domingo, 29 enero 2023

El voleibol es la excusa para la amistad y los valores según el gran Moisés Ruiz

19 noviembre 2012
Almería
Son muchos los almerienses que recuerdan a Moisés Ruiz en Almería mediante el voleibol

Muchas vivencias se dan cita en esta foto de familia

Comparte esta noticia en tus redes

Kiko González organiza el reencuentro de las generaciones de Almería que unió Moi mediante el voley

El escenario no podía ser otro que el pabellón que lleva su nombre. El voleibol, el deporte en general, la juventud en particular y su pueblo, Alboloduy, fueron su razón de ser, y sus amigos y su familia su razón de seguir vivo. Su legado, el mejor palmarés de la historia del voley en España. Él lo inventó para esta provincia, y varias generaciones de jóvenes lo han disfrutado y lo seguirán disfrutando, si bien las nuevas no lo conocieron en persona. Pero Moisés Ruiz debe ser patrimonio de Almería y por muchos años que pasen su ejemplo no se apaga sino que brilla aún más.

Sin demasiados kilos de más, sólo los necesarios para madurar con el modo de vida almeriense, un nutrido grupo de veteranos voleibolistas de rojo y de negro se midieron sobre la pista con una red de 2,43 metros de por medio. Abrazos y risas, disfrute pleno de un rato de deporte bien entendido, como método de unión y de diversión, fueron la tónica general sobre la cancha. Nada más y nada menos que 10 años de recuerdos y vivencias puestos al día, mismo tiempo que Moi lleva buscando allá donde esté hacer felices a quienes se le pongan por delante.

El acto, sencillo y emotivo, comenzó a las 16.00 horas y no podía ser de otro modo es inicio que con un vídeo en el que se recogían muchos momentos inolvidables de su figura. A esto siguió que el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Almería, Juan José Alonso, hiciera entrega de unas placas conmemorativas a los hijos de Moisés. En ellas está marcada la huella imborrable de su padre, que no es otra que una honda marca en la vida de todos los que fueron sus amigos. De ahí ya se pasó a que los antiguos jugadores se vistieran de corto para revivir viejas hazañas y grandes tardes de voleibol.

Todo esto finalizó con una cena de todos los asistentes en la discoteca Cibeles, en la que continuaron los recuerdos entre un gran ambiente, una vez que la mayor parte de los participantes había animado desde la grada a Unicaja en su victoria de Superliga ante el Vecindario. Sin duda, esa era una buena muestra de lo que Moi regaló a su provincia, que ha viajado por toda Europa luciendo nombre con el deporte como medio y que es la más importante del país en el mundo del voleibol. El talento ha sido la base fundamental, y después la complicidad, el compañerismo, la deportividad, el esfuerzo y la diversión.

A este evento acudieron los jugadores y el cuerpo técnico con los que se consiguió el ascenso a la máxima categoría, los fantásticos Eduardo Fernández, Leandro Becerra, Guillermo López, Kiko González, Manolo Berenguel, Pepe Torrecillas, Pablo González, Francis Fernández, Javier Yuste, Juan José Cano, Manuel Cortes, Antonio Orta y Mª Ángeles Ramírez. Además hubo una amplia representación de jugadores y técnicos que han militado en División De Honor y en equipos Campeones de España en Categoría Juvenil, casos de Charly Carreño, Jesús Sánchez Jover, José Antonio Martínez, Fernando Martínez, Antonio Domene, Pedro Collado, Javier Navarrete, Rafa Fernández, José Maqueda, José René, Francis Segura, Fortu Sánchez, Alex Batista, José Luis Ventura, Miguel Ángel Herrero, Francisco, Juanjo Sáez, Antonio López, Manuel Ortiz, Viedma y Miguel Ángel Mas.

Su mujer, Adeli Valverde, junto a sus hijos Dani y Adeli Ruiz, estuvieron también arropados por muchos compañeros y amigos, entre los que se encontraban Toñi Contreras, Joaquín Conde, José Ramón Chicano, Fabio Ramírez y Antonio de Pablos por nombrar a unos pocos. Todos con Moisés muy presente, puesto que fue la estrella invitada y nadie muere cuando hay tantas mentes que lo recuerdan al mismo tiempo. Entre todos los pensamientos individuales se construyó una imagen fiel a su persona, y resulta que esa imagen no paró de sonreír en todo el día, como no paró de hacerlo en vida. Y en el fondo, un emocionado ‘muchas gracias, Moi’.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Un comentario

  1. Muy buenas, Kiko Gonzalez, osea, yo, no fui el único que organice el evento, fue la suma de muchas personas las que hacen posible esto, ni siquiera fui yo el que coordiné todo, fui solo una persona que echó una mano más para poder pasar una tarde emotiva, alegre y deportiva. Un gustazo el compartir ese dia con los amigos de toda la vida y con Moises, desde arriba, como testigo directo.
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=9gH6ICCX8uo

    Ahi os dejo el video que hizo otro amigo y que nos encantó a todos.

    Un abrazo.

    Kiko.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*