viernes, 1 diciembre 2023

El roble Esteban contra el Sporting vive un derbi y ve el Celta de Copa igualado

19 octubre 2012
Almería
El portero de la UD Almería nació al fútbol en el Real Oviedo y es rival del Sporting de Gijón

Esteban vuela hacia un balón lanzado de falta por Corona

Comparte esta noticia en tus redes

Nacido al fútbol como oviedista, el portero siempre vive de una manera especial la visita a El Molinón

Para quien no lo sepa, Carbayón en el aumentativo de carbayu, que significa roble en bable, y a su vez es el nombre que recibe un árbol de esa especie, centenario, que estaba situado en la calle de Uría de Oviedo. Su porte le hizo un símbolo de la ciudad y su influencia llegó hasta incluso dar un gentilicio a los ovetenses. Esteban nació en Avilés, pero al fútbol llegó vestido de carbayón y ese es el color de sus amores. Después su profesión lo ha llevado por muchos rincones, pero no a Gijón, que visita como futbolista únicamente como rival. El Poli al CF, el Betis al Sevilla, y el Oviedo al Sporting, así se miden las rivalidades.

Pero en todo caso, y volviendo al principio, Esteban es un roble que ha plantado el Almería ante su portería, frondoso y robusto, del porte del Carbayón ovetense y reconocido en toda España siempre y más aún tras su última actuación, y que es capaz de bromear con su toma y daca con los sportinguistas. Lo que tiene claro es que a día de hoy no se cambiaba por ellos: «para nada; nosotros podemos ir a Gijón este sábado en una situación idílica en cuanto a puntos y con la posibilidad de dejar a un rival a mucha diferencia cuando estamos en pleno mes de octubre». Ambición como parte fundamental del fútbol, y sin nada que ver con rivalidad: «tenemos mucho botín que conseguir en Gijón, y nadie esperaba que el Sporting estuviera en esta situación a estas alturas mientras que nosotros estamos donde queremos, o sea, posibilidades en un buen escenario, de dar un golpe de tres puntos y además de autoridad, de estos partidos que si tú ganas se hablará de ti durante mucho tiempo».

Una cosa no quita a la otra, y confiesa admirar la manera de vivir el fútbol que existe en Gijón: «lleva mucho run-run esa ciudad, de mucha masa social, que vive por y para el fútbol, esté en Primera o esté en Segunda el fútbol allí es el tema de cada día y no están pasando por buenos momentos, de ahí su clasificación». Si el Almería es listo, sabrá «jugar con eso». La actitud futbolística del público de el Molinón puede ser buena aliada del cuadro de Gracia: «sabemos que va mucha gente, pero igual que te animan cuando las cosas van bien, son gente que exige y no sé si todos los futbolistas de allí estarán preparados para esa exigencia, que es desagradable». Ni más ni menos quiere decir que «cuando van mal las cosas… se suele decir que a río revuelto ganancia de pescadores, así que vamos a ver si llegamos allí a hacer nuestro partido, ganamos y nos traemos la alegría y que los problemas se queden allí».

A él, lo de siempre. Los pitos le aguardan: «no lo dudo, pero eso es el fútbol; si eres de un equipo como soy del Real Oviedo y juegas con el Sporting es lo normal, pero me da igual, ya que lo que quiero es que mi equipo gane, que nosotros mejoremos un poquito en alguna cosa y mantegamos los resultados que estamos cosechando y ganar». Admirable su naturalidad para afrontar esta situaciones: «al final es normal que la gente se meta conmigo porque yo soy del Oviedo, qué le vamos a hacer, pero no pasa nada». En todo caso no estará solo, ya que también poblarán las gradas rojiblancas su familia y sus amigos, que son incontables. Es más fuerte la presión que en otros lugares, pero en todo caso, «cuando vas a otros campos también te dicen, y los futbolistas somos parte de un espectáculo donde la gente juega su papel y no pasa nada».

Con respecto a las cosas que mejorar, Esteban también ha percibido lo mismo con lo que titulaba almeria360 el partido de Copa: «jugamos muy bien y al Alcorcón vamos a verlo en Liga; lo de ayer es buenísimo porque estamos en octubre y casi todos hemos jugado 180 minutos de competición oficial». Eso está bien «porque somos una plantilla corta que vamos a ser todos necesarios y vamos a ver si todos llegamos a ser útiles». Sabe el portero rojiblanco que «cuando compites te sientes útil e importante, y la Copa te da eso». Si a esto se suma que «a partir de ahí nos podemos ir con agrado de la afición, bien, pero que nadie olvide que llevamos 20 puntos, que parece que los 20 puntos nos los han regalado en el bingo, cuando los 20 puntos los hemos conseguido nosotros». Es evidente que «nos hubiese gustado jugar bien, luego que me gustaría sacar de puerta, tocar y tocar y llegar a puerta y meter gol, sí, pero si no puedes y ganas, bienvenido; al final, en fútbol el que más y el que menos somos todos resultadistas».

El modelo Barça «ha hecho mucho daño al fútbol en el buen sentido de la palabra, porque querer imitar o ser todos como el Barça… no todos tienen las posibilidades del Barça, así que creo que hay que saber adaptarse a lo que tú tienes, a lo que eres y lo que quieres; tú no puedes luchar con unas armas que a lo mejor no se corresponden con la guerra a la que tú vas». Algo ha sucedido en el entorno del Almería desde una fecha concreta: «lo que noto es que algunos desde el partido del Sabadell hasta hoy no ha visto más Liga; vivimos de los defectos que teníamos el día de Sabadell, y resulta que hemos jugado no sé cuántos partidos oficiales, metido 16 goles y encajados 3, pero de Sabadell hasta hoy no interesa, interesa sólo hasta el partido de Sabadell, que encima llevábamos nueve puntos».

Por último, correspondía valoración de la eliminatoria de Copa ante el Celta, una de sus antiguas casas, complicado, «sí, pero dentro de esos rivales que nos podían tocar, sobre todo teniendo al Madrid en el horizonte, deportivamente lo veo bastante igualado y creo que para nosotros es ambicioso el proyecto, ya que si pasamos viene aquí el Madrid, que te asegura una gran taquilla; sacaríamos algo importante en la Copa y lo único es el viaje, pero mantiene a la gente en competición hasta diciembre y hay que sacar siempre lo positivo de las cosas». Venganza puede ser en cierta medida, «lo que pasa es que yo me cambiaba por ellos; están en Primera, nosotros cuando fuimos allí íbamos segundos y al descanso casi de broma me decía el utillero que si firmábamos el empate; nos ganaron, empezamos hacia abajo allí y ellos hacia arriba y a ganar partidos».

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*