sábado, 21 mayo 2022

Carlos Felipe, el joven de entre los jóvenes de Unicaja, sabe que tiene una oportunidad

4 diciembre 2013
Almería
Unicaja Almería voleibol Superliga

Estético gesto de Carlos Felipe efectuando un saque

Comparte esta noticia en tus redes

Comprende que hace una década era imposible debutar en un grande de la Superliga siendo juvenil

Formarse como jugador y como persona está siendo la responsabilidad que ha asumido con agrado un gran estandarte de la cantera almeriense de voleibol como es Carlitos. Así se le llama cariñosamente en un vestuario en el que destaca por su edad, y eso que los compañeros que tanto lo cuidan apenas le superan en unos pocos años. Tiene además al mejor técnico para realizar una puesta a punto que lo lleva a ser un jugador de élite, y su bien amueblada cabeza comprende que tiene una ocasión de oro: » el nivel es cierto que ha bajado respecto a otros años; eso le brinda equilibrio e igualdad entre los equipos y hace de esta competición un evento más entretenido; esta situación es propicia para los más jóvenes, participar en un equipo de primer nivel español diez años atrás siendo juvenil era prácticamente impensable».

Uno de los más claros ejemplos de juventud es, además del propio Unicaja, el siguiente rival, Vigo, que «es un equipo muy muy joven, tres de sus siete jugadores que normalmente juegan titulares son juveniles, y aunque eso les quita experiencia, les da muchas ganas y ambición». Entiende además que jugar contra el campeón es una motivación extra, y eso, junto con otros elementos, hacen no bajar la guardia: «jugar contra Unicaja siempre es una motivación extra, y más en su campo, el viaje y el frío… será un partido complicado». Eso sí, la confianza propia es elevadísima: «yo siempre pienso que con este equipo depende de nosotros mismos ganar o perder; hay que salir concentrados y acabar el partido concentrados, sin bajar la guardia en ningún momento porque nos pueden hacer daño». Carlos Felipe tiene palabras de veterano.

La última victoria hasta el momento para los almerienses, ante VP Madrid, fue cómoda, aunque hay que seguir mejorando para no obtener sustos: «en un principio parecía un partido algo más tranquilo que de costumbre, ya que ellos venían con muchas bajas importantes; hubo muchos momentos del encuentro en los que nos tuvieron contra las cuerdas, son un equipo muy peleón y tuvimos que esforzarnos al máximo para lograr ganarles». El receptor sabe que esa es la dinámica de juego de este año de los blanquiverdes, el trabajo constante, y de ganar ante Vigo se puede decir que matemáticamente los ahorradores estarán presentes en la Copa del Rey, pero «más que la clasificación lo importante es que el equipo poco a poco va cogiendo la forma y la calidad que puede llegar a alcanzar».