miércoles, 19 enero 2022

Última hora

Detienen a un narco y a diez miembros de su banda tras el registro de once viviendas en Roquetas de Mar

1 septiembre 2021
Roquetas de Mar

Archivo

Guardia Civil

Comparte esta noticia en tus redes

Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en telegram
La organización contaba con once inmuebles situados en un mismo barrio de la localidad de Roquetas de Mar dedicados al cultivo indoor de cannabis. Se han intervenido 1.727 plantas de cannabis, diversas cantidades de hachís, heroína y cocaína, joyas por valor de 35.000 euros, seis vehículos, un arma larga recortada y todo el material necesario para los cultivos.

La Guardia Civil de Almería, como resultado de la denominada Operación Chirón, iniciada hace más de un año, ha detenido a once personas como integrantes de una importante organización delictiva dedicada al tráfico de drogas, que funcionaba de forma jerarquizada y similar a cualquier empresa de distribución y comercio de bienes, obteniendo amplios beneficios en la venta de marihuana. La organización contaba con once inmuebles situados en un mismo barrio de la localidad de Roquetas de Mar dedicados al cultivo indoor de cannabis.

Los miembros de la organización, todos ellos asentados en el mencionado municipio almeriense, se dedicaban a la producción de cannabis, teniendo cada uno de ellos un rol o función específica dentro de la misma. Ubicaban sus domicilios en la misma zona donde realizaban los cultivos, lo que les permitía tener un férreo control sobre las plantaciones, sobre la presencia policial, así como sobre las viviendas propiedad de entidades bancarias que quedan deshabitadas y que ellos usurpaban para emplearlas en nuevos cultivos de marihuana.

Contar con cultivos en once viviendas permitía a los detenidos disponer de cannabis para su venta durante todo el año, ya que desarrollaban en paralelo varios ciclos de crecimiento de las plantas, que necesitan de al menos tres meses para su comercialización.

La operación se desarrolló durante más de un año y contó con 41 dispositivos de vigilancia. A lo largo de los meses, la Guardia Civil pudo detectar el ruido constante de las máquinas de ventilación de las plantaciones, el perceptible olor a marihuana y los enganches ilegales a la red eléctrica, y acreditar así la interrelación entre los miembros de la organización delictiva.

Durante el transcurso de las inspecciones, se han intervenido 1.727 plantas de cannabis (383,48 kilos), 6,44 kilos de cogollos de cannabis, 668,4 gramos de hachís, 1,8 gramos de heroína, 1,5 gramos de cocaína, joyas por valor de unos 35.000 euros, 6 vehículos (uno de ellos, un deportivo de alta gama), un arma larga recortada, así como amplio material para el desarrollo de los cultivos (balanzas digitales de precisión, reflectores, balastros, lámparas, equipos de aire acondicionado, ventiladores, extractores de aire, cuadros eléctricos, filtros de aire, etcétera).

Los agentes han verificado que en los inmuebles se han realizado 73 acometidas ilegales a la red eléctrica y 49 al suministro hídrico, que han sido neutralizadas por personal técnico de Endesa-Hidralia.

Finalmente, como resultado de esta operación, se ha detenido a once personas, entre ellas el líder de la organización, por delitos contra la salud pública, usurpación de bienes inmuebles, defraudación de fluido eléctrico y blanqueo de capitales.

Los detenidos, junto con las diligencias instruidas, la droga incautada y los demás efectos intervenidos, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Roquetas de Mar (Almería), que ha decretado el ingreso en prisión para tres de ellos.