jueves, 6 octubre 2022

Jorge Molina presenta ‘Hartos de tonterías’, un repaso a los peores vicios de la economía actual

28 noviembre 2015
Almería
Presentacion libro Jorge Molina

Jorge Molina, en el centro, en la presentación de su libro

Comparte esta noticia en tus redes

El autor se queja en sus páginas de la lentitud de la burocracia, del exceso de normas legales y de la incongruencia de la disparidad de normativas autonómicas diferentes para regular hasta los detalles más nimios. El libro puede encontrarse en las principales librerías y está también a la venta en Amazon y a través de la plataforma Kindle.

El empresario Jorge Molina presentó este viernes, en un acto organizado conjuntamente con el Colegio de Economistas de Almería, el libro Hartos de tonterías. Acompañado por el presidente de la Peña El Taranto, Rafael Morales, y la decana del Colegio de Economistas, Ana María Moreno, Molina habló de las motivaciones que le han llevado a escribir este libro, la principal, hablar “desde su propia experiencia”. A la presentación, celebrada en los Aljibes Árabes de la capital, asistieron cerca de un centenar de personas.

Publicado a comienzos de este otoño, Hartos de tonterías, podría parecer, como dice el exdiplomático y escritor Inocencio Arias en su prólogo “una diatriba virulenta” de lo que ha supuesto la crisis para muchos empresarios, entre ellos para el propio autor. Pero no lo es. En su lugar, el libro desgrana “las rémoras de una sociedad, la española, que se cree moderna pero que no acaba de serlo”. El autor se queja en sus páginas de la lentitud de la burocracia, del exceso de normas legales y de la incongruencia de la disparidad de normativas autonómicas diferentes para regular hasta los detalles más nimios.

Jorge Molina repasa en su libro asuntos como la proliferación de las empresas públicas, el desvío de los fondos de los cursos de formación, la abundancia de nepotismo o amiguismo, el cortoplacismo de muchos dirigentes o la situación en la Universidad. También denuncia otros asuntos como el despilfarro de los organismos públicos.

Molina propone, por ejemplo, la desaparición de tribunales de lo Contencioso-Administrativo, “que lejos de ser una garantía legal, generalmente, es un tortuoso medio para poder hacer valer los derechos de los ciudadanos en inferioridad de condiciones respecto a la Administración y en el que hay una clara desventaja para los pequeños”. El autor explica en su libro que “mientras un organismo no pague costas, mientras los gestores que con sus decisiones provocan esos litigios no tengan responsabilidades legales y económicas a título personal, se pone en manos de la Administración un poder que es injusto y se quiebran principios constitucionales y democráticos. (…) Las garantías jurídicas, la igualdad ante la ley y la rapidez en resolver los casos conformarían un estilo de sociedad muy diferente”.

Jorge Molina se atreve con la creación de una nueva palabra: el tesismo, que considera el modelo de gestión y gobernanza para empresas y organismos públicos. El autor defiende también la transparencia como “el lubricante necesario para que los engranajes de la sociedad funcionen”, que acabaría, a su juicio, con prácticas como “los Pérez Pollas de toda la vida” o “los grandes timoneles”, individuos desgastados cuya aportación ya es escasa pero que permanecen en puestos de responsabilidad a lo largo del tiempo dando lugar a una execrable endogamia institucional.

Molina habla también de la efectividad en la Administración y en el mundo de la empresa. “No solo es necesaria en dirigentes y gestores, es algo que debe trascender y extenderse a todos. Debemos aspirar a que se convierta en un hábito social”.

A lo largo del mismo, el autor critica el exceso de burocracia -“podemos acabar siendo extranjeros en nuestro propio país, enredados en trámites burocráticos”- y señala, por ejemplo, que “el exceso normativo no solo lastra, entorpece, incrementa costes y resta competitividad; sobre todo es desmotivador, crea una conciencia social negativa y de autodefensa ante las leyes, en lugar de verlas como la garantía del Estado de Derecho”.

En Hartos de tonterías, el autor habla de la enseñanza universitaria –Jorge Molina forma parte del Consejo Social de la UAL desde antes de 2007- y se muestra contrario a la “masificación” de la universidad, ya que, asegura, esto conllevará enormes problemas a largo plazo: “Nivelar por abajo trae enormes consecuencias negativas. Mantener carreras obsoletas, que aumentan el número de titulados, pero con escasas salidas profesionales para sus estudiantes, puede que sirva para seguir dando trabajo a profesores, funcionarios de plantilla desde hace muchas décadas, pero con una actualización y validez más que dudosas”.

En Hartos de tonterías, el autor Jorge Molina crea, en su cuarto capítulo, otra palabra nueva: imidición. ¿Qué significa? Él lo resume en “un espíritu inconformista, una cierta rebeldía para que investiguemos, generando mejoras que permitan a nuestras organizaciones afrontar los retos presentes y prepararse para el futuro”.

Molina dedica también unas páginas en su libro a hablar de la sobriedad como “un estilo necesario” que se logra “aboliendo el despilfarro, determinando el gasto de forma sobria y huyendo de lo superfluo y vano”. “Algo debe cambiar de raíz. Conceptos como economía azul, economía circular o colaborativa van, lentamente, a cobrar mayor vigor y, de algún modo, deben revisarse y favorecerse porque algo está cambiando. Debemos avanzar en un correcto aprovechamiento de los recursos naturales y contribuir al desarrollo de las economías locales”, argumenta Jorge Molina, que asegura que “crear oportunidad, promover el desarrollo de una región, favorecer la creación de actividades económicas y empresas” no solo es necesario, sino positivo.

En las últimas páginas de su libro, el autor resume el contenido de ‘Hartos de tonterías’ en el siguiente axioma: “La ética, la moralidad pública y la pedagogía social son variables que se deben incorporar a la praxis diaria para alumbrar cambios importantes si deseamos apostar por una sociedad mejor. Todas estas líneas de acción solo pueden afrontarse desde la educación, teniendo en cuenta que sus efectos no son inmediatos y precisan de cambios profundos que se consolidarían pasada, al menos, una generación”.

El libro Hartos de tonterías, publicado por la Editorial Círculo Rojo está ya a la venta en las principales librerías de Almería y Granada y a través de Internet en PayPal, Amazon, Casa del libro y Fnac. En su versión digital se puede adquirir en Amazon y a través de la plataforma Kindle.

[scrolling_box title=»OTRAS NOTICIAS » count=»60″ rows=»20″]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Un comentario

  1. Se puede aplicar el título al Pseudo. Escritor también. BASTA DE TONTERÍAS… Para escribir un libro técnico hay que sa ber no inventarse tonterias y dar ejemplo en el trato de su empresa y empleadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*