miércoles, 5 octubre 2022

El Almería manda a Casquero al paro y él se queda con el cariño de la afición rojiblanca

31 enero 2013
Almería
El Almería despide a Javi Casquero, que ahora busca equipo y podría ser de la Liga Adelante

Javi Casquero en la presentación del libro de Salva Moya

Comparte esta noticia en tus redes

El mediocentro quiere dejar claro que su intención era la de seguir y que queda ahora libre sin destino

En su última intervención como rojiblanco, ya que ha sido lo último que ha querido hacer como jugador del Almería, Javier Casquero ha insistido en que la situación no ha venido provocada por él, sino más bien lo contario: «mi intención era despedirme de una situación en la que siempre me he intentado mantener al margen y que no he provocado ni promovido en ningún momento; era seguir en el Almería hasta el último momento» Una vez dicho esto, ha asumido el desenlace de una historia poco amable para su trayectoria en el mundo del fútbol: «al final, las circunstancias se han dado así; el club cree que lo mejor es que salga del equipo y ahora mismo dejo de ser jugador del Almería; soy jugador libre para poder firmar por otro club y es una decisión que ha tomado el Almería, ya que no estaba contando lo que ellos pensaban deportivamente y en ese caso lo acato con la mayor humildad y respetando al máximo la decisiones del cuerpo técnico o club, los que hayan decidido que no siga aquí».

No ha querido mirar hacia ningún sitio para buscar culpables, pero al tiempo a dejado el poso de la procedencia de la decisión como algo determinante en toda esta historia. El resultado, en todo caso, no es un sentimiento de dolido, pero se le parece mucho: «vine con muchísima ilusión por un proyecto en el que creo firmemente, que el Almería va a ascender, y sin embargo no tengo la posibilidad en estos meses que restan de poder ayudar». Su decepción empezó a coger cuerpo allá por la Navidad: «el primer sorprendido fui yo, dejé muy claro tanto al club como al entrenador que yo no tenía ninguna intención de moverme del Almería, que quería luchar hasta el final por algo que creía y por lo que vine y que así ha sido hasta el último momento». Simplemente se queda con el apoyo de la hinchada: «sí que decepcionado, porque fui un fichaje que ilusionó mucho a la afición, me ha mostrado siempre un cariño inmenso, me siento agradecidísimo, por mi parte un diez al recibimiento que han tenido hacia mí, hasta el último partido, en el que salí a calentar cinco minutos, siempre han mostrado su apoyo y es algo de agradecer porque jugadores que están años en club no tienen ese recibimiento, ni mucho menos».

Si se busca leer entre líneas, en esas palabras va otro mensaje implícito, pero su expresión ha sido en todo momento la de intentar mantener el tipo. Eso sí, le da pena «no haber podido ayudar al equipo en estos meses que restan y que el Almería y la afición pudieran ver al verdadero Casquero y al que yo siempre quise intentar demostrar; pero, por una cosas o por otras, yo en lo deportivo puedo ayudar en todo lo que pueda, con mi trabajo y con mi esfuerzo, en lo que creo que he demostrado que soy un profesional en todo momento». Mirando a estos días, ha dicho que no ha querido hacer mucho ruido, «por eso mi negativa a hablar el otro día, porque no quería distraer la atención del partido con una noticia que pudiera ser mi salida, y me he mantenido al margen hasta que hoy creo que es necesario porque debo, a toda la gente que ha estado conmigo, a la afición y a toda la gente que me ha apoyado, me llevo muchas cosas de aquí, el cariño de mis compañeros con los que he mantenido una magnífica relación, me he adaptado fenomenal a la ciudad, me he adaptado y mi intención era la de ascender con el equipo y seguir aquí en Primera División».

Por si había quedado alguna duda, ha subrayado que no ha habido ningún problema ni con el cuerpo técnico ni con el vestuario: «mi relación con el entrenador ha sido cordial y de respeto en todo momento, con mis compañeros igual y con el club igual; entonces, son decisiones que se toman porque a lo mejor se creen que son lo mejor y yo las respeto y lo acato; a partir de ahora intentar seguir en otro sitio y desempeñar mi profesión e intentar ayudar en otro sitio».  Sale libre, y eso significa que para él no se cierra el plazo de ingresar en otro club con el fin del mercado de invierno: «al estar libre puedo ir a cualquier club e intentar ver la mejor opción; siempre he sido un jugador ambicioso e intentaré, en el proyecto que vaya, hacer algo que me motive para poder hacer un final de temporada y ayudar donde sea a que cumplan sus objetivo, al igual que cuando vine aquí, con máxima ilusión y humildad para poder ayudar». No tiene ofertas por la simple razón de que su intención ha sido seguir en el Almería: «no he movido ni he podido intentar algo con otro club porque, por mi parte, tanto yo como a mi representante le dije que no moviera nada porque hasta el último momento he intentado que mi situación deportiva cambiara y he intentado hablar siempre dentro del terreno de juego».

Es ahora cuando comienzan a moverse las cosas para él, porque «tengo la posibilidad de ir a cualquier sitio». No hay propuesta sobre la mesa y cogerá la que «sea ambiciosa para mí». Con derroche de caballerosidad sus últimas palabras han sido, en ese sentido, las siguientes: «creo que el Almería será uno de los puestos que estará para el ascenso, pero como ascienden tres, espero estar en un club que pueda subir al lado del Almería». En todo caso, no descarta marcharse al extranjero, porque sólo pido «jugar al fútbol y en algo que me ilusione».

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*