miércoles, 28 febrero 2024

El Mirandés se siente de Champions ante un Almería que le regala un gol y el partido

13 abril 2013
Almería
UD Almería visita al Mirandés y pierde el puesto de ascenso directo a la Liga BBVA

Fernando Soriano pelea un balón (Foto: Titos, web UDA)

Comparte esta noticia en tus redes

Error de bulto de Pellerano en el 1-0 ferroviario tras el que se tiran a la basura tres cuartos de choque

Una cosa es ser superior y otra lo que define al Almería respecto al Mirandés, pero el fútbol está compuesto por muchos ingredientes que van cocinando un partido, y por errores evidentemente humanos que hunden naves. Además, si la diferencia de nivel técnico incide en una intensidad más baja que la recomendable, el lío está montado y el fracaso viene de camino. Nada menos que tres cuartos de encuentro fueron de tran-tran para los vestidos de azul en esa ocasión, a pesar de que saltaron al campo metidos en el partido y en el papel de aspirantes a ascender de manera directa, sin dejarse sorprender y con llegadas que rondaron el gol pero que no fueron aprovechadas.

Así fue hasta llegado el primer cuarto del choque, cuando un balón que parecía que Pellerano había terminado por manejar bien tras el bote, fue puesto en bandeja por el argentino a Díaz de Cerio ante la perpleja y desesperada salida de Esteban. Un antes y un después marcó ese punto de inflexión, y el Almería desapareció sin más, trasladando la sensación de agotamiento quizá no tanto físico como sí mental. No estaba Corona, sancionado, y no había fuerza. El Mirandés, agradecido del regalo en su gol, no se acercó más a Esteban en la primera parte, pero conforme avanzaba la segunda y se daba cuenta de que la UDA no corría sino que caminaba se creció de tal manera que pudo haber ganado más claramente y hasta se gustó con su fútbol industrial ante todo un aspirante a Primera División.

La chispa del inicio se apagó de un soplo con el 1-0, y eso es algo que un equipo grande no puede permitir bajo ningún concepto. Al Almería se le debería ganar por juego y empuje, pero no por incomparecencia y fuga de brillantez. No es menospreciar al rival, que fue un justo vencedor del partido, pero el respeto al adversario no puede darle tantas alas a un equipo metido en el descenso que no tuvo que hacer nada en la primera parte y muy poco en la segunda para quedarse con tres puntos de oro para ellos y de hojalata para los almerienses, que pierden al menos dos puestos en la clasificación tras este traspiés no inesperado, porque se puede perder ante cualquiera, pero sí incomprensible porque se trasladó a la afición que no se sabía la importancia de haber logrado el triunfo.

Lo más claro para la UDA, y lo único hasta el casi el final, fue una segunda jugada de Falque, que hizo un bonito empalme desde la frontal para que se luciera el meta Goitia en el minuto 9. Además, el portero local estuvo flino reaccionando a dos testarazos, el segundo a bocajarro de Christian casi bajo palos acto seguido. Desde ahí y hasta el gol ferroviario sólo se puede sumar un volea muy alta de Aleix Vidal y seis saques de esquina a favor en 20 minutos, prueba de que se transitaba bien en busca de los tres puntos. Pero lo fatídico iba a aparecer en el 21, cuando un balón dividido y aparentemente no demasiado complicado para Pellerano acabó con una cesión corta a Esteban que se convirtió en pase para mano a mano de Díaz de Cerio. El 1-0 caía y poco a poco el Almería se difuminaba.

Antes del descanso hubo un centro demasiado atrás para Charles, que intentó una media chilena en el minuto 37 y que fue seguida del teatro de Iribas simulando una patada en la cabeza. No hubo amarilla, como sí llevaban los dos medios centros rojiblancos desde el 15 y el 35, lo que ponía en claro riesgo de expulsión a uno de ellos por como se estaba poniendo el encuentro. Díaz de Cerio volvió a intentarlo en el 39 de cabeza, pero no supuso un gran peligro para la portería de Esteban y los jugadores ganaban el túnel de vestuarios. La segunda parte debía ser, por obligación, de cambio radical, creyéndose una verdad incontestable como es la de que se es superior al Mirandés antes y después de haber perdido, pero la fe se quedó en la caseta y el equipo burgalés creció a medida  que se percató de que el Almería sólo tenía de Almería el nombre.

