miércoles, 24 julio 2024

La despedida de verdad de Esteban es ante el público del Almería y Corona aún espera

20 mayo 2014
Almería
UD Almería Liga BBVA Real Oviedo

Manteo de los compañeros UDA (Foto: JL Matarín)

Comparte esta noticia en tus redes

Vídeos: el portero agradece el paso a Alfonso García y el medio explica de su situación con la UDA

Están todos los aficionados citados este miércoles, porque lo que sucedió en el postpartido ante el Athletic, el último de la era Esteban bajo los palos rojiblancos, estuvo muy bien pero fue únicamente de un ámbito, el institucional. Es bueno que una directiva completa despida con honores a un mito que ha querido irse porque añora su casa, pero lo auténtico es la conexión que ese mito ha conseguido con la grada. Se abrirá la tribuna con acceso por la puerta 2 del estadio, y los seguidores de la UDA accederán para compartir un último rato con su ídolo. La página oficial de la entidad rojiblanca así lo adelantó durante el día de resaca de la permanencia, y será un modo de cumplir con el deseo expreso del portero que ha entrado a formar parte de la historia del fútbol de esta provincia por méritos propios.

No había quien impidiera una invasión de campo, y Francisco no guardó un último cambio para él, para que se despidiera en juego. Julián Cuesta se quedó sentado en el banquillo, y Esteban hizo en el tiempo de descuento una más de las suyas, un paradón que amarró un punto que para esas alturas era totalmente innecesario. Acabó el último partido de la Liga BBVA, completamente disputada, de principio a fin, por un asturiano de récord, y lo que sucedió después impidió que el acto de la entrega de la metopa oficial se realizada en el exterior, con la gente. Al guardameta le quedó esa espinita clavada, la de estar con la gente, en masa, aunque fuera manteado por sus compañeros y pudiera compartir su emoción con un nutrido número de hinchas.

Entre los que más lo sintió estaba otro mito, Corona, el capitán, el sí sustituido en un minuto que todos los que aman al Almería no quieren que pasen a formar parte de la historia también. Era el 78 cuando un grito de Rey León del talaverano, ante los Leones de San Mamés, resonó a pesar de que la grada entera lo ovacionaba puesto en pie. En el camino hacia la banda dio unos cuantos pasos que ojalá que no sean los últimos vestido de rojiblanco, y una vez en ella asió fuertemente el cuello de su amigo íntimo, de Soriano, al que dejaba el sitio en el campo, y le hizo una revelación que entre los dos va a quedar para siempre. Miguel Ángel ha estado ahí, dando la cara cuando no jugaba porque le míster así lo creía oportuno, pero sobre todo, como ya ha hecho en más de una temporada, hablando sobre el césped cuando había que sacar las castañas del fuego. Con él titular el Almería se ha salvado, así de claro, y quizá aunque sea solo por ese pequeño detalle no tendría que estar esperando a que el club lo llame para renovar.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*