sábado, 20 abril 2024

Almería vivirá el Día de la Danza con ‘Entre hilos y huesos’ de la compañía de Daniel Doña

25 abril 2023
Almería
Entre Hilos y Huesos Daniel Doña

Comparte esta noticia en tus redes

La cita será el sábado, 29 de abril, a partir de las 20.30 horas, en el Auditorio Municipal Maestro Padilla, en el marco de la programación de primavera.

Este sábado, 29 de abril, se conmemora el Día Internacional de la Danza y aunque hay propuestas sobre la materia en todas y cada una de las programaciones de temporada, desde el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería también han querido sumarse a dicha efeméride con el espectáculo Entre Hilos y Huesos, última creación de la prestigiosa compañía de danza de Daniel Doña (DDCdanza), que se podrá disfrutar en el Auditorio Municipal Maestro Padilla el mismo día 29, a partir de las 20.30 horas.

Las entradas están a la venta tanto en la taquilla municipal situada en el Teatro Apolo, como en la página web https://almeriaculturaentradas.es/ y también lo estarán en la taquilla del Auditorio Municipal Maestro Padilla desde una hora antes del comienzo del espectáculo. Tienen un precio que oscila entre los 15 y 12 euros en función de la zona de asiento.

Memoria histórica

Entre hilos y huesos es el último imaginario coreográfico de la compañía DDCdanza dirigida por el bailarín y coreógrafo Daniel Doña. Un trabajo que conmueve y agita la memoria histórica más reciente de nuestro país con una visión sincrética, feminista y desprejuiciada, que transforma el sufrimiento, el miedo y la tragedia en un canto de libertad. 

“Es una manera alternativa de leer la historia, cose las costuras desgarradas de la memoria colectiva y las transforma en un acto poético que aúnan lucha, justicia y reivindicación”, explican desde la compañía, que añade que “Entre hilos y huesos es queja y denuncia, es justicia poética expresada desde una danza de vanguardia, atrevida, que transita por la tradición y la contemporaneidad, que se refugia en el flamenco y los cantes de antaño pero que rebosa y explota en su vigencia. Es un minuto de silencio por quienes fueron expulsados de la historia, pero también un ejercicio de memoria que enfoca hacia esos puntos ciegos de nuestro pasado, hacia las voces de los artistas que cayeron en el olvido”.