viernes, 7 octubre 2022

La responsabilidad de un capitán

5 marzo 2012
Almería
José Ortiz

Ortiz Bernal es meticuloso con todos los detalles

Comparte esta noticia en tus redes

El 10 del Almería lo hizo muy bien durante el cuarto de partido en el que intervino

Jamás se le ha escuchado una palabra más alta que otra. Nunca ha querido ser protagonista, aunque no podía evitar ser el icono del ascenso soñado durante casi tres décadas. Será la camiseta de Juan Rojas, o será el antifaz que dibujaba con las muñecas vueltas cada vez que goleaba por su tierra, pero eso del carisma no lo tiene el que quiere, sino el que lo lleva puesto de manera innata y en cada faceta de su vida.

Ortiz Bernal es querido y reclamado por la grada, pero tampoco ha querido usarlo a su favor. Para él lo único válido es la buena marcha del equipo y su figura pasa a un segundo plano por mucho que la afición le recuerde que eso no tiene por qué ser así. Este domingo, y ante toda España por aquello de las cámaras de Canal +, volvió a suceder lo mismo y la ovación acompañó a las primeras zancadas del 10 pisando el césped de su estadio.

Jose corrió de lo lindo, regateó en desborde vertical, tiró alguna diagonal y chutó a puerta, todo ello con sensación de peligro permanente durante los 18 minutos más 4 de añadido que jugó; 22 en total, pero jugó. Lo hizo después de mucho tiempo -no importa cuánto, porque siempre será demasiado- y de varios vacíos en convocatorias. Era para estar satisfecho, pero recuerden que para él lo primero es el grupo, así que tocó todo lo contrario: «con la cara que se te queda después de las circunstancias que han rodeado a la derrota, pero contento con el trabajo del equipo, con las ocasiones que se han generado, y luego hay otros factores que no se pueden controlar, que son los que ha visto todo el mundo». Ojalá que como hombre respetado que es en este mundo del fútbol a Ortiz Bernal se le escuche y se le haga caso: «habría sido una jugada muy decisiva para el choque».

Si se le insiste con las preguntas sobre sus propias sensaciones entonces accede a hablar un poco de si mismo, y entonces cuenta lo que también todo el mundo ha visto, que Ortiz Bernal ha jugado «con muchas ganas en el rato que el míster estima oportuno; y como siempre dándolo todo, intentando cambiar el signo del partido». No es fácil hacer eso, y no hay nada que reprocharle a ninguno de los de camiseta rojiblanca, pero entraña enorme mérito no contar casi nunca y estar siempre como el que más: «hay que seguir luchando; uno entrena a tope para esto, para el momento en el que tengo que jugar estar bien, y aunque haya tenido muy pocos minutos a lo largo del año me encuentro bien».

La responsabilidad del capitán es un valor que se cuida en cada intervención pública como su físico se mantiene como el primer día en cada entrenamiento. Y encima se cuida y lo cuidan en casa. José Ortiz Bernal es la demostración de que se es futbolista dentro y fuera del terreno de juego, y ejemplo de todos los valores positivos que el deporte aporta a la vida, con la humildad el primero. A seguir trabajando, capitán: «no queda otra».

Deja un comentario

Un comentario

  1. Desde la Peña Sotanillo Ortiz Bernal, os damos la enhorabuena por éste fantástico artículo. En él se descibe a nuestro capitán y lo que este domingo todos comprobamos… HAY CAPIÁN PARA RATO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*