jueves, 22 febrero 2024

Juan y Medio y el Museo Ibáñez se prestan para el calendario solidario de la Asociación Ver de Olula

27 agosto 2012
Olula del Río
SONY DSC

García Ibáñez realiza la foto del Calendario solidario 2012

Comparte esta noticia en tus redes

El propio García Ibáñez compuso la escena y, cámara fotográfica en mano, captó la instantánea que ilustrará el Calendario.

El pasado sábado, 25 de agosto, el Museo Casa Ibáñez de Olula del Río acogió una de las sesiones fotográficas que la Asociación Ver de Olula está llevando a cabo para ilustrar su Calendario Solidario 2013. Para la sesión, que tendría lugar en la sala 11 de la pinacoteca olulense, la Asociación contaría como invitado especial con el popular presentador de televisión, humorista y actor Juan José Bautista Martín (Lúcar. 1962), o lo que es lo mismo, Juan y Medio.

Con puntualidad británica, a las 11 de la mañana, llegaban al Museo Casa Ibáñez los miembros de la Asociación, las niñas que posarían en la fotografía, acompañadas de sus madres y familiares, y Juan y Medio, quien también acudía acompañado por su tío. Recibidos todos por el personal del Museo Casa Ibáñez y por el propio director de la institución, Juan Manuel Martín Robles, comenzaba una jornada, calurosa a la par que divertida, en la que todos pudieron disfrutar de la colección expuesta en el Museo.

Impresionado por el propio edificio y muy interesado en conocer el Museo, mientras se ultimaban detalles por parte de la Asociación y llegaba el equipo fotográfico, fue Juan y Medio quien iniciaría, acompañado de Martín Robles, el recorrido por las salas del Museo dedicadas a la pintura de Andrés García Ibáñez. Precisamente tras la pequeña gira guiada por las cinco salas que en planta baja acogen obra del pintor olulense, era el propio García Ibáñez quien se sumaba a la visita y a la actividad.

Juan y Medio aprovechó la sesión fotográfica para realizar una visita detallada al Museo

Tras la incorporación del artista y fundador del Museo Casa Ibáñez, la comitiva al completo se trasladaba a la sala número once del Museo. Espacio dedicado a la pintura española del siglo XIX en el que se exhibe la obra que la Asociación había elegido para que sirviese de fondo a la fotografía: el retrato de La Condesa de Albox que Joaquín Sorolla realizase en 1905, una de las joyas de la colección de la pinacoteca almanzorí y una de las obras maestras del pintor valenciano.

García Ibáñez se convertía entonces, casi sin quererlo, en un protagonista más de la sesión fotográfica: por deseo de los miembros de la Asociación y del propio Juan y Medio, quien siempre estuvo atentísimo de las tres pequeñas que posarían junto a él y procuraría que el posado fuese un momento divertido, Ibáñez compondría la escena y, cámara fotográfica en mano, captaría la instantánea que ilustrará el Calendario.

Una vez finalizada la sesión fotográfica, Juan y Medio, García Ibáñez, Martín Robles y algunos acompañantes volverían a revisitar las salas dedicadas a la pintura española de los siglos XX y XIX, fijándose especialmente el actor almeriense en la colección de retratos firmados por Federico, Raimundo y Ricardo Madrazo que se exhiben en la sala 11, y continuarían su paseo por el resto de salas del Museo Casa Ibáñez: las dedicadas a los grabados de Goya, espacio en el que García Ibáñez y el presentador mantuvieron una interesante charla sobre la modernidad en la obra del artista aragonés; la sala 14 en la que se exhiben las obras de juventud de Ibáñez; la dedicada a Carlos Pérez Siquier y su “Chanca en color”, unas imágenes que llamaron muchísimo la atención del presentador; y, por último, la sala en la que se exhibe la serie que Ibáñez dedicase a Beethoven y donde está expuesta la última gran obra realizada por el olulense, la Fraternidad Universal, obra que impresionó a Juan y Medio y en base a la cual el propio Ibáñez ofreció a los presentes su particular interpretación de la Novena Sinfonía de Beethoven.

Concluida la visita, gratamente sorprendido por la colección atesorada en el Museo Casa Ibáñez, institución a la que en varias ocasiones halagó durante su visita demostrando un vivo interés en ayudar en su difusión, Juan y Medio formalizaba su solicitud de Amigo del Museo –medio por el que cualquier interesado en ayudar económicamente a la institución puede aportar su pequeño granito de arena a la misma– y adquiría todos los libros que el Museo Casa Ibáñez tiene a disposición de sus visitantes en el espacio de recepción. Cuando casi marcaba el reloj las 13:30, tras despedirse de todos los allí presentes con el buen humor y la simpatía que lo caracterizan, Juan y Medio y su tío abandonaban el Museo.