martes, 4 octubre 2022

Cuevas disfrutará de ‘Un momento en la Historia’ desde un escenario en mitad del mar

12 agosto 2022
Villaricos
Cartel-Guillermo-3C

Comparte esta noticia en tus redes

El próximo domingo, la ‘pata del muelle’, vestigio del imponente cargadero de mineral del siglo XIX en Cala Verde, será el escenario desde el que emergerá la música y la magia y será también un homenaje a la gente del mar

Cuevas del Almanzora volverá a vivir una noche única, en un escenario único. En Villaricos, el próximo domingo 14 de agosto, de nuevo la pata del muelle, en medio del mar frente a Cala Verde, será escenario de una actuación que no sólo será un concierto en medio del mar, sino que además será un homenaje a la gente del mar. 

Música e historia se fusionarán entre las notas de la guitarra del almeriense Guillermo Fernández, bajo el título Un momento en la historia, que envolverá al público entre la magia de las olas, la noche de verano, la música que emergerá desde el propio mar, y una sorpresa que tomará la forma del Alma marinera de Villaricos. 

Guillermo Fernández ofrecerá Un momento en la historia, un auténtico espectáculo que situará el escenario sobre esa pila que soportó parte de la imponente infraestructura que se construyó para un moderno cargadero de mineral en el siglo XIX, pero irá más allá, con una promesa de experiencias y sensaciones únicas. 

De esta forma, la historia y el arte, la belleza de lo antiguo y lo nuevo, la esencia del pasado y el presente, se fusionarán para dar Alma a una noche especial en la costa cuevana.

La esencia y el sonido del mar, la nocturna calidez y la belleza del pasado y el presente se fundirán en un concierto cuyo escenario, natural e histórico, será parte de las notas que arrancará de su guitarra Guillermo Fernández.

Es la segunda vez en la historia de Cuevas, en la que entre el escenario y el público habrá mar. Y será, una hora de unión de las almas marineras, de la historia pasada y presente, de la música y la vida, de fusión entre el mar y la tierra, entre los acordes y las olas, de ritmo acompasado del corazón y el Alma. 

La pata del muelle de Villaricos, que sigue emergiendo del mar, es el único vestigio visible que se conserva del moderno cargadero mecánico que se construyó en Marsella hacia 1914. Fue en ese año cuando se cambió el viejo método de carga mediante barcazas y pequeños muelles, reemplazándose por esta imponente estructura que acabó desmantelada después de 1957 cuando se cerraron las minas.