domingo, 5 febrero 2023

Nace en Almería la asociación cultural ‘Maestro Padilla’

7 julio 2017
Almería
Maestro Padilla

Maestro José Padilla

Comparte esta noticia en tus redes

Entre sus objetivos, la primera edición de los Premios ‘Maestro Padilla’ para diferentes categorías del mundo de la cultura y las artes y la celebración del 60 aniversario de la muerte del compositor almeriense.

Con el compromiso de apoyar la música, el teatro y el cine y en homenaje al creador de partituras como La Violetera y uno de «nuestros mejores embajadores», nace en Almería la asociación cultural Maestro Padilla. Así lo informa el Centro de Iniciativas Turísticas, CIT Almería, en un comunicado en el que da a conocer la próxima convocatoria de la primera edición de los Premios Maestro Padilla para diferentes categorías del mundo de la cultura y las artes almerienses.

Entre sus objetivos, la nueva asociación trabaja con otros colectivos e instituciones para conmemorar el 60 aniversario del fallecimiento del compositor almeriense. «Un paso importante para nuestra provincia, y en definitiva para todos los que sentimos la cultura como un valor en alza», explican sus promotores.

La asociación Maestro Padilla, con el apoyo de actores y figurantes de ASCAA, formará parte de la Escuela Cinematográfica y Audiovisual de Almería –ESCADA- dentro de su Fundación, organizando actividades y eventos, entre otras cuestiones.

Sobre José Padilla
José Padilla Sánchez fue un compositor y pianista español, conocido en su época como maestro Padilla. Es el autor de conocidas melodías como Valencia, El Relicario, La Violetera, Princesita, Ça c’est Paris, Estudiantina portuguesa, Fontane y tangos como El Taíta del Arrabal, Vieja Herida, Tango al Corazón. En concreto su tema Valencia recaudó 25 millones de francos en un año.

Escribió música para más de 300 películas, y sus melodías, cantadas por estrellas del espectáculo como Raquel Meller, Tito Schipa, Barbra Streisand, Sara Montiel o Maurice Chevalier, aparecen en la filmografía de directores como Ridley Scott, Theo Angelopoulos, Woody Allen, Ernst Lubitsch, Federico Fellini, Yasujirō Ozu, Arturo Ripstein, Cédric Klapisch, Tinto Brass, Martin Brest o Eric Barbier. Su obra musical fue declarada por la UNESCO de Interés Internacional, el 22 de junio de 1989.

Nacido en la glorieta de San Pedro de la capital almeriense en 1889 (aunque son muchos que lo sitúan en Pechina), hizo sus primeros estudios musicales con el director de la Banda Municipal, espíritu que quedará presente en algunas de sus composiciones más populares, y en su primera partitura escrita con solo catorce años, titulada Las dos palomas. Se trasladó a Madrid convalidando en el Conservatorio sus estudios con calificación de sobresaliente. En la capital del España entró en contacto con grandes maestros de la zarzuela como Tomás Bretón, Jerónimo Jiménez y Amadeo Vives.

De ese periodo es su pasodoble Relampaguito dedicado a un torero almeriense, y su primera zarzuela bajo el nombre de El Centurión, de 1906. Muy joven se traslada a Barcelona y de allí a Buenos Aires, donde, a sus 23 años trabaja como director de la orquesta de la compañía de Úrsula López. Regresa a Barcelona e inicia una de sus etapas más fructíferas (de esos años son temas como El Relicario y La violetera). Su próximo objetivo sería París, donde hace amistad con Carlos Gardel y Maurice Chevalier, y consigue colocar sus obras en el Folies Bergere y el Moulin Rouge.

De sus posteriores viajes a Argentina debe mencionarse la puesta en escena del sainete El Taita del Arrabal, de Manuel Romero y Luis Bayón Herrera. También grabaría con Carlos Gardel

En 1949, con 60 años regresó a España y se instaló en un chalé de la calle Gabriel Abreu nº 11, en Madrid, que luego sería durante quince años la casa-museo del compositor de La estudiantina madrileña, Bajo el cielo de Madrid, Farolillo verbenero, o Madrileña.

Reconocimientos
Con motivo del 50 aniversario de su muerte se celebraron actos y homenajes en distintos puntos del planeta. El llamado Año Padilla se inició en Damasco, el 19 de enero de 2010, con un concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional de Siria en el Teatro de la ópera, interpretando Caminos de Damasco. En marzo, se le homenajeó en La Habana, y en la segunda semana de abril en Buenos Aires, donde se le dedicó una placa en el Teatro Ópera. También en abril se le recordó en Oslo, y en la primera semana de mayo las embajadas de España y de Francia en Lisboa organizaron un concierto homenaje y en recuerdo de su esposa, súbdito portugués. De nuevo en Oriente Medio, se celebraron conciertos en Damasco y en Beirut, ya en otoño diversos conciertos y exposiciones en Moscú, Tokio, Seúl y Hong Kong. El Año Padilla se cerró con el estreno de una partitura inédita en París, dentro de los actos que la ciudad le dedicó con motivo de su cincuentenario.

En su casa parisina, el ayuntamiento de la capital francesa le rindió homenaje el 5 de diciembre de 2006 con una placa conmemorativa.

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS» format=»» count=»9″ rows=»3″]