lunes, 22 julio 2024

El nivel de exigencia de Piero Molducci es digno de ganar la novena Superliga

27 octubre 2012
Almería
El técnico italiano no quiere que los jugadores de Unicaja se relajen

Molducci quiere a los suyos como auténticas máquinas

Comparte esta noticia en tus redes

Desde su vuelta a Unicaja al final de la pasada campaña la obsesión del italiano es minimizar errores

«El objetivo es siempre ganar». La idea de Piero Molducci es casi su modo de vida. Entrenador del aspirante Unicaja Almería, el técnico transalpino sabe que no caben concesiones porque el voleibol es un deporte muy técnico. Su parte, la de jugar su particular partida de ajedrez contra el técnico contrario, se encarga de hacerla sin dejar ningún cabo suelto y moviendo sus piezas con maestría. De ejecutar se ocupan sus jugadores, moldeables en sus manos y en las de Enrique de Haro, que los hace más fuertes, rápidos, ágiles y flexibles. Sus mediciones de los encuentros las formula por grados de dificultad, y él habla siempre del nivel exigible. En cuanto a este fin de semana, y en ese sentido, sabe que debe aumentarse respecto a la semana pasada, pues UBE L’Illa Grau está llamado a ser uno de los animadores de la Superliga.

El italiano tiene todas las lecciones aprendidas: «viene ahora un equipo mejor que Zaragoza, más o menos como Ushuaïa Ibiza Voley yo creo, por lo que no será extremadamente complicado pero lo importante es ver si nosotros jugamos como tenemos que hacerlo». Los ahorradores juegan fuera, hay muchas horas de viaje en el mismo día del partido y los graueros, tras caer en la primera jornada ante Vecindario ACE Gran Canaria en su casa, querrán ofrecerle la primera victoria del curso a su afición y seguir la racha después de ganar en el tie break a CV Vigo. Molducci atenderá a las posibles sorpresas:  «L’Illa Grau para mí es nuevo porque la temporada pasada no llegué a jugar contra ellos y en esta temporada en cada una de las jornadas ha sacado una alineación diferente». Una vez puesto en materia, el técnico ha encontrado datos suficientes y destaca a varios de sus jugadores: «sé que juega Carlos Baos, el colocador Iñaki Bescós, que es bueno, el opuesto Pavel Kukartsev que va bien, unos centrales que estuvieron en Almería como son Jefferson Rivera y Mohamed Waddance; el equipo no es importantísimo como puede llegar a ser Teruel o nosotros, pero siempre es complicado y no va mal, hay que andarse con cuidado».

En esa línea, el entrenador de Unicaja es consciente de que la historia será muy diferente al partido ante Zaragoza, que debe de olvidarse lo antes posible para evitar relajarse: «es diferente al que se vio en Vera el sábado; este será más como Ibiza, la concentración tendrá que ser buena porque tienen un equipo que si tú juegas al 75% pierdes». Sobre todo en los desplazamientos, el italiano sabe que si se baja la concentración o el nivel de juego les puede llevar a perder algún partido y, por lo tanto, descolgarse de la parte alta de la clasificación: «esta visita, como la que fue a Ibiza o la que será a Sevilla, son partidos trampa porque si el equipo juega al 80-85% gana, pero si juegas con un nivel inferior a esto te pueden ganar». Esto se irá acrecentando a medida que avance la temporada, puesto que los equipos van cogiendo la forma y están más rodados, además de que hay más materia para poder analizar al rival.

De momento, la clasificación va como esperaba Molducci: «pienso que Teruel, nosotros y Soria estaremos siempre arriba, pero también hay otros equipos como Cajasol, Vecindario o L’Illa Grau que pueden llegar a sorprender». Su lectura de lo hecho hasta ahora es positiva: «el balance de Unicaja hasta la fecha es bueno; estamos entrenando ahora mucho y va bien, van progresando los jugadores, que están dando lo que esperaba de ellos; algunos como Andrés Villena yo pensaba que le iba a costar más adaptarse a la Superliga y no ha tenido ningún problema y los demás los conocía, así que bien». Caso distinto es el de los juveniles, Carlos Felipe González y Alejandro del Águila, que tuvieron minutos ante Zaragoza y en ocasiones fueron los que llevaron el peso del equipo tanto en el segundo como en el tercer set que se jugó en Vera: «los juveniles son juveniles, juegan cuando el partido no tiene complicaciones, pero también digo que van progresando a pesar de que el cambio de juvenil a la máxima categoría sea grande porque te permiten menos errores, pero para eso estamos, para ayudarles».