sábado, 25 junio 2022

La UD Almería coge ritmo día a día y sólo queda resolver el ‘enigma’ Ulloa

26 julio 2012
Almería
El Almería ha elegido su propia provincia para la concentración de pretemporada

El portero Esteban en pleno esfuerzo realizando un circuito

Comparte esta noticia en tus redes

El club cuenta en su web cómo es cada jornada en Desert Springs, en donde el pichichi es uno más

Nadie puede negar que el Almería se encuentra muy concentrado e inmerso en plena pretemporada, poniendo a punto sus ‘armas’ de cara al inicio de la nueva guerra del ascenso. Ya casi no quedan interferencias y si se produce alguna salida o entrada más será dentro de lo previsto en un principio pero retrasado hasta el extremo. En todo caso, la entidad presidida por Alfonso García ya sabe lo que es apurar plazos, ya que la temporada pasada soltó a Crusat faltando 48 horas para el cierre del mercado.

En principio únicamente resta resolver el tema Ulloa, que sí que está siendo un culebrón incluso más intrigante que el del propio Bernardello, cuya vuelta a la disciplina rojiblanca ya parece casi cortada del todo. El ariete argentino tiene novias pero con poca dote, y eso únicamente se puede resolver si se buscan pretendientes fuera de España. Con casi todo cerrado, se han dado pasos para adelante y para atrás, sabedora la UDA de que el tiempo corre a su favor. Si se marcha, caja, y si se queda, casi que mejor.

Mientras tanto, el pichichi de la pasada Liga Adelante es uno más en un día a día de trabajo serio y riguroso, de buenas bases para el asalto del sueño de subir a la Liga BBVA. En Desert Springs sólo se respira fútbol y únicamente se interioriza la imagen de la fiesta del ascenso. Eso es lo que destaca la web del club al explicar cómo es cada jornada de la delegación rojiblanca que se encuentra en tierras levantinas. El lugar es una urbanización construida en torno a un campo de golf muy peculiar, al estilo de los que existen en Arizona y California,siendo la principal característica de este complejo su enorme tranquilidad.

«Un día cualquiera en el stage rojiblanco comienza temprano: a las 7:30 horas los jugadores, los integrantes del cuadro técnico y los auxiliares empiezan a ponerse en pie, porque a las 8:00 de la mañana se desayuna en el restaurante de la casa club del resort. Posteriormente los miembros de la expedición almeriense regresan a sus habitaciones con el fin de prepararse para el entrenamiento matinal, que es a las 9:00 horas. Bernardo Hernández el utillero y sus ayudantes ya lo tienen todo listo para que los jugadores vayan recogiendo sus equipaciones, botas y demás enseres. El campo de fútbol de la urbanización, de uso exclusivo para el Almería estos días, se encuentra a algo más de un kilómetro de distancia del lugar de residencia de los futbolistas, por lo que se utilizan furgonetas o buguis de golf.

La sesión preparatoria, en la que se abordan aspectos físicos, técnicos y tácticos, se prolonga por espacio de una hora y media aproximadamente. Luego, por grupos, se acude también al gimnasio del resort. Sobre el mediodía los jugadores tienen un snack para reponer fuerzas a base de zumos y alimentos energéticos. También toca masajes e incluso sesiones de vídeo de estrategia antes de comer a las 13:30 horas, por lo que no hay tiempo para ir ni siquiera a la piscina. En las comidas, lo habitual está siendo ensalada, arroz, pasta, pollo, ternera y fruta.

Tras el almuerzo la plantilla se dirige a los apartamentos en los que se hospedan. Cada uno de ellos tiene dos habitaciones y los futbolistas están distribuidos en grupos de tres o cuatro. En cuanto a los últimos en llegar, Casquero ha pasado a compartir apartamento con Corona, Soriano y Ulloa, y Gunino está con Verza, Aarón y Marcelo Silva. Por la tarde, a las 19:00 horas, está fijada otra sesión de entrenamiento, ésta más táctica, aunque los rojiblancos tienen que prepararse previamente y desplazarse al campo de fútbol. Tras este trabajo vespertino, de nuevo tratamiento de fisioterapia, ducha y a cenar a las 21:30 horas.

La jornada ya toca a su fin. Sobre las 22,30 horas los miembros de la expedición están en sus habitaciones. Es el momento de telefonear a la familia, ver un rato la tele o conectarse a los iphones o a los ipad. Ese es el único entretenimiento antes de dormir, porque el día ha sido largo y duro, y encima, el siguiente se vuelve a repetir la historia».

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*