domingo, 27 noviembre 2022

El Almería mata anímicamente al Girona y se pone a pocos centímetros de Primera

19 junio 2013
Almería
El Almería ha puesto pie y medio en Primera División

Charles y Aleix se abrazan con la afición (Foto: J. Titos)

Comparte esta noticia en tus redes

Tres victorias de tres para la UDA, que pudo cerrar el ascenso tras detener Esteban un penalti catalán

La medida tomada de una manera escandalosa. Así se puede definir la supremacía almeriense en cuanto a resultados ante los gerundenses en lo que va de curso. Primero, en temporada regular se les venció tanto en la ida como en la vuelta; ahora, en promoción, se les ha vuelto a ganar en la ida dejando muy al sur el tercer ascenso de la categoría tras los de Elche y Villarreal. Encima, tras mucha más igualdad e incluso dominio catalán en las dos ocasiones anteriores, la tercera se ha producido con una solvencia y una fiabilidad casi alemanas por parte del conjunto de Javi Gracia. Se ejercía de favorito, y se actuó como tal, asestando un durísimo golpe moral a los de Rubi, que dieron la sensación de tirar la toalla por momentos. Simplemente el Girona no sabe como hacerle daño al Almería, y no hay más por mucho que lo intente.

El guión establecido previamente se cumplió a la perfección, y así el inicio del choque no podía ser de otro modo que de entusiasmo local, con facilidad de piernas e ideas claras ante la contención y el saber sufrir de los dorados y negros. Aclimatarse al entorno, saber manejar la situación de partido, defender cuando toca y atacar cuando se puede si es que el rival aprieta mucho, fueron las señas de identidad esperadas de una UDA con mucho oficio y con enorme inteligencia en el primer asalto de la final por el ascenso. No hay pájaras que valgan. Eso ya es pasado. Se puede ganar o se puede perder, pero si ocurre lo segundo no será por concesiones absurdas como ha pasado en tantos puntos que han volado y de los que muchos se acordaban en Villarreal. Ahora se ha mecanizado el oficio de vencer y se hace con naturalidad.

Una vez capoteadas las embestidas rojiblancas, con varios disparos pero sin ninguno entre los tres palos, ya se había alcanzado el minuto 25, y entre ese momento y el 30 la UDA generó más sensación de peligro que los locales todo el tiempo anterior. Cuando se tiene el balón habitualmente se maneja con criterio, y la distribución a las bandas recordó al Girona que el favorito era el Almería. El juego de tiralíneas  apareció por momentos y no fue permanente, ya que el cuadro local incomodaba lo suyo, pero además está la entrega de Soriano, que peleó y se inventó una jugada dentro del área que sacó Chus Herrera bajo palos cuando iba a caer el 0-1. No era cuestión de pegar a  secas sino de hacer daño con los golpes, y de eso en las filas almerienses se sabe mucho y no se duda en la ejecución.

En esas se salió en la segunda parte, con más parsimonia pero con una llegada gerundense nada más comenzar el asalto. Sin embargo, el KO técnico llegó desde una salida de córner local convertida en un contragolpe de la UDA conducido por Charles y Corona al primer toque. Cabeza del brasileño, uno, interior bombeado de Corona, dos, punta de la bota en vaselina del pichichi, tres. Así de fácil se hace un gol. Nada más y nada menos que 30 lleva el delantero en lo que va de curso, tres en la promoción. Era el minuto 50, y los 40 restantes fueron de un decaimiento local abrumador. Con todo, y a falta de un cuarto de hora, se encontraron con un penalti a favor que detuvo Esteban, y esa fue la puntilla virtual y psicológica que puede valer su peso en oro para decidir el ascenso. Encima, ya en la recta final y con la frescura de los cambios, el Almería pudo destrozar y no lo hizo.

Todo eso en la cronología del partido se resume con varias jugadas destacadas que inició Jofre en el minuto 5 chutando fuera tras conducir muy bien Felipe Sanchón. En el 14 llegaría un disparo desviado de José, que volvió a intentarlo en el 21, otra vez sin puntería. Al siguiente minuto de nuevo Jofre tuvo el punto de mira desviado, precipitándose tras un mal despeje de la zaga almeriense. Fue casi lo último porque los visitantes empezaron a estirarse y a abrir a las bandas, y esto sucedió en el minuto 25 cuando Gunino puso un centro muy tenso que sacó Becerra para que Aleix Vidal chutara potente desviando la defensa a córner. En el 26 Christian mostró la alternancia de bandas en los ataques, y Soriano apareció por arriba más tarde cabeceando con la mala fortuna de que Charles, sin querer, hizo de defensa. El maño la quería liar, y conectó en el 33 otro cabezado blando como aviso a lo que más tarde se inventaría.

