sábado, 24 septiembre 2022

El Almería no podrá contar con la Tita Enriqueta, sancionada por un año

9 marzo 2012
Almería
Tita Enriqueta

Este es el momento que sanciona la Comisión Estatal (FOTOARTE)

Comparte esta noticia en tus redes

A la prohibición de acceso a los estadios se suma una multa de 4.000 euros

Es cierto que la indignación pudo con la razón y que la Tita Enriqueta jamás debió de bajar a la zona restringida procedente de su fondo sur. Pero el penalti no pitado no sólo lo vieron todos los presentes en vivo y en directo y todos los telespectadores de Canal +, sino que hasta lo oyeron los aficionados más ‘cercanos’, dentro de lo que eso es posible en el Mediterráneo, al terreno de juego. La patada de Beranger a Rafita fue sonora, además de visible.

Ella, que ha acumulado ya alguna vuelta al mundo si suma los kilómetros que ha hecho con su gente siguiendo a su equipo por toda España, sintió rabia e impotencia, se le nubló el raciocinio y se ‘infiltró’ sin ser vista por nadie hasta que se detuvo junto a la cadena de la boca de vestuarios. Recorrió toda la extensión de tribuna, pero su cuerpo menudo le permite desplazarse con mucha celeridad. Precisamente por eso, por no ser interceptada a tiempo, al la UDA le cae una multa de 3.001 euros.

La Tita Enriqueta se cansó de penaltis pitados en contra que no son y de penaltis no pitados a favor que sí son. Se le vinieron todos los agravios a la cabeza, y ella los ha vivido en los estadios sufriendo con el equipo, y ya no atendió a razones. Bajó, se coló, corrió e increpó al cuerpo arbitral en su retirada a la caseta. Ese fue el momento de ‘máximo riesgo’ para los trencillas y para el policía que se protege de la ‘musculada’ señora con el escudo, tal y como muestra esta clarificadora imagen que nos ha llegado por gentileza de FOTOARTE.

En ella se aprecia que la integridad física de los ‘débiles’ hombres en retirada se ve seriamente amenazada. Vamos, que si no es por el escudo del ‘escuálido’ agente de la autoridad no sabemos qué podría haber pasado. Pero lo peor es que porta en su mano derecha un mazo de los que usa habitualmente para tocar el bombo y con él marcar el ritmo de la grada. Por ese peligro patente que a buen seguro hizo sentir miedo a los protagonistas agraviados por la acción de Enriqueta, a ella le han caído 4.000 euros de multa y la prohibición de acudir a espacios deportivos durante un año.

Sentimos la ironía, pero sin ella es incomprensible la dimensión del castigo, que por otro lado es cierto que debe de existir. La afición entiende que es una sanción desproporcionada a lo que realmente dicen los hechos acaecidos el domingo en el partido frente al Elche. De hecho, a través de la Peña Sotanillo Ortiz Bernal se dio a conocer en las redes sociales desde el mismo momento en que se comunicó a la interesada y las reacciones no han cesado desde entonces.

La Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte dictó ayer las resoluciones entre las que se incluye la de la Tita Enriqueta, publicadas en una información disponible en la página web del Ministerio del Interior. Este es el extracto (para leer la información íntegra pinchar aquí):

 —Multa de 4.000 euros y prohibición de acceso a cualquier recinto deportivo por un período de 12 meses a una aficionada identificada quien, en el partido U.D. Almería, SAD – Elche C.F., SAD, invadió el terreno de juego, mientras el trío arbitral se dirigía a los vestuarios, con una maza de un bombo para intentar agredir al colegiado.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*