lunes, 22 julio 2024

‘La Roja’ prende la noche de Almería con su pase a la final de la Eurocopa

28 junio 2012
Almería
Las banderas de España se han apoderado de Almería durante gran parte de la noche

A pie y en coche, los almerienses han salido a la calle 'roja'

Comparte esta noticia en tus redes

De nuevo Cristiano Ronaldo no da la talla ante los españoles, que se acercan al ‘no hay dos sin tres’

No podían ser otros sonidos que los gritos y cánticos de ‘campeones, campeones’ o los estridentes cláxones de los vehículos que iban y venían por todos los barrios de la capital. Esas mismas emociones desbordadas se han podido ver en las calles de varios de los municipios de la provincia, en lo que ha supuesto otra velada más de alegría almeriense ante una nueva proeza de la Selección Española de Fútbol.

El pase de España a la final de la Eurocopa ha desatado la pasión en la noche almeriense
Los vehículos daban vueltas por la Avenida García Lorca con sus ocupantes de fiesta

Se ha hecho de rogar, pero ya sucedió en el pasado Mundial de Sudáfrica y en la anterior Euro, la de 2008, en Austria. España es superior, inmensamente superior, pero además sabe sufrir y  no mancilla un sistema de juego que la ha hecho por ahora campeona de Europa y del Mundo, a falta de rizar el rizo. Y es que de conseguir el domingo otro triunfo más, entraría en la historia como la primera selección capaz de vencer su torneo continental dos veces consecutivas con un triunfo universal en medio.

Los penaltis han decidido que la clase de los hispanos debía poder más que la dureza lusa, y así ha sido una vez más con ‘el santo’ Casillas y el incombustible Cesc Fábregas, que ha marcado el quinto y ha dejado a Cristiano sin ni siquiera poder intentarlo. El madridista, que había ‘chivado’ abiertamente a Ricardo cómo tira las penas máximas Xabi Alonso, dejó escapar gran parte del Balón de Oro al sacar del estadio un balón que lo situaba solo ante el de Móstoles a falta de dos o tres minutos para el final.

Cesc Fábregas marcando el quinto y Casillas parando el primero le han dado el pasaporte para la gran final a España
Cesc Fábregas ha colgado en su twitter esta fotografía de los dos héroes ya en el vestuario

En la prórroga España mejoró y pudo llevarse el partido, pero no se tuvo atino y se esperó a sufrir el ‘Panenka’ de Serio Ramos y el oficio de Fábregas, que demuestra ser más alemán que español por su fiabilidad. Fue en ese momento, al filo de la medianoche, cuando la fiesta empezó a perder la compostura que había mantenido hasta el momento, seguramente debido a los nervios provocados por la incertidumbre de un resultado incierto. Las latas de cerveza de marca blanca y los aperitivos de igual origen compartidos por familias completas atosigadas por la hipoteca hicieron su papel.

A pesar de que se hacen cosas no recomendables en cuanto al código de la circulación, la alegría es permisible
Los almerienses tenían necesidad de salir de sus vehículos para demostrar su pasión por ‘La Roja’

Pocas personas en los bares y muchas de reunión en las casas, y un poco más tarde de paseo animoso por las calles entre el bochorno de la noche. El ya famoso ‘yo soy español’ se vio acompañado de multitud de expresiones de orgullo patrio, todo ellos envuelto en los colores rojo y amarillo de la enseña nacional. Una vez más quedaba demostrado que al pueblo le está haciendo falta una gran dosis de orgullo y honor, y que el fútbol es el camino más rápido para conseguirla.

En cuanto a la ciudad de Almería, la principal arteria de circulación, la Avenida de Federico García Lorca, se ha visto copada por banderas de España pasando a toda velocidad tanto en sentido ascendente como descendente. Todos los conductores y conductoras hacían sonar el pito del coche o moto, sobre todo al paso por al lado de algún grupo de transeúntes que caminaba ataviado de igual guisa.

Algunos conductores se trabajaron muy mucho la estética española de su vehículo
Hay quien no ha escatimado detalle en la decoración de su vehículo para celebrar la final

No faltaron los que hicieron del asfalto un ruedo improvisado y se dedicaron a torear el paso de los vehículos, que evidentemente entraban en el juego. Tampoco se ausentaron los que animaban a grito ‘pelado’ no a unos futbolistas, sino a toda una nación. Por último, y como si de un ‘Pepito Grillo’ se tratara, ni mucho menos se echó de menos a algún indigente que removía conciencias: «ha ganado España, ya mañana no habrá nadie en el paro, ya se ha arreglado todo y habrá trabajo de sobra…», todo ello también de viva voz.