como equipo de ascenso directo. La caza del líder es absurda a la par que muy complicada, pero a nadie escapa que de lograrse sería afianzando cada jornada una segunda posición que tiene el mismo premio que la primera. Da lo mismo ser campeón que subcampeón, porque simplemente esa figura no existe en la Liga Adelante, y cuando se ascendió en el 2007 fue como segundo.

Precisamente en aquel mayo de hace casi seis años el equipo que estaba en frente era la Ponferradina, que descendió de categoría en el Mediterráneo sufriendo su pena en un vestuario rodeado de fiestas y celebraciones históricas. De todos aquellos grandes futbolistas de Unai sólo quedan Corona y Soriano, pero únicamente el talaverano ha estado en la disciplina rojiblanca de manera ininterrumpida desde ese momento, puesto que el maño se marchó a Osasuna en la temporada en la que la UDA cayó en el poco y descendió tras cuatro años de gloria. Ambos son titulares actualmente, y los dos hacen de nexo de unión con el último episodio glorioso y el que se busca en este presente curso.

Javi Gracia ha convocado para la ocasión a todos sus jugadores, pero sabe que tendrá que hacer dos descartes, ya que del filial únicamente estará Jonathan y no Chumbi, que viaja para Éjica con el centenario en Segunda B filial rojiblanco. Lo importante, para que engañarse, son los puntos, pero si llegan con el buen juego exhibido ante Villarreal y Barça B, ambos acabados en empate, y el Sabadell, con victoria, mejor que mejor. También se puede mirar desde la inversa, y pensar que con el buen juego los puntos se quedarán en el Mediterráno, aunque esa no es una ciencia exacta. El caso está en que el Sporting se ha llevado por delante al Alcorcón en Santo Domingo, y que Girona y Córdoba se cruzan entre si, por lo que de ganar se asegura tener más de un partido de ventaja, de 4 a 6 puntos.

La dificultad del equipo de Claudio Barragán, de la mítica Ponferradina, pese a sus números como visitantes, ha sido destacada por todos y cada uno de los integrantes de la familia rojiblanca que esta semana han pasado por zona mixta o sala de prensa. Sin embargo, también han coincidido en un discurso pronunciado el último por el propio míster, referente a que el ascenso reside en los partidos de casa. Es humano: ya se empiezan a hacer cuentas. El compromiso es el de que en los dieciséis partidos que quedan por disputarse se jugarán la vida, y las semanas serán muy intensas. Eso sí, el equipo titular, salvo sorpresas, se recita de carrerilla, y supone todo un alivio generalizado jugar en el Estadio de los Juegos Mediterráneos tras la mala experiencia vivida en el Pedro Escartín de Guadalajara, ya que no tiene nada que ver con el feudo rojiblanco.

Por su parte, la Ponferradina se ve obligada a buscar sus primeros puntos a domicilio del año. Saben que así consolidarían su cómoda situación en la clasificación, alejada del supuesto objetivo de la temporada relativo a la permanencia. El equipo berciano sí sabe lo que es tener un fortín, y en su campo de El Toralín ha encontrado el camino para estar incluso cerca de la promoción. Allí no ha perdido, pero fuera no ha sumado nada, y su míster Claudio Barragán busca la fórmula que corrija esa trayectoria. Por de pronto, recupera a uno de los jugadores importantes como es el mediocentro Juande Prados, hasta este fin de semana lesionado. En la otra orilla, en la de los no disponibles, descansan Hélder Rosario y Mateo Míguez, central y mediapunta, ambos lesionados de larga duración. Todos vienen a Almería con la convicción de cambiar el rumbo fuera y ya de paso, meterse en la pomada a ver qué pasa.

Árbitro Principal: GONZÁLEZ FUERTES-PABLO Comité Asturiano
Cuarto Árbitro: FERNÁNDEZ VIDAL-FRANCISCO JAVIER Comité Valenciano
Árbitro Asistente 1: ORELLANA BENÍTEZ-RAFAEL Comité Catalán
Árbitro Asistente 2: GARCÍA SALAS-RAMÓN Comité Catalán
Delegado-Informador: FUENTES GIMÉNEZ-FRANCISCO Comité Murciano

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*