sábado, 13 agosto 2022

La OCAL viaja al salvaje Oeste en un duelo sinfónico junto al Cable Inglés

25 agosto 2017
Almería
VIAJE AL WILD WEST (1)

Los vaqueros de MiniHollywood dieron vida a la la música

Comparte esta noticia en tus redes

El tradicional concierto de la Orquesta Ciudad de Almería durante la Feria reunió a más de 4.000 almerienses en torno a la música y al séptimo arte. El concierto consiguió que el público viajase a través de la música por la historia de los primeros nativos americanos gracias al virtuosismo de los 74 músicos que forman la OCAL bajo la batuta de Michael Thomas.

Apoteósica, triunfante y laureada en forma de recompensa por su público. La Orquesta Ciudad de Almería (OCAL) volvió a emocionar a las cerca de 4.000 personas que asistieron a su aclamado concierto de Feria en el Parque de las Almadrabillas. La formación dirigida por Michael Thomas ofreció un espectáculo sinfónico inolvidable para la mayoría de los asistentes.

La OCAL venció el difícil reto de superarse a sí misma, trayendo un espectáculo aún mejor que el del año pasado, Guerra y paz. El duelo sinfónico Viaje Wild West consiguió que el público viajase a través de la música por la historia de los primeros nativos americanos gracias al virtuosismo de los 74 músicos que participaron, los actores y bailarines de un colaborador muy especial, el Oasys MiniHollywood; y la explosión de color de los efectos especiales de los castillos de fuegos artificiales.

El concierto arrancó pasadas las 22 horas con una de las obras más interpretadas en la historia de la música y del cine: la Suite Billy El Niño. La OCAL puso así la mejor banda sonora a la recreación por parte de los vaqueros de MiniHollywood de la vida y la muerte de la mayor leyenda del salvaje oeste.

Tras esta, Michael Thomas cogió el micrófono para dar la bienvenida al público, que llenó las 3.000 sillas preparadas junto al Cable Inglés y cada hueco disponible puestos en pie, a esta cita musical de «vuestra orquesta», dijo. Así, dio paso a una breve pero indispensable explicación de lo que vendría después: la interpretación de la sinfonía más conocida del compositor A. Dvorak, Sinfonía del Nuevo Mundo, escrita durante su estancia en los Estados Unidos.

La presentación de Sinfonía del Nuevo Mundo, intercalando movimientos que finalizaban con fuegos artificiales y aplausos atronadores, llevó al público a sentir en primera persona la suerte de los primeros nativos americanos, dispuestos a recuperar su tierra. Michael Thomas también consiguió trasladar al público al calor del camino del desierto recorrido en carros de caballos con On the trail de F.Grofé y a los célebres salones mexicanos, con bailarinas incluidas, con la obra de A. Copland El Salón México,

Este escenario inmejorable que fue las Almadrabillas, junto al Cable Inglés y el Mar Mediterráneo de fondo, le sirvió también a Michael Thomas para estrenar su nueva obra: Nana Mexicana, una composición de ritmo suave y relajado representada por una mujer meciendo con sutiliza y amor profundo a su bebé. El contrapunto a esta belleza de obra la puso el propio autor, dedicándosela en tono jocoso al mismísimo presidente de los Estados Unidos.

Como desenlace a esta aventura musical, los músicos de la OCAL hicieron un rodeo musical con Hoe Down de Copland bajo la batuta del sheriff Michael Thomas, entregado al espectáculo y a su siempre público fiel con sombrero de cowboy.

La OCAL terminó su concierto de la manera más apoteósica posible con homenaje al spaguetti western y música de cancán que hizo que el público se levantara e incluso bailara sin parar de aplaudir.

La Orquesta Ciudad de Almería ganó el jueves el duelo de sorprender a almerienses y visitantes, dejándose estos colonizar por Michael Thomas y sus instrumentistas. Almería es, aún más si cabe, colonia de la OCAL.

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS» format=»» count=»9″ rows=»3″]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*