miércoles, 22 mayo 2024

La OCAL llevará el Réquiem de Mozart a la Catedral de Almería y a la parroquia de la Anunciación de Berja

13 marzo 2024
Almería /Berja
Coro Vocia

Comparte esta noticia en tus redes

Ambos con entrada libre, el concierto de Almería será el sábado 16 a las 21.00 horas y el de Berja el domingo 17 a las 18.30 horas

La Orquesta Ciudad de Almería (OCAL) quiere sumarse a la solemnidad y el recogimiento de esta recta final de la Cuaresma en la antesala de la llegada de la Semana Santa y lo hará como mejor sabe, interpretando con la calidad contrastada que atesora una de las obras maestras más destacadas del repertorio sacro y litúrgico como es el Réquiem en Re menor k.626 de Mozart. Lo hará por partida doble.

El sábado, 16 de marzo, a las 21.00 horas en la Catedral de la Encarnación de Almería, en el marco del 21º Ciclo de Música Sacra que organiza el Área de Cultura, Tradiciones y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Almería y sumándose así del mismo modo al programa de actividades de conmemoración del V Centenario de la S. y A. Iglesia Catedral de Almería, y el domingo, día 18, en la parroquia de la Anunciación de Berja, a partir de las 18.30 horas. 

En ambos casos la entrada es libre hasta completar aforo en lo que serán dos llenos garantizados.

Sobre los conciertos

Para poner en pie tan relevante composición, la Orquesta Ciudad de Almería, bajo la dirección de Michael Thomas, estará acompañada por las voces solistas de Paula Ramírez (soprano), Alicia Naranjo (mezzosoprano), Juan de Dios Mateos (tenor) y Andrés Merino (barítono). Además, contará con la participación del Coro Vocla y del coro Aeonium Ensemble, dirigidos por Román Barceló y Elena Martínez, respectivamente.

El Réquiem en Re menor k.626 es la decimonovena misa compuesta por Mozart, esta vez con los textos latinos para el Réquiem. Esta composición, cumbre de la obra de Mozart, trasciende a los anales de la historia de la música por su esplendor compositivo y simbología, puesto que fue la última obra que compuso uno de los máximos exponentes del clasicismo musical. Fue terminada por su discípulo Süssmayr, ya que Mozart sólo pudo componer hasta los primeros ocho compases de Lacrimosa antes de morir. El Réquiem está plagado de recursos musicales que evocan a la desesperación, el llanto, la furia y la culpa. Es una vía de auténtica expresión del compositor.

El origen de la composición de esta obra reside en un encargo que el Conde Franz Walsegg dirige a Mozart con motivo de la muerte de su esposa. El objetivo del Conde no solamente era dedicar a su difunta esposa una Misa compuesta por Mozart, sino también atribuirse la creación de esta. Tras su estreno en Viena el 2 de enero de 1973 y su interpretación para la Misa de la difunta esposa del Conde Walsegg, la obra no volvió a interpretarse bajo su patrocinio.