sábado, 21 mayo 2022

El secreto del ascenso está en el 21 del Mediterráneo

30 marzo 2012
Almería
Carlos García corta centro para Ulloa

Carlos García corta un centro dirigido a Ulloa en boca de gol

Comparte esta noticia en tus redes

Carlos García sabe que la clave está en el rendimiento de juego y resultados que el equipo dé en casa

El central barcelonés del Almería -dorsal 21, como los puntos que quedan en juego en el estadio- siempre tiene una lectura muy ajustada de los partidos y de las situaciones por las que pasa el equipo, disfrutando de visión de entrenador. No en vano, ya se prepara para ello, porque su vida es el fútbol. Las pasiones sólo le pueden sobre el césped, y no es extraño verle dirigirse a la grada pidiendo más y más ánimo cuando percibe que el empujón del público puede resultar definitivo. De hecho, siempre ha dicho que la afición tiene un papel más importante de lo que ella misma se piensa.

Pero donde no hay manera de verle perder la línea de la tranquilidad es en la zona mixta o en la sala de prensa. Puede estar o no más o menos de acuerdo con las apreciaciones que desde los medios se difunden, pero él tiene su propia lectura centrada de los acontecimientos. Jamás ha escurrido el bulto y ha afrontado sin tapujos y desde la responsabilidad la realidad de lo que ha sucedido minutos antes en la cancha de juego. Tampoco le ha importado que los focos se dirijan a sus compañeros, si bien sus actuaciones casi siempre son notables. Lo reconoció el propio Lucas Alcaraz al afirmar que Carlos García «es el que nos ordena», entre otras cosas.

Por todo ello, si el catalán afirma como ya lo ha hecho que «ya va siendo hora de romper esta racha», hay que hacerle caso. Ha reconocido que «hay muchas cosas que corregir» de aquí en adelante, empezando ante «un Xerez que vendrá aquí sin miedo, a intentar tener el balón y a salir muy rápido a la contra, que tiene futbolistas que pueden hacer mucho daño al espacio, sobre todo con José Mari y Tato, y tenemos que hacer un partido muy completo para ganar». Además, los xerecistas han unido a sus filas a Maldonado, con lo que Carlos García piensa que ganan en variedad: «no sé si es más peligroso, pero sí tiene otro jugador distinto de banda; tiene jugadores de banda que juegan muy bien por dentro, no digo que él no lo haga igual de bien que los otros, pero también es capaz de ser un poquito más vertical, entonces les da algo distinto a lo que tenían».

El cierre rojiblanco ve una buena cuenta en sacar todo lo de casa con victoria, contando con que quedan siete citas desde ahora hasta el final, por cinco lejos del Mediterráneo: «si conseguimos ganar casi todo lo de casa daremos un paso muy importante, y va a marcar la diferencia el nivel que mostremos en casa, ya no sólo de juego sino de resultados». Con los 51 puntos que ya atesora el Almería, y sin pecar de lechera, la marca se iría a 72, con lo que haría falta una victoria más fuera o tres empates de cinco para llegar  los 75 puntos: «es buena cifra, pero es lo que estamos diciendo, serían unos puntos importantes pero no sé si llegaría para ascender tampoco directamente; sería una buena marca para asegurarte un buen puesto en playoff, porque por supuesto que primero hay que asegurar el playoff y si mientras vamos asegurando el playoff podemos ir recortando puntos con el Celta en este caso, pues mucho mejor».

El seguro de ascenso directo podría estar en los 80 puntos, pero Carlos García no quiere perder el tiempo echando más números sino que lo quiere invertir en prepararse para conseguirlos y en ganarlos de verdad y no sólo en la visión de un futuro que puede o no cumplirse: «la verdad es que no intento hacer números porque va a marcar un poco lo regulares que sean o seamos la gente que hay arriba; últimamente estamos pinchando casi todos, menos el Dépor que sí que va un poco más disparado; vamos a ser un poco la dinámica que coja el equipo que se distancie».

Por último, y como alma de la defensa de la UDA, confía en todos sus compañeros, por lo que espera que la baja de Juanma Ortiz, llegado desde Escocia directamente al lateral zurdo excepto el partido ante el Valladolid, que fue interior derecho, no afecte al rendimiento de la retaguardia rojiblanca: «en prinicipio no debería influir porque también es cierto que, no digo que sea por él, cuando mejor nivel hemos mostrado defensivamente no estaba Juanma; no quiere decir que sea por eso, sino que gente que estuvo rindió a buen nivel y no tendría por qué notarse la baja de Juanma».