viernes, 30 septiembre 2022

Varios cientos de almerienses se suman a la protestas del 15-M en su segundo aniversario

14 mayo 2013
Almería
15 M Francisco Simón Godoy

Pancarta de cabecera en Puerta Purchena / Foto: Francisco Simón Godoy

Comparte esta noticia en tus redes

El movimiento de indignados sale a la calle con el apoyo de mareas ciudadanas en contra de los recortes y del sistema político impuesto por el PP.

Convocadas por el Movimiento 15-M Almería para celebrar el segundo año de actividad, sobre unas trescientas personas se concentraron el pasado domingo 12 de mayo en la Puerta Purchena, para protestar en contra del actual sistema político. Enmarcada dentro de las movilizaciones de la Primavera Global, la manifestación marchó en Almería, bajo el lema: Indígnate, rebélate. Stop recortes.

Segundo aniversario 15M Francisco Simón Godoy
Segundo aniversario 15M / Foto: Francisco Simón Godoy

A partir de las 11 de la mañana, se empezó a ver movimiento en la céntrica Puerta Purchena. Las mesas de la PAH, (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) y del colectivo feminista Marea Violeta, ubicadas junto a la estatua de Nicolás Salmerón, se encargaron de informar a los viandantes de la concentración y los motivos para secundarla.

Al acercarse la hora de la marcha, sobre las 12 del mediodía, se empezaron a corear eslóganes de protesta en contra de la actual política de austeridad para los colectivos más desfavorecidos de la sociedad, y sin embargo, la complacencia y complicidad del gobierno para satisfacer a la banca y a los mercados financieros.

Varios fueron los grupos que apoyaron esta movilización, pudiendo ver entre otras muchas, pancartas de la PAH, Constituyentes, Frente Cívico o Marea Violeta.

15M
Marea Violeta en la marcha del segundo aniversario del 15-M

Conforme se desarrollaba la manifestación, se podían escuchar las ya tradicionales consignas de «No hay pan pa’ tanto chorizo», «Que no, que no, que no me representas», «Rajoy dimite, el pueblo no te admite» o «Que no, que no, que no queremos pagar su deuda con sanidad y educación». También se lanzaron protestas en contra de la reforma de ley sobre el aborto, que pretende llevar a cabo el ministro Gallardón, «Gallardón fascista, no seas antiabortista» o el drama de los desahucios, «¡Qué pasa, qué pasa, qué pasa… que nos roban la casa!».

La marcha se prolongó hasta la Plaza del Educador, o como se la conoce de forma común entre los movimientos sociales y reivindicativos de Almería, Plaza de la Indignación, y donde se celebran las asambleas del movimiento 15M, los domingos a las 19 horas. Una vez allí, se leyó el manifiesto de la convocatoria, que por un lado reivindica las luchas sociales y por otro, denuncia la pésima gestión política de unos gobernantes nada solidarios con las problemáticas del día a día de la población.

Manifiesto del Movimiento 15-M para el 12 de mayo de 2013

«Indígnate, rebélate. Stop recortes”

«De la indignación a la rebelión: escrache al sistema»

El funcionamiento del sistema económico y político no atiende a las necesidades básicas que deberían estar cubiertas en toda sociedad: derecho a la vivienda, al trabajo, a la libertad de movimiento, a la cultura, a la sanidad, a la educación, a la participación política, al libre desarrollo personal, a no sufrir contiendas ni precariedad… a la igualdad. Por esa razón, el 15 de mayo de 2011, convocados por nuestra propia indignación, salimos a la calle y nos auto-organizamos. Partiendo de las acampadas protesta iniciales, las asambleas y grupos, hemos participado en las huelgas generales, en manifestaciones, acciones, debates, propuestas y búsqueda de alternativas, porque no nos sentimos representados por las estructuras políticas dominantes.
Desde entonces, protestamos contra las reformas laborales y los recortes, el desmantelamiento de los servicios sociales y también la paulatina pérdida de derechos civiles, (así como el aumento de la represión por la criminación del ejercicio de los derechos fundamentales), justificado todo ello bajo el pretexto de la crisis, que en realidad es una estafa para que una minoría siga manteniendo sus privilegios. Nos manifestamos también en contra de los desahucios, el drama y el terror de los desahuciados, abocados a vivir en la marginalidad el resto de sus vidas, para los que están amenazados por este expolio, amparado por la legalidad y perpetrado por los bancos. Nos posicionamos en la defensa de los derechos sociales, (no estamos dispuestos a dar un paso atrás) y defendemos de forma contundente lo que ha costado tantos años y esfuerzo conseguir.
Este sistema y sus intermediarios políticos, no representan los intereses de la sociedad, subyugándonos a los deseos de los mercados financieros, donde solamente tienen poder de decisión las grandes empresas y el poder económico. Por lo que abogamos por la auto-organización, el empoderamiento popular y por un proceso constituyente, con la mayor participación ciudadana posible, que deje atrás este sistema neoliberal e irracional, basado en un desorbitado crecimiento capitalista que, pone en peligro al planeta y a sus habitantes.

A día de hoy, seguimos indignados con este sistema y con sus empleados políticos, por las acciones y omisiones de los dirigentes, haciendo recaer las consecuencias de la crisis sobre los sectores de la sociedad más vulnerables. Malvivimos afectados por el desempleo (6.202.700 desempleados), por la amenaza de no poder llegar a fin de mes y ser desahuciados de nuestras casas, por los recortes, por una reforma laboral que permite el despido libre, por haber nacido en otro lugar y no tener papeles, por la pérdida de derechos, por la subida de las tasas universitarias e impuestos, por la difícil situación en el campo que exige una reforma agraria (tierra para quien la trabaja, soberanía alimentaria), por tener que soportar la especulación, la corrupción y la impunidad.

Destacamos que la lucha por el derecho al aborto en el estado español, ha sido dura y larga y en el camino se han quedado muchas mujeres. Tras conseguir el reconocimiento mínimo de este derecho, (Ley de Salud Sexual y Reproductiva), el actual gobierno derechista, está intentando arrebatárnoslo. Por imposición de la Iglesia Católica, o para contentar a sus seguidores más conservadores, juegan y especulan con los derechos de las mujeres. No lo vamos a permitir: exigimos derecho al aborto libre en la Sanidad Pública, pudiendo decidir siempre las propias mujeres en vez del estado.

Durante este mayo global, ciudades del estado español, de EE.UU, de Canadá, de México, de Portugal, de Francia, de Bélgica, de Gran Bretaña, de Rusia y de Italia, salimos a la calle de nuevo para gritar que, no nos gusta este trato de abusos del poder en contra de la ciudadanía y para conmemorar los dos años de lucha social del movimiento 15M.