lunes, 6 febrero 2023

La historia tendrá que esperar porque el Almería no ambiciona ganar en Soria

18 noviembre 2012
Almería
Empate sin goles entre el Numancia y el Almería en la Liga Adelante

Raúl García con Natalio encima (www.cdnumancia.com)

Comparte esta noticia en tus redes

Empate a nada tras un planteamiento de equipo chico contra un CD Numancia muy inferior a la UDA

Sin dominador claro en el primer tiempo, el conjunto de Javi Gracia daba la sensación de sentirse cómodo sobre el césped de Los Pajaritos, demostrando más empaque que el equipo de Pablo Machín con el paso de los minutos. De hecho, cuando se decidía a tocar el balón de lado a lado rompía la defensa numantina, así como cuando había algún pase de tiralíneas entre los zagueros rojillos. Quizá un poco más de posesión tuvo el Numancia, pero infructuosa y apenas sin llegadas, si bien es cierto que los rojiblancos sacrificaban demasiado a Ulloa cayendo a banda o bajando al centro del campo. Así, la velocidad y la sorpresa de cambios de posición de los tres estiletes supuestamente situados detrás del ariete argentino eran las principales bazas para llevarse el partido. Aleix entregado, Aarón más fuera del partido y Carlos Calvo poco decidido debían asumir la carga.

Quedaba claro que hacía falta un paso al frente que debería darse en la segunda mitad si es que se quería ganar el choque, algo que no sucedió para nada en los primeros compases, puesto que se continuaba dejando a ocho o nueve efectivos por detrás del balón y así es difícil sorprender. El planteamiento era para no perder ni el partido ni la cabeza y amarrar cuando menos el empate, con dos líneas de cuatro muy juntas esperando una salida por las alas, siempre previsible y fácil de anular por parte de los de Machín. El balón era totalmente local y el conformismo visitante. El Almería parecía firmar las tablas, dando por bueno seguir puntuando aunque sea de uno en uno y desechando su papel de grande de la categoría casi todo un partido completo ante un rival inferior. Esto fue así hasta cumplida una hora del choque, momento en el que un larguerazo de Casquero, segundo palo del talaverano en dos partidos consecutivos, despertó algo al favorito para el ascenso, pero no lo suficiente.

Nada tuvo que ver con el planteamiento el primer y casi único disparo de Juanjo a los 50 segundos del pitido inicial, escorado a la izquierda y desde el borde del área, sacado por Esteban por encima de su travesaño. Los rojiblancos llegaban pero no pegaban, faltando el último pase  en algunas ocasiones o la decisión del remate en otras. Así, un balón suelto dentro del área en el minuto 13 no fue rematado por un indeciso Carlos Calvo. Ulloa caía y caía a banda, y los medios centros tenían presencia, con un pase magnífico al hueco entre los zagueros por parte de Casquero al que se adelantó un atento meta Herrerín ante la fulminante llegada de Aleix Vidal en el 14. Aarón, de seguido, puso un centro al que no llegó de nuevo Calvo sólo en el centro del área, esto antes de que Herrerín fuera de nuevo protagonista deteniendo el disparo de Verza en el minuto 18 tras pase atrás de Rafita tras una buena internada. El oriolano la ajustó a la cepa del palo pero el guardameta reaccionó muy bien.

Mientras tanto, por el bando local casi no se aportaba nada en ataque, y se limitaba a pedir dos penaltis no concedidos y supuestamente cometidos sobre Juanjo y sobre Natalio en los minutos 22 y 37. Entre ambas jugadas, dos ocasiones más para los azules del Almería, con Rafita sirviendo a Carlos Calvo en el 32 y con Raúl García internándose en el área y disparando en el 33, con buenas intervenciones de Herrerín ambas veces. La primera parte murió casi a balón parado a cargo de Julio Álvarez, capaz de templar el cuero como pocos en esta Liga Adelante. El venezolano llegó a sembrar algo de incertidumbre con sus pelotas siempre complicadas para Esteban pero que no tuvieron rematador, salvo un rechace que volvió a resolver sobre el larguero el asturiano. Las sensaciones, tan socorridas cuando no hay otra cosa que echarse a la boca, no eran del todo malas porque se percibía que con un poco más se ganaba sin problemas.

La segunda mitad se abría como un rato para la esperanza, y más cuando Carlos Calvo quiso emular a Juanjo e hizo un disparo parecido al suyo en el segundo 50 de la segunda parte. Pero no llegó ni a espejismo, y con el balón, que se marchó fuera, también se fugaron de Los Pajaritos las expectativas de un triunfo a la historia. Y no es que el Numancia hiciera algo, que no hizo nada, sino que el Almería jugó como un equipo chico, temeroso de no se sabía muy bien qué, ya que del rival no podía ser. Acumulación de jugadores detrás del balón, algún patadón para que Ulloa se reventara corriendo, y dos líneas prietas de cuatro conservando el resultado desde el silbido de arranque de esos segundos 45 minutos. Nada pasó, salvo el tiempo, hasta que en el minuto 60 llegó el único contraataque bien hecho de todo el partido, conducido por Aarón y concluido por Casquero. El talaverano por poco arranca la portería de su sitio por la virulencia con la que la pelota golpeó en el travesaño de Herrerín.

Esto pareció animar un poco más al equipo de Javi Gracia, que se estiró  tímidamente y llegó algo al área contraria, como por ejemplo con un chut taponado por la defensa a cargo de Aarón desde dentro del área tras pase de Aleix Vidal. El navarro dio juego a Abel Molinero por Carlos Calvo, pero no era un partido para el madrileño, ni para Aarón, ni para Aleix, y ni mucho menos para Ulloa. Era un partido para guardar, y se demostró con el segundo y último cambio ya en el minuto 85 con la salida de Jonathan, mera sustitución de piezas, como el anterior, porque el sacrificado fue Aarón. El Numancia tampoco se concedió ninguna alegría, y a Natalio lo sustituyó el ex del Atlético de Madrid, Cedric, que sí dio un poco de vida al inexistente hasta entonces ataque soriano con un centro chut en el 81 despejado de puños por Esteban. Entonces fue el conjunto de Machín el que se animó, pero únicamente con Julio Álvarez tirando una falta casi desde su casa y poniendo algún que otro balón parado al interior del área. Al menos la defensa no se iba a dejar sorprender, con un Almería imbatible pero totalmente romo arriba por una falta total de ambición.

Los datos para conformarse y no pensar demasiado en una clara oportunidad perdida son que la UDA sigue siendo tercera, ahora a cuatro puntos del Elche, que sí ha ganado, y a dos del Girona, que sigue asombrando, y se mete un punto más a los puestos de fuera de la promoción tras la manita del Sabadell al Recre. Hay seis puntos de colchón y siete con respecto al próximo rival, el Murcia, al que ya se ganó en la Copa del Rey y en la pretemporada, pero eso es otra historia. Además, las dos últimas visitas a Soria acabaron en derrota, y la última vez que se empató en Los Pajaritos el Almería ascendió. Por último, es el cuarto partido consecutivo en el que no se recibe ningún gol, siendo los dos últimos en Gijón ante el Sporting y para perder. El conjunto rojiblanco es fiable, pero existen razones para creer que se puede buscar algo más, y  sobre todo en choques como éste en los que el rival se retrata claramente inferior. Se sigue sin ganar al Numancia en su estadio.

FICHA TÉCNICA:

CD Numancia: Herrerín; Malón, Regalón, Juanma (Jaio, min. 79), Satrustegui; Nagore (Antonio Tomás, min. 45), Sunny; Natalio (Cedric, min. 77), Julio Álvarez, Bedoya; Juanjo

UD Almería: Esteban; Rafita, Mejía, Trujillo, Raúl García; Verza, Casquero; Aleix Vidal, Aarón (Jonathan, min. 85), Carlos Calvo (Abel Molinero, min. 73); Ulloa

Goles:

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Colegio Vasco). Mostró cartulina amarilla a Satrústegui (min. 27), Juanma (min. 31) y Antonio Tomás (min. 90) por parte del CD Numancia y a Aarón (min. 23, acarrea suspensión), Mejía (min. 80) y Diego García (min. 90, en el banquillo) por parte de la UD Almería

Incidencias: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada del campeonato de la Liga Adelante disputado en el estadio de Los Pajaritos ante unos 2.000 espectadores. Terreno de juego en buen estado y ambiente gélido, con el Almería vistiendo su tercera equipación, con pantalón y medias blancas y camiseta azul con una franja horizontal blanca en el pecho

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*