sábado, 21 mayo 2022

Esclerosis múltiple, artritis y cáncer de riñón, enfermedades afectadas por el copago de fármacos

27 septiembre 2013
Andalucía
Farmacia

El copago entrará en vigor en octubre

Comparte esta noticia en tus redes

FAAM rechaza la medida que obliga a los pacientes a pagar, desde el 1 de octubre, un 10% del precio de los medicamentos vinculados a su tratamiento.

La Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, FAAM, y las asociaciones miembro que representan a afectados de enfermedades crónicas, rechazan la resolución del Ministerio de Sanidad publicada el pasado 18 de septiembre en el BOE, y que obliga a las comunidades autónomas a poner en marcha el sistema de copago para fármacos de dispensación hospitalaria.

La medida obliga a las autonomías a desplegar sistemas de cobro en las farmacias hospitalarias a partir del próximo 1 de octubre, ya que los enfermos crónicos de determinadas patologías tendrán que pagar al retirar la medicación, un 10% del precio de cada medicamento que trate su enfermedad. Es decir hasta 4.20 euros por cada tipo de medicación vinculado a su tratamiento. Son 42 los medicamentos incluidos en la medida de copago publicada por el BOE y que se dispensan a pacientes crónicos no ingresados y que hasta ahora los han retirado de manera gratuita.

Esclerosis múltiple, artritis reumatoide, o cáncer de riñón son algunas de las enfermedades que son tratadas con algunos de los medicamentos incluidos en el listado, muchos de ellos permiten además de tratar la enfermedad, mejorar los síntomas de la misma y por lo tanto la calidad de vida de los pacientes afectados.

Aunque en Andalucía la consejera de Salud, Mª José Sánchez, ha expresado que será la Junta la que pagará estos fármacos, la medida ha generado preocupación entre las asociaciones integrantes de FAAM que representan a enfermos crónicos.

Rechazo al copago
Isabel Martínez, presidenta de la Asociación de Esclerosis Múltiple, AEMA, explica que ésta medida se suma a las muchas que se han ejecutado en los últimos meses y que dificultan el acceso al tratamiento. “El primer copago farmacéutico, la reducción presupuestaria destinada a investigación y ahora esto, puede suponer que los afectados que muchos contamos con pensiones no contributivas, tengamos que decidir entre darle de comer a nuestras familias o seguir con el tratamiento”, traslada Martínez.

Desde la Asociación de Autoinmunes y Lupus, ALAL, muestran su indignación ante esta medida ya que no tener acceso a muchos tratamientos importantes “nos llevaría a que este tipo de enfermedades se hicieran más crónicas y por lo tanto a mermar considerablemente la calidad de vida de los afectados”.