Antes, en el 34 Jofre tiró flojo con Aleix tapando lo que podía en una jugada ensayada con saque de falta de Sanchón y devolución atrás de Tébar. Era el primer chut entre los tres palos y preámbulo de la más clara ocasión de la primera parte. Soriano peleó el cuero dentro del área peleándose con su par, tocando dos veces y buscando el hueco que finalmente encontró. La salida desesperada de Becerra no fue inconveniente, ya que el meta entró en el engaño de Sori, que en lugar de ponerla por arriba se la metió por abajo dirección a la raya de gol. Faltó un poco de fuerza debido a lo forzado de su situación, lo que permitió que Chus Herrera sacara bajo palos llegando un segundo antes que Iago Falque, que después cambió el sitio con Charles para rematar en el primer palo y de cabeza un servicio de Gunino tras apertura de Corona. Justo antes del final, Jofre pidió penalti de Verza por barrerlo en el área, pero exageró demasiado el vuelo y eso fue en su contra.

Comenzó la segunda parte con bastantes menos revoluciones por parte del Girona, que con todo y casi sin darse cuenta, sobe todo por la contemplación y poca actuación de la defensa de la UDA sobre el centro y posterior remate, se encontró con una volea tremenda de Juanlu arriba por poco desde el pico del área pequeña. Era el minuto 47 y esa fue la jugada telonera del único gol del partido antes narrado, que recordemos que llegó en el 50. Justo antes, y para evitar males mayores, a la esquina mandó el cuero Esteban ante un cabezazo bombeado de Tébar. De ese saque salió el contraataque mortal. Falque lo intentó desde fuera del área, y entonces comenzaron a volar Corona y Aleix Vidal. Fue un jarro de agua fría y Montilivi se petrificó, dejando que se escucharan los gritos de si se puede de la afición almeriense, que merece mención aparte por las dos noches seguidas en autobús para acompañar a su equipo.

Sin ritmo, y con un Esteban destrozando la ilusión rival, Sanchón chutó ajustado en el 61 para toparse con el asturiano, que había decidido echar el cierre a su puerta. Charles siguió la jugada y probó con picardía desde lejos, iniciando unos minutos sin rumbo local. El Girona estaba muy tocado, herido de muerte, sin ideas, por lo que tuvo que ser una jugada aislada la que parecía que le iba a devolver la fuerza. En el 29 hubo penalti claro de Gunino por manos, y con él la ocasión de engancharse otra vez no solo al partido sino también a la eliminatoria. Por ese entonces Corona ha había sido sustituido por la mayor contención de Mejía. Esteban se puso bajo palos y ante el esférico Felipe Sanchón, que vio hecha realidad su peor pesadilla cuando el gato despejó su lanzamiento. Ero lo que les faltaba para estar rematados del todo. Acuña, tocado físicamente, saltó al campo par apenas ni tocar el balón, y el Almería lanzó sus avanzadillas con Jonathan y Carlos Calvo muy frescos.

La eliminatoria podía quedar resuelta de un momento a otro, y Becerra hizo un paradón ante un disparo a bocajarro de Christian. En ese saque de esquina hubo hasta tres rechaces en boca de gol que no fueron para adentro, y es que el cuero no quiso entrar más. Con Esteban luciéndose en el minuto 77 por arriba, Carlos Calvo chutó desde muy lejos pero con mucha intención en el minuto 86, justo después de otro contragolpe de la UDA muy bien llevado por Jonathan, cuyo servicio a Aleix Vidal era medio gol. El tarraconense se acomodó y la colocó, pero Becerra se estiró muy bien para sacar la pelota. Era la cuarta clara y todavía quedaría una quinta,  con Calvo como protagonista cabeceando fuera otra contra llevada por Jony justo en el límite del tiempo. La desmoralización gerundense fue manifiesta y la comunión de jugadores y afición fue otra vez extraordinaria.

FICHA TÉCNICA:

Girona CF:  Isaac Becerra; José (Eloy, min. 69), Chus, Richy, David García; Tebar, Luso; Jofre Acuña (min. 58), Felipe Sanchón (Ion Vélez, min. 84), Juanlu; Gerard Bordas

UD Almería: Esteban; Gunino, Pellerano, Trujillo, Christian; Verza, Corona (Mejía, min. 62); Aleix, Soriano (Carlos Calvo, min. 69) Falque; Charles (Jonathan, min. 80)

Goles: 0-1, min. 50: Charles

Árbitro: Arias López  (Colegio Cántabro). Amonestó a Chus Herrero (min. 66) por parte del Girona y a Iago Falque (min. 12), a Corona (min. 38), a Christian (min. 55), Soriano (min. 68), a Gunino (min. 74) y a Esteban (min. 93) por parte del Almería.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de la final de la promoción por el ascenso de la Liga Adelante disputado en el estadio de Montilivi totalmente lleno ante … espectadores.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*