viernes, 21 junio 2024

La policía detiene a una proxeneta en Turre y libera a cuatro mujeres obligadas a prostituirse

17 agosto 2021
Turre
prostitución

Las víctimas no tenían recursos ni documentos

Comparte esta noticia en tus redes

Los servicios se ofertaban a través de varias páginas web, a razón de 30 euros por cada 15 minutos

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Turre-Almería a una mujer, que explotaba sexualmente a otras mujeres obligándolas a ejercer la prostitución en viviendas de alquiler en el levante almeriense.

La Operación Lobo se ha saldado con el arresto de una mujer de origen sudamericano, quien se lucraba de los beneficios que generaban otras compatriotas suyas ejerciendo la prostitución.

La proxeneta se aprovechó de la falta de recursos de las víctimas, de su situación de precariedad social, y de la ausencia de documentación que les permitiera a las mismas residir de manera legal en España, para captarlas e inducirlas al mundo de la prostitución.

La Policía Nacional descubrió cómo de manera itinerante las victimas de explotación sexual iban cambiando de viviendas, pero todas ellas asentadas en el levante almeriense. Los servicios se ofertaban a través de varias páginas web, a razón de 30 euros por 15 minutos de relaciones sexuales, y 50 euros por media hora.

Los burdeles se camuflaban bajo la apariencia de viviendas normales, en las localidades de Garrucha, Palomares y Turre. En este último lugar fue dónde la Policía Nacional arrestó a la proxeneta, y logró liberar a cuatro mujeres.

La detenida de 39 años de edad y origen colombiano, ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de Vera, acusada de un delito relativo a la prostitución.

El teléfono de la trata: 900 10 50 90 no refleja la llamada en la factura

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual. La Policía Nacional cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y un correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, no quedando reflejada la llamada en la factura telefónica.