No fue hasta el minuto 57 cuando por fin se pisó terreno de premio, con Iago Falque, pero en el mismo minuto, y queriendo recordar que iban por delante en el marcador, los de Carlos Pouso, probaron a través de Iribas. A él le siguió Ruper desde lejos en el 59, y para ese entonces el equipo local ya presionaba y mandaba en un partido que estaba como quería. Su disposición táctica era suficiente ante la carencia de ideas y de empuje de la UDA, y encima Pellerano seguía como un flan, perdiendo un balón en el centro del campo en el 63 que concluyó con tiro fuera de Muneta tras una buen ataque del Mirandés. Sólo se amagaba con llegar, pero no se llegaba, como con Falque en el 70, mientras que Iribas sí que lo hacía en el 74. Sencillamente no se tiraba a puerta, hasta que entró Rubén Suárez, que quiso echarse al equipo a cuestas sin demasiada fortuna. Disparó alto en el 76 como único testimonio junto a un intencionado chut de Carlos Calvo en el 83.

Eran los dos reservas que utilizó Javi Gracia, que no sacó a Chumbi ni a nadie más. De hecho, al madrileño le dio cancha por Christian a falta de doce minutos, y en ese tiempo no se actuó con tres defensas porque antes se había tenido un total de cinco con Verza de central. El oriolano siguió muy retrasado en el campo, y otra ves el cuadro de Pouso, sorprendido ante las facilidades, buscó cerrar el resultado. En el minuto 86 de hecho Esteban salvó a los suyos haciendo un paradón al recién incorporado Pablo Infante, único jugador nacido en Burgos de los que había sobre el terreno de juego, y Díaz de Cerio demostró lo que realmente es marrando un pase de la muerte que era casi imposible fallar justo en el córner que concedió el asturiano con su paradón anterior.  Carlos Calvo lo buscó, demostrando mordiente, pero la única vez que acertó con las mallas se invalidó la jugada por un claro fuera de juego tanto de él como de Charles. Por cierto, el pichichi tenía que bajar al centro de campo para poder tocar el balón. En los cuatro de añadido se rondó el área chica, pero no se pegó a puerta, y el recuerdo del Sporting fue un fogonazo en el pitido final de Jaime Latre.

FICHA TÉCNICA:

CD Mirandés: Goitia; Garmendia, Raúl Caneda, Corral, Koikili; Antonio Martínez (Iván Agustín, min. 80), Rúper (Pablo Infante, min. 84); Iribas, Mujika, Muneta (Martins, min. 70); Díaz de Cerio

UD Almería: Esteban; Rafita, Marcelo Silva, Pellerano, Christian (Carlos Calvo, min. 77); Verza, Pallardó (Rubén Suárez, min. 62); Aleix Vidal, Soriano, Iago Falque; Charles

Goles: 1-0, min. 27: Díaz de Cerio

Árbitro: Jaime Latre (Comité Aragonés). Amonestó a Martínez (min. 15), a Caneda (min. 40) y a Koikili (min. 78) por parte del Mirandés y a Pallardó (min. 10), a Verza (min. 35) y a Rafita (min. 46) por parte del Almería

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de la Liga Adelante disputado en el Estadio de Anduva de Miranda de Ebro ante…espectadores, de los cuales cabe destacar la animosidad del público desplazado desde Almería. Buena temperatura y terreno de juego en perfectas condiciones. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en memoria del padre de Garmencia y del abuelo de Arroyo.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

2 comentarios

  1. El CD Mirandés juega casi con el mismo equipo de 2ªB; es lo que tiene gastar lo que se tiene y no lo que se desea.
    En la España «no industrial» el Mirandés juega a contracorriente y creo que eso merece un respeto. A lo mejor es más propio de la Bundesliga que de la «liga de los estrellados»

    1. Fútbol industrial no es negativo. Es más, nos descubrimos. Buena victoria, buen campo, buen público y buena filosofía